Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 27 de mayo de 2022

Escritorio

Eventual reactivación de Hidroaysén: ¿Un escenario posible?

Dudas generó el anuncio de Enersis, una de las empresas controladoras de Hidroaysén, en el que aseguró que espera presentar el estudio de impacto ambiental del tendido eléctrico durante 2013 para iniciar el funcionamiento de la iniciativa. Esto luego que Colbún recomendara suspender el desarrollo de la central "hasta que existan lineamientos en política energética". Entre los grupos opositores a la central advierten que, de ser así, el proyecto deberá enfrentar una serie de dificultades y aseguraron que tiene escasa viabilidad política, al menos, este año.

Rodrigo Alarcón L.

  Miércoles 20 de febrero 2013 20:08 hrs. 
hidroaysen

Hidroaysén parecía paralizado desde que Colbún, propietaria del 49 por ciento de la iniciativa, pidiera a fines de mayo de 2012 que se suspendieran los estudios para implementar la línea de transmisión.

La compañía hizo la recomendación a Endesa, propietaria del 51 por ciento, mientras no exista una política nacional de consenso que “otorgue los lineamientos de la matriz energética que el país requiere”.

Ahora Enersis, controladora de Endesa, pretende reactivar el proyecto, ya que informó en su prospecto de aumento de capital que en 2013 espera ingresar el estudio de impacto ambiental de la línea de transmisión: “Durante 2011 y 2012, se han llevado a cabo obras para la preparación del estudio de impacto ambiental de la línea de alta tensión, en corriente continua, el que se espera será enviado para su procesamiento durante el año 2013”, explica el informe.

Ante esto, los sectores que se oponen a la iniciativa hidroeléctrica reaccionaron con escepticismo. La directora ejecutiva de Fundación Terram, Flavia Liberona, recordó que la paralización del proyecto provocó que el Gobierno enviara el proyecto de ley que busca establecer una carretera eléctrica pública, que se mantiene sin avances en el Parlamento.

Según Liberona, “que Enersis diga que va a presentar el estudio de impacto ambiental es parte de este juego y esta alianza que han ido tejiendo el Gobierno y la empresa para facilitar el proyecto Hidroaysén”.

“Probablemente, al igual como ocurrió con las represas, todo esto va a tener que afrontar una serie de dificultades. Primero, tendría que aprobarse la ley de carretera eléctrica para facilitar el proceso. Si no, tienen que presentar el estudio de impacto ambiental sin una ley que facilite el proceso y afrontar los conflictos territoriales que va a traer un tendido eléctrico de esta magnitud”, explicó.

La representante de Terram advirtió que en cualquiera de los dos casos habrán conflictos: “El trazado del que se habló en un principio pasaría por áreas protegidas y eso va contra la Convención de Washington, que determina que en áreas protegidas no puede haber ese tipo de proyectos. Por otro lado, cuando pasa por territorios indígenas, este proyecto debería ser sometido a consulta previa, de acuerdo al Convenio 169 de la OIT. Por lo tanto, va a afrontar dificultades, ya sea que lo haga la empresa o se le facilite el paso del tendido a través de una carretera pública”, dijo.

Cabe recordar que la primera parte de Hidroaysén contempla la construcción de cinco centrales en los ríos Baker y Pascua y ya obtuvo su autorización ambiental, aunque el Comité de Ministros aún debe analizar un recurso de reclamación interpuesto por grupos opositores.

Para la directora de Chile Sustentable, Sara Larraín, la complicada tramitación que debieron pasar las centrales, rechazadas por distintos sectores y masivas manifestaciones, podría repetirse con esta segunda parte del proyecto

Además, la ambientalista sumó otro elemento que marcará los avances de la iniciativa: 2013 es un año electoral.

“Hidroaysén y el futuro energético del país van a ser uno de los temas importantes dentro de la campaña presidencial. Cada uno de los candidatos que aspire a representar a los chilenos tendrá que tener muy en cuenta a quiénes quiere representar. Todas las encuestas señalan claramente que una mayoría abrumadora de los chilenos está en contra de este proyecto, por lo tanto, es muy poco probable que haya apoyo de alguno de los candidatos. En un año electoral, un proyecto con poca viabilidad política es un proyecto prácticamente muerto”, consideró.

Por su parte, el presidente de la Corporación para el Desarrollo de Aysén, Patricio Segura, afirmó que “es bastante raro lo que dice Enersis, porque siempre ha planteado que van a esperar la tramitación de la carretera eléctrica pública que está en el Congreso todavía y falta bastante rato para que se pueda aprobar. Por otro lado, Colbún ha dicho que quiere mantener el proyecto paralizado mientras no se resuelva esa situación, entonces vemos que hay una controversia entre dos socios. El ideal sería que se pusieran de acuerdo entre ellos primero y digan qué van a hacer”.

En su informe, Enersis contempla dos opciones para que la línea de transmisión se comunique con el Sistema Interconectado Central. Si la conexión se establece en las cercanías de Puerto Montt, el tendido tendrá una longitud aproximada de mil kilómetros. Si se hace en Santiago, alcanzaría 1.912 kilómetros.