Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 3 de julio de 2022

Escritorio

“El diario de Agustín” sigue levantando polvo

Sigue la polémica por la cancelación de un panel que analizaría la situación del documental “El Diario de Agustín”, que grafica la influencia de Agustín Edwards y El Mercurio en blanquear las violaciones a los Derechos Humanos. Faride Zerán, Premio Nacional de Periodismo e invitada a este panel, destacó que en Chile aún rige la autocensura.

Juan San Cristóbal

  Martes 12 de marzo 2013 23:33 hrs. 
museo de la memoria

Compartir en

Un amplio debate público levantó la cancelación del panel “Porqué ‘El Diario de Agustín’ no puede exhibirse en la televisión chilena”, fijado para este 14 de marzo en el Museo de la Memoria, en el marco de una retrospectiva a la filmografía de Ignacio Agüero.

El cineasta rechazó la petición del director del Museo, Ricardo Brodsky, de cambiar a dos panelistas invitados, Faride Zerán y Francisco Vidal, vinculados a Televisión Nacional, canal que compró los derechos de emisión de este documental, sin emitirlo en tres años y cancelando el contrato a pocos meses de su vencimiento.

Las críticas, primero a TVN y luego al Museo de la Memoria, apuntan a una autocensura que afecta la difusión de este documental, que profundiza en la ayuda de Agustín Edwards al régimen militar de momento en que su diario, El Mercurio, blanqueó violaciones a los derechos humanos.

Al respecto, la periodista Faride Zerán, Premio Nacional 2007, denunció la mantención de un clima de censura y de autocensura en nuestro país. “No puede ser que organismos e instituciones que deberían resistir a las presiones de los poderes sencillamente no lo hagan. Creo que habla mal de nuestro país, habla mal de la fortaleza de principios tan elementales como la libertad de expresión, el derecho a la diversidad, a la pluralidad y a otras miradas y que a 40 años del Golpe todavía no se pueden debatir abiertamente, públicamente, como es la concomitancia del diario en lo que significaron montajes completos que tienen relación con la violación de los derechos humanos”, dijo.

La docente del Instituto de la Comunicación e Imagen de nuestra universidad recalcó sobre este hecho y la práctica del periodismo en Chile. “Creo que todavía estamos en una situación de retraso. No sé si aquí falta una cultura más libertaria frente a estos temas o qué, pero no puede ser que todavía estemos debatiendo en torno a censuras o autocensuras de temas que ya debieran estar resueltos”.

Uno de los realizadores de este documental, Fernando Villagrán, lamentó esta nueva polémica y subrayó que el registro no ha recibido desmentidos. A su juicio, esto enloda el perfil del museo al considerar la función del panel que analizaría el documental.

“En este caso es un trabajo que ha sido premiado en el extranjero y en el país y no ha tenido ningún reparo, ningún desmentido en la historia que ahí se relata, lo que hace más grave este absurdo intento del Museo de la Memoria de evitar un panel donde se iba a conversar exactamente de esto: por qué la televisión chilena no puede exhibir un documental de esas características y con esos contenidos”.

Desde el Museo de la Memoria la defensa surge a través de un comunicado, donde Ricardo Brodsky afirma que el Museo “es una institución que promueve el debate y la reflexión, pero tiene una misión principal de la cual no se puede salir, al menos sin un debate de su directorio”. En el texto, Brodsky confirma la emisión de este registro, así también la cancelación del panel por petición de Ignacio Agüero.

Síguenos en