Diario y Radio U Chile

Año XI, 20 de octubre de 2019

Escritorio

Ley de Tolerancia Cero: Piden aumentar fiscalización a un año de su entrada en vigencia

El Presidente Sebastián Piñera, junto a autoridades políticas, parlamentarios, representantes de Carabineros y el Poder Judicial, conmemoraron este viernes el primer año de la normativa contra personas que manejen con alcohol en la sangre. El balance oficial es exitoso, pero hay sectores que plantean sus reparos.

Juan San Cristóbal

  Viernes 15 de marzo 2013 17:18 hrs. 
150313-01-04-a

El Gobierno conmemoró en La Moneda un año de entrada en vigencia de la Ley de Tolerancia Cero, que busca disminuir accidentes y evitar que las personas conduzcan sus vehículos bajo efectos del alcohol.

El Ejecutivo destacó los casi 120 mil controles realizados durante el año, con más de nueve mil personas que registraron índices prohibidos por la ley. Las regiones Metropolitana, de La Araucanía y Antofagasta son las que registran mayores casos, pese a que las autoridades celebran una baja del 28 por ciento en accidentes de tránsito y fallecimientos por esta causa.

“Todos los años nos preguntábamos por qué Chile seguía tolerando, a veces con cierta indiferencia, el hecho de que 57 personas perdieran la vida todos los años por accidentes de tránsito provocados por conductores bajo los efectos del alcohol”, dijo el Presidente Sebastián Piñera. “Sin embargo, la sociedad chilena no había hecho todo lo que podía hacer para evitarlo. Nos dimos cuenta que había que tomar una medida más eficaz y, al mismo tiempo, más audaz, porque se trataba precisamente de salvar vidas”, indicó.

Por su parte, la directora del Senda, Francisca Florenzano, destacó el cambio cultural que significa una mayor penalización a quienes conducen luego de consumir alcohol: “Las encuestas muestran que ocho de cada diez chilenos respaldan esta normativa y todo el trabajo que se ha realizado. Esto da cuenta del cambio cultural buscado, que ha significado que el 96 por ciento de las personas fiscalizadas conducían sin alcohol”, afirmó.

En tanto, el presidente del Colegio Médico, doctor Enrique Paris, destacó los avances de la legislación y el impacto que significa al sistema de salud pública: “Los balances son positivos porque han disminuido los accidentes relacionados con cuadros de ebriedad y eso significa menos heridos, menos muertos, menos hospitalizados y un ahorro importante de dinero para el sistema público de salud. Creo que ha sido una campaña exitosa, nosotros la apoyamos”, dijo.

Mientras, uno de los impulsores del proyecto, el senador PPD Guido Girardi, apuntó que los 120 mil controles aún son una cifra insuficiente: “Queremos pedir que se agilice la fiscalización. Todavía se puede tener una cobertura de control y fiscalización muy superior a la que tenemos. La fiscalización ha sido un tanto simbólica, tenemos pocos aparatos de alcotest y queremos que esto se transforme en una política rutinaria, particularmente desde las nueve de la noche y en los lugares donde concurren los jóvenes”, comentó.

La medida generó amplia polémica luego de cinco años de tramitación en el Parlamento. Después de su promulgación, la implementación se puso en duda al demostrarse que los alcotest de Carabineros entregaban índices más altos que un examen de alcoholemia.