Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 11 de agosto de 2022

Escritorio

Falta de profesores y obsolencia del proyecto educativo marcan toma del Instituto Nacional

Pese a ser calificada como “inexplicable” e “impropia”, continúa la toma del Instituto Nacional. Durante el segundo día de ocupación, los escolares elaboraron un petitorio y se lo enviaron a la Municipalidad de Santiago. Junto con ratificar que la toma se extenderá por, a lo menos, seis días, los estudiantes advirtieron que la movilización puede ser el inicio de una escalada de tomas.

Narayan Vila

  Jueves 23 de mayo 2013 20:15 hrs. 
Alumnos del Instituto Nacional vuelven a tomarse el recinto

Compartir en

Mala gestión de la rectoría, que se traduce en carencia de docentes y profesionales y pérdida de horas pedagógicas, y un proyecto educativo obsoleto son los antecedentes de la toma del Instituto Nacional, la que se apronta a cumplir su tercer día.

Este jueves, los alumnos elaboraron el petitorio y establecieron que, durante los próximos días, ocuparán las dependencias del liceo para reunirse con los profesores y personal paradocente, padres y apoderados y el rector Jorge Toro, a quien acusan de la deficiente administración.

Magaly Ávila, presidenta de la agrupación de Padres Movilizados del Instituto Nacional, afirmó que no sólo es la mala administración, sino que también un grupo importante de alumnos desconfía de la autoridad.

“Somos testigos de las carencias, la mala gestión, la falta de compromiso del rector hacia los alumnos, quienes no se sienten protegidos. Lo más grave es el ingreso de carabineros del año pasado, en el cual frente a los ojos del rector detuvieron a 101 estudiantes. Además, durante tres meses muchos cursos no tuvieron clases. ¿Por qué rectoría no pide los profesores que se necesitan?”, acusó.

Sin embargo, y pese a que en un primer momento se concordó pedir la destitución de la autoridad, Francisco Saba, vicepresidente del Centro de Alumnos, aclaró que su salida no es un fin en sí mismo.

“Nosotros estamos pidiendo un cambio en la gestión administrativa del colegio. Si hay personas que resulten responsables, tendremos que ver eso en conjunto con todos los estamentos, pero esta movilización no es por personas en específico. Obviamente hay personas que han cometido faltas, porque tenemos problemas administrativos, pero esta movilización no es para sacar a nadie”, precisó.

El rector calificó como “inexplicable” la toma del establecimiento, ya que desde el municipio estaban trabajando en los espacios de diálogo, tal y como, a su juicio, lo exigen los estudiantes.

La alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, quien catalogó la medida de presión como “inapropiada”, también se mostró sorprendida, afirmando que “hoy existen instancias de participación inéditas”, en referencia a los “claustros”.

Sin embargo, los alumnos del Instituto Nacional calificaron como un “diálogo muerto” estos espacios, por no ser resolutivos.

Francisco Saba aseveró que la carencia de debate al interior de los colegios es una realidad a nivel país. Por lo mismo, advirtió que la “toma del Nacional” puede ser el punta pie inicial de una seguidilla de movilizaciones.

“Llevamos más de un centenar de horas pedagógicas perdidas, hay una falta de profesores en el colegio, los que llegan se van muy rápido entonces estamos teniendo un déficit respecto a eso. En la parte del proyecto educativo, queremos crear un nuevo proyecto para un Instituto Nacional del siglo XXI en el cual trabajemos la calidad ya no como un concepto económico, sino que la excelencia desde el ámbito académico al humano, que en este momento se ha perdido”, expresó.

Claudio Canales, presidente del Centro de Padres, indicó que el Consejo Escolar propuso a los estudiantes “que elaboren una metodología de claustro, la entreguen al municipio y si ésta es aceptada que se baje la toma y se inicie ese proceso”.

Síguenos en