Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de julio de 2022

Escritorio

Alza en el precio de la bencina reanima debate por impuesto específico

Parlamentarios reclaman al Gobierno la urgente disminución del impuesto específico a los combustibles, al registrarse en Santiago un alza récord en el valor de la gasolina. Sin embargo, economistas advierten sobre las consecuencias que podría tener esta rebaja, la que de realizarse en forma pareja podría beneficiar solo a las grandes empresas y aumentar la centralización.

Oriana Miranda

  Jueves 1 de agosto 2013 20:03 hrs. 
1429214784_b7a28aa29d_z

Compartir en

Este jueves, las gasolinas alcanzaron un precio récord en Santiago, al comercializarse entre $817 y $874 por litro. El ministro de Economía, Félix de Vicente, explicó que, al ser Chile un país exportador de combustible, este se debe comprar a precio de mercado, aunque pronosticó una baja para el mes de septiembre.

En este contexto, el presidente del Senado, Jorge Pizarro, calificó de “fiasco” al  Sistema de Protección al Contribuyente del Impuesto Específico a los Combustibles (SIPCO) y al Presidente Sebastián Piñera y el Ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

“Aquí lo que lamentablemente hay es una tozudez, una suerte de arrogancia y de soberbia malentendida por parte del Presidente de la República y su ministro de Hacienda de no tomar medidas que favorezcan a los chilenos medios”, expresó.

“Es fundamental tener una rebaja al impuesto a los combustibles o, en el peor de los casos, tener una suerte de escala móvil donde, si hay alza en los precios internacionales bajan los impuestos y si hay baja en los precios se mantienen, de manera de tener un ingreso garantizado para financiar otras políticas públicas”, agregó.

El presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, Miodrag Marinovic, se sumó a estas críticas y aseguró que solicitará a ministro de Hacienda una rebaja al impuesto específico, en una sesión a la que fue citado este  martes 6 de agosto.

“Lo que nosotros vamos a hacer es pedirle con mucha claridad que aquí haya una rebaja significativa en el impuesto a los combustibles.  Hoy día casi la mitad de los casi mil pesos que se están pagando se van a impuestos. Este es el único impuesto tremendamente regresivo, injusto y centralizador porque cada vez que sube el precio del combustible lo que ocurre es que aumenta la recaudación del Estado de Chile”, explicó.

Sin embargo, para la economista jefe de Econsult, Michele Labbé, esta solicitud responde más a una época electoral que a un estudio serio sobre las consecuencias de la disminución de este impuesto, ya que a su juicio esta debería hacerse cuando los precios estén bajos y de manera gradual.

“El impuesto es difícil que se pueda eliminar, porque es muy recaudador y con él se financia un buen pedazo del gasto fiscal, a menos que a alguien se le ocurra cómo sacar dinero para poder llenar ese pedazo, uno no puede proponer algo sin dar una solución a los problemas que genera con eso”, advirtió.

Una de las regiones más afectadas por el alza del precio de los combustibles es la región de Magallanes, donde los precios bordean e incluso superan los mil pesos por litro.

Para Gabriel Boric, ex dirigente estudiantil y candidato a diputado por Magallanes, “lo primero es preguntarse quién efectivamente está pagando estos impuestos”.

“En el caso del diésel, las empresas y las grandes mineras recuperan buena parte si no todo el impuesto específico. Creo que el impuesto específico al combustible cumple un rol positivo, es uno de los pocos impuestos verdes que tenemos en Chile, y hacer una reducción por parejo terminaría favoreciendo a quienes hoy día tienen más y además al centralismo, algo que desde Magallanes no nos parece correcto”, aseguró.

Es por ello que, a su juicio, debería pensarse en una tasa diferenciada por regiones o enfocada particularmente en las regiones extremas.

Síguenos en