Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 14 de abril de 2024


Escritorio

Cupos para mujeres en Escuela de Ingeniería: “es justicia de género, ir cerrando las brechas”

Como una medida para promover la equidad de género, la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile anunció cupos exclusivos para mujeres. La idea es fomentar la matricula femenina en ingeniería civil, lo que generó un inmediato debate.

Paula Campos

  Lunes 9 de septiembre 2013 19:38 hrs. 
EntradaBeauchef

Compartir en

Uno de cada doce estudiantes de ingeniería civil en la Universidad de Chile son mujeres. El reducido número hizo que las autoridades de la casa de Bello dispusieran de cupos exclusivos para aumentar la matricula en el género femenino.

Si bien los números van cambiando es una realidad que las mujeres son minoría en algunas ramas de la ingeniería. El diagnóstico de la facultad fue que, pese al aumento de vacantes a través de los años, las mujeres siguen representando el 20% de la matrícula.

Apelando a una creciente igualdad, la nueva medida funcionaría de la siguiente manera: una vez que se cierre la lista de seleccionados, las primeras 40 alumnas que estén en espera recibirán un cupo vía admisión especial.

La idea, según explicó Felipe Álvarez, vicedecano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, es subir hasta en 10 puntos la proporción.

“Lo que nosotros estamos buscando es tratar de despertar nuevas vocaciones, más allá de este sistema en particular. Esta es una alternativa que de alguna manera facilita y también es una señal de que estamos tomando acciones concretas para atraer estos talentos, pero va mucho más allá de este programa en específico. En realidad nosotros esperamos atraer más mujeres para la ingeniería, para la ciencia, tanto en la admisión regular como por estos cupos especiales”, aseveró.

“Sorprendido” se declaró el presidente del Colegio de Ingenieros de Chile, Fernando Agüero. El profesional calificó de “innecesaria” una medida que, según dijo,  “discriminaría” las capacidades de las mujeres.

“Me ha llamado un poco la atención el acuerdo, por cuanto la incorporación de las mujeres a las escuelas de ingeniería se ha desarrollado de forma progresiva y sostenida durante la última década. No necesita de impulsos especiales, como si tuvieran menor capacidad para hacerlo, cuando no es así. Pero de alguna manera refleja, aparentemente, que las mujeres necesitan de alguna facilidad especial para estudiar ingeniería”, expresó.

Agüero recalca la necesidad de que más mujeres sean ingenieras, pues esto “humanizaría la profesión”, pero discrepa con una medida que podría atentar contra las vocaciones.

Teresa Valdés, integrante del Consejo directivo del Centro de Estudios para el Desarrollo de la Mujer (CEDEM), explicó que es necesario un incentivo. Las políticas de género, conocidas como discriminación positiva, serían buenos argumentos para combatir una desigualdad histórica.

“Si una examina la historia de estudios de esas mujeres, es altamente probable que no hayan tenido las mismas oportunidades de desarrollo y que no sea falta de capacidad, sino que más bien falta de oportunidades. El argumento que se opone a ello, de la meritocracia y de que las mujeres estarían en desventaja, la verdad es que mirado caso a caso podría parecer así, mirado en su conjunto es lo que se llama justicia de género, es ir cerrando las brechas”, aseguró.

Desde la facultad afirman que, más que pensar en una discriminación por “capacidades”, se está apuntando igualar un sistema que desde la PSU es desigual con las mujeres, insistió el vicedecano en respuesta a los cuestionamientos de la fórmula.

Aprobaciones más, aprobaciones menos, lo cierto es que gracias a la iniciativa, a partir de 2014 más mujeres interesadas podrán ingresar a la carrera de Ingeniería Civil de nuestra casa de estudios.

Síguenos en