Diario y Radio U Chile

Año XII, 27 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Pediatras se oponen a proyecto que elimina vacunas con timerosal

La iniciativa legal, que se tramita desde el 6 de julio de 2010, busca prohibir al timerosal porque, según algunos estudios, generaría problemas de autismo, déficit atencional, hiperactividad u otros trastornos de tipo neurológico en niños.

Helmuth Huerta

  Jueves 19 de diciembre 2013 9:47 hrs. 
vacunas





Hasta el 6 de enero se fijó el plazo para ingresar indicaciones al proyecto legal que elimina las vacunas multidosis con timerosal o compuestos organomercúricos, por el supuesto de que este producto farmacéutico actuaría como neurotóxico en el organismo, reduciendo el cociente intelectual de las personas e incluso provocando daños neurológicos.

El proyecto, que se tramita desde el 6 de julio de 2010, se encuentra en tercer trámite constitucional con urgencia simple, busca prohibir al timerosal porque, según algunos estudios, generaría problemas de autismo, déficit atencional, hiperactividad u otros trastornos de tipo neurológico en niños.

Pese a lo anterior, la Sociedad Chilena de Pediatría, a través de su director Humberto Soriano, insiste en que ha reunido evidencia suficiente para refutar estos supuestos perjuicios del timerosal.

En este sentido, el médico explicó que “nosotros hemos hecho un estudio profundo del tema con todos los especialistas chilenos tomando en cuenta las opiniones de los expertos de más relevancia del mundo, viendo los trabajos científicos más validados y llegamos a la firme conclusión que las vacunas en Chile son buenas y la cantidad que tiene es mínima comparada con otros elementos en la dieta del niño”.

A mayor abundamiento, el pediatra Humberto Soriano dijo que el avance de este proyecto legal está entregando un mensaje equivocado a la población, puesto que las vacunas con timerosal tienen de hecho una dosis de mercurio que es muy inferior al que tienen el atún en conserva.

El pediatra agregó que “el riesgo de cambiar la ley hace que la gente reciba el mensaje equivocado, es decir, que le dé susto las vacunas, no queremos eso porque cuando la gente deja de vacunar los riesgos son severos a que los niños tengan más enfermedades que en algunos casos pueden ser graves e incluso pueden causar la muerte”.

El timerosal, utilizado como preservante de las vacunas, contiene 46,9% de mercurio y, por lo mismo, el año 2011 el Consejo asesor de vacunación del Ministerio de Salud señaló que ante las dudas sobre posibles daños al neurodesarrollo, debía aplicarse el principio de la precaución. La Organización Mundial de la Salud (OMS) no aconseja el uso de timerosal, pero reconoce la necesidad de que éste se utilice en países del tercer mundo.