Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

¿El tío de Kim Jong-Un fue devorado por 120 perros?

Algunas de las noticias que se cuentan sobre Corea del Norte causan espanto, como la información de que Kim Jong-Un ejecutó a su tío arrojándolo desnudo a una jauría de perros hambrientos. Pero ¿es cierto? Es difícil distinguir en las informaciones lo cierto de lo falso sobre este país.

RFI

  Viernes 10 de enero 2014 12:42 hrs. 
kim-jong-un.jpg


En Corea del Norte, un país aislado y hermético dirigido con mano de hierro desde hace tres generaciones por los Kim, los rumores más surrealistas parecen casi creíbles. Por eso no se sabe realmente qué hay de cierto en los artículos publicados en la prensa en los últimos días sobre el joven dirigente del país, Kim Jong-Un.

La más escalofriante es la historia según la cual Kim Jong-Un ordenó matar a su tío dejándolo desnudo en medio de 120 perros hambrientos. Es más, que no habían recibido ningún alimento en tres días. La razón sería que el tío había tenido un romance con la joven esposa del dirigente. La mujer del tío estaría en coma por un infarto provocado por la conmoción emocional.

El régimen norcoreano sólo anunció el arresto, el juicio sumario y la ejecución del tío. La prensa oficial norcoreana lo acusó de ser mujeriego, drogado, “un despojo humano despreciable, peor que un perro”. Lo restante proviene, en buena parte, de las páginas internet de norcoreanos refugiados en Corea del Sur y de medios de comunicación surcoreanos que, según analistas, tienen interés en pintar un retrato lo más sombrío posible del régimen de los Kim.

En este caso, la nota, que fue publicada en varios medios de comunicación internacionales, parece haber partido de un tuit satírico colgado en una web china. La retomó un periódico chino, Wen Wei Po, y dio pie a artículos asombrosos en la prensa de países occidentales. Pero distinguir entre la ficción y la realidad es casi misión imposible cuando se habla de Corea del Norte, cuyo régimen amordaza los canales de información y de comunicación, lo que dificulta la verificación de los rumores.

Otras informaciones resultan llamativas, como la de que una antigua estrella de baloncesto de la NBA le cantó “Happy birthday” (“Cumpleaños feliz”) al estilo de Marilyn Monroe, según cuentan turistas que asistieron a esta serenata estrambótica para celebrar que cumplía 30, 31 o 32 años. Y es que se conoce el día y el mes de su nacimiento, pero no el año.

Paralelamente, el interés de la prensa internacional es enorme, sobre todo cuando se trata de historias que confortan la idea de una Corea del Norte extraña, brutal e infradesarrollada. Los medios de comunicación extranjeros pueden acabar amalgamando fragmentos de rumores en torno a un hecho verídico, como fue el caso de la ejecución del tío del dirigente norcoreano, anunciada en diciembre por Pyongyang.

“Las noticias que vienen de un país tan cerrado como Corea del Norte siguen siendo muy limitadas, lo que alimenta una serie de rumores no confirmados para llenar el vacío”, afirma Choi Jung-Hoon, director de la radio Free North Korea en Seúl. “La gente se imagina lo que pasa en Corea del Norte: un lugar extraño y salvaje donde todo puede ocurrir”, añade Choi, que huyó de su país natal en 2007. “A veces, el retrato que hacen es grotesco, muy diferente del país en el que viví y que conozco”.

Aparte del bloqueo de la información, el culto a la personalidad de la dinastía de los Kim o el lenguaje belicoso utilizado con su vecino del Sur dan la impresión en el extranjero de que el país está en manos de una camarilla de paranoicos. El rechazo de Corea del Norte de confirmar o desmentir las “informaciones” exteriores no hace más que alimentar los rumores.