Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio

Muere Adolfo Suárez, figura que lideró transición española

Este domingo murió en una clínica de Madrid a los 81 años, luego de una larga enfermedad neurológica. Lideró el proceso de la dictadura a la democracia en España. Una figura de consenso resaltada tanto por la derecha como por la izquierda de ese país.

RFI / Carlos Herranz

  Domingo 23 de marzo 2014 16:51 hrs. 
Adolfo Suárez y Juan Carlos I

Un defensor del consenso para dejar atrás las sombras de la dictadura. Un pragmático de la política. El “arquitecto” de la transición española. Son calificativos que el paso de la historia ha ido concediendo a la figura de Adolfo Suárez, primer presidente del gobierno de la democracia en España y figura emblemática de la transición, fallecido este domingo a los 81 años en una clínica de Madrid, según anunció el portavoz de su familia.

El ex presidente, aquejado de Alzheimer, estaba hospitalizado desde el pasado lunes. Ya el viernes su hijo Adolfo Suárez Illana anunció que el “desenlace” era “inminente”. Retirado de la vida pública desde 2003, murió sin tener conciencia ni de su obra política ni de sí mismo.

Entre sus logros más destacados que sacó adelante gracias a su impulso destacan la ley de asociaciones políticas, la ley para la reforma política, la amnistía a presos políticos, la legalización de los partidos políticos -que incluía al partido comunista- y la constitución española de 1978, el texto fundamental en su etapa democrática.

La figura de Suárez

Antiguo hombre del aparato franquista (fue director de la televisión pública en los últimos años de la dictadura), Adolfo Suárez fue encargado por Juan Carlos I en 1976 de formar el segundo gobierno de su reinado tras la breve etapa de Carlos Arias Navarro, jefe del gobierno en la dictadura.

El mandato de Suárez fue ratificado después por las urnas en las primeras elecciones democráticas en 1977. Se convirtió así en una de las figuras más emblemáticas del delicado periodo de transición que permitió a España dejar atrás una dictadura iniciada en 1939 luego de tres años de guerra civil. Durante su gobierno se llevaron a cabo las principales reformas para que España se convirtiera en una democracia, como la legalización de todos los partidos políticos.

A partir de 1979, año de su segunda victoria electoral, emprendió un declive debido a problemas en su partido, la agitación militar en una democracia que daba sus primeros pasos, el problema de la autonomía de las regiones españolas y los atentados terroristas de la organización armada ETA. Estas dificultades le llevaron a dimitir en enero de 1981, días antes del intento de golpe de Estado militar del 23 de febrero, que fue finalmente aplacado.

Relación con América Latina y condecoraciones

El ex jefe del gobierno español fue mediador entre Colombia y Venezuela, así como observador en el plebiscito chileno y portavoz de una comisión internacional de observadores en las elecciones de Paraguay. Además, normalizó las relaciones con México en 1977 y con Cuba en 1978 donde mantuvo una recordada entrevista con Fidel Castro.

Además de todo aquello, se convirtió para América Latina en la imagen del hombre capaz de dirigir una transición de una dictadura a una democracia sin derramamiento de sangre. Un modelo de consenso no pocas veces evocado por líderes de otros países de Latinoamérica.

Suárez condujo la transición democrática en España entre 1976 y 1981, un momento en que América Latina vivía su propio paso de las dictaduras, entonces mayoritarias en esta región.

Gobernó en total durante cuatro años y siete meses, con cinco gabinetes y un total de 58 ministros diferentes. Por sus servicios al país, el rey Juan Carlos I le concedió el ducado de Suárez, con grandeza de España, y es también caballero de la Orden del Toisón de Oro.

Adolfo Suárez es el segundo presidente de la etapa democrática española surgida después de la dictadura de Franco que ha fallecido, luego de la muerte de Leopoldo Calvo-Sotelo en 2008.