Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 19 de mayo de 2022

Escritorio MENÚ

Críticas a ausencia de gremios en marcha del 21 de mayo

La ausencia de los principales gremios del país en las calles de Valparaíso se sintió durante el tradicional mensaje presidencial del 21 de mayo. Si bien los estudiantes, organizaciones sociales y sindicatos formaron un bloque opositor de más de 5 mil personas, su fuerza no fue la misma que años anteriores.

Cristián Pacheco

  Jueves 22 de mayo 2014 22:05 hrs. 
BoKnBsDIUAAcx_5

Este año, la marcha que tradicionalmente acompaña el mensaje presidencial del 21 de mayo estuvo marcada por la baja presencia o ausencia de los trabajadores de la salud, profesores y funcionarios públicos.

La marcha que se traslada año a año desde Plaza Victoria hasta Parque Italia no fue convocada a nivel nacional por parte de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), no se vio llegar buses desde otras ciudades del país y faltaron banderas que durante el gobierno de Sebastián Piñera exigieron cambios importantes.

No estuvo presente Revolución Democrática, ni tampoco la Juventud Comunista o Socialista. Sin embargo, los grandes faltantes fueron los representantes de la multigremial y los trabajadores de la salud. Solo un par de lienzos de empleados fiscales pasaron por Avenida Pedro Montt.

Sí estuvieron presentes en la manifestación, el diputado Gabriel Boric, los representantes de la Confech, el Movimiento de Estudiantes de Educación Superior Privada, MESUP ylos estudiantes secundarios, cada uno de ellos junto a las agrupaciones políticas que los respaldan.

Sin duda una marcha que se aleja del Congreso en términos de representación y que más bien exige participación en la reforma educacional, la que genera mayores expectativas, pero también mayores dudas respecto de lo que pueda cumplir el Ejecutivo.

Según el presidente de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales Raúl de la Puente, la baja concurrencia se debe a que “no hubo claridad, ni se hizo a tiempo y con la debida preparación”.

El dirigente gremial aseguró que si estuvieron presentes dirigentes nacionales y regionales en Valparaíso. Además, dejó claro que estarán con los estudiantes y que se mantienen en “estado de alerta”.

“Algunos tenemos claridad que hay que estar alertas y movilizados pero no toda la gente piensa lo mismo, algunos ven que se dan anuncios que pueden ser positivos, que constituyen un avance, pero naturalmente todavía esto está comenzando y por eso es que no hay claridad hacia dónde vamos con exactitud, es decir se sabe a dónde vamos pero no sé con qué profundidad”, aseveró el presidente de la Anef.

Para Esteban Maturana, presidente de la Confusam, uno de los principales factores fue que la Central Unitaria de Trabajadores no convocó este año. “La CUT sigue en una fase de mucho pololeo con las nuevas autoridades de gobierno”, indicó Maturana.

El dirigente gremial señaló que no era el momento porque el gobierno aún está en su fase de instalación, agregando que “no hubo mayores anuncios en este mensaje presidencial que lo que ha señalado y eso es claramente un mensaje muy limitado, muy restrictivo, muy reducido y que no apunta a los temas de fondo y obviamente eso va a significar que si no se corrige para el próximo 21 de mayo, la situación debería ser absolutamente distinta en el mundo de la salud”.

En la misma línea, el vicepresidente nacional de la CUT, Norberto Díaz explicó que la agenda laboral fue presentada en la marcha del 1 de mayo y que este martes no era el momento para salir a protestar.

El dirigente de la CUT, planteó que “creo que hay un legítima esperanza de mucha gente de que este gobierno va a cambiar muchas cosas, entonces hay un compás de espera, pero yo descartaría que el próximo año u otros años haya mayores convocatoria, lo cierto es que este es un gobierno de cambio social y habrá cosas en las cuales vamos a coincidir el movimiento social con el gobierno y habrá cosas donde nosotros vamos a empujar mucho más allá”.

Los gremios están atentos a cómo se desenvuelve el nuevo gobierno para retomar o no su lugar en las calles, posición para la que piden tiempo y debate.