Diario y Radio U Chile

Año XII, 28 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Parlamentarios analizan reponer voto obligatorio e inscripción automática

En la segunda vuelta de las últimas presidenciales solo participó cerca del 40 por ciento de las personas habilitadas para votar. Parlamentarios de la Democracia Cristiana imponen el debate para reponer el voto obligatorio, logrando la respuesta de todas las bancadas.

Sandra Trafilaf

  Domingo 16 de noviembre 2014 17:00 hrs. 
chile-voto-1560x690_c





En las elecciones de 2013, la Presidenta Michelle Bachelet ganó con un poco más del 62 por ciento de los votos válidamente emitidos. Aunque la votación fue contundente respecto de su contendora, el análisis estuvo marcado por la alta abstención, que alcanzó cerca del 60 por ciento.

En este contexto, la discusión sobre la restitución del voto obligatorio partió por la DC, que mandató al senador Jorge Pizarro a iniciar una ronda de conversaciones con el resto de los partidos políticos para lograr consenso e incluir esta iniciativa en el marco de la reforma al sistema electoral binominal.

El presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, señaló que su opinión no ha variado: siempre ha sido partidario del voto obligatorio.

El diputado aclaró que en su partido no existe una postura definida, sin embargo, expresó que el voto obligatorio es una opinión que ha ido ganando “adeptos más que detractores” al interior del partido de la Presidenta.

Por su parte, el senador DC Jorge Pizarro detalló lo que a su juicio debe contener una reforma respecto del voto voluntario: “La fórmula ideal es algo que ya discutimos en esa oportunidad: que exista inscripción automática. Por lo tanto, todos quedan inscritos automáticamente, no existe eso de que los jóvenes no se van a inscribir porque era muy burocrático, porque las fechas, los lugares, etc. ; y segundo, que se pueda desafiliar aquel que no quiere participar”.

En tanto, desde el PPD existe la idea de plantear cualquier reforma o mejora con cuidado y detención. El senador Felipe Harboe explicó que si bien el voto voluntario fue una buena reforma, faltó mejorar los incentivos: “Era una reforma que estaba bien inspirada, buscaba pasar del voto por coerción al voto por convicción, pero lamentablemente -como dice el senador Pizarro- no se elaboraron incentivos adecuados”, estimó.

Mientras, la oposición se mostró más cauta en dar una postura definida. Si bien plantearon que están abiertos a estudiar esta posibilidad, para RN el problema estaría en la falta de credibilidad de la Nueva Mayoría.

El senador Alberto Espina expresó que es un problema de la coalición oficialista: “A los políticos les hace falta el coraje y la decisión de salir a conquistar los votos ciudadanos. Es más cómodo tener a la gente obligada a votar que tener que salir a convencerla”, aseguró.

El Gobierno, a través de su vocero, Álvaro Elizalde, sentenció que, cuando se discuta la nueva Constitución, los distintos partidos podrán realizar sus contribuciones y en este marco definir cualquier otra materia. En esa línea, concluyó que para este año la prioridad del Ejecutivo es el fin del sistema binominal.