Diario y Radio U Chile

Año XII, 7 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Hernán Larraín: “El desafío de la UDI es convertirse en el representante de la clase media”

Desde el nuevo público al que apuntará la UDI hasta los cambios internos que vivirá el partido en el futuro, fueron parte de los puntos que destacó el senador gremialista. A su juicio, es importante trabajar con las clases medias y que se tome como bandera de lucha, la inquietud que levantan los movimientos sociales.

Rodrigo Rojas

  Martes 25 de noviembre 2014 1:44 hrs. 





Como era de esperar, el Senador, ex presidente del partido y del Senado, Hernán Larrín se encontraba participando en el Consejo Directivo ampliado de su partido. Mientras gran parte de los actores aprovechaba el recreo, el Congresista se detuvo a conversar con Radio Universidad de Chile sobre el futuro de la Unión Demócrata Independiente.

¿Cuáles han sido los puntos más importantes de este Consejo?

Hemos tenido algunos expositores de mucho interés que se relacionan con experiencias electorales o situaciones políticas similares al escenario que estamos viviendo hoy en Chile. Hubo una exposición de Mauricio Rojas, ex diputado sueco que ha contado cómo la evolución de ese país ha tenido mucha similitud con la realidad que hoy está viviendo acá: El cambio de un Gobierno socialdemócrata a uno socialista de verdad, con lo cual las libertades desaparecen y lo público se convierte en el eje del futuro. Cuestión que en Suecia, después de haber tenido mucho éxito económico, terminó siendo un fracaso muy grande. Allí lo único que los salvó fue revertir esas políticas, permitir a los particulares llevar adelante escuelas incluso con fines de lucro y con selección. Contrario a lo que está haciendo Chile y que a Suecia le ocasionó problemas serios y una crisis muy grande.

¿Cuáles son los focos principales de este Consejo, pensando en las parlamentarias y principalmente en las Municipales?

Lo primero es tener una hoja de ruta política en donde, como oposición, podamos tener mucha claridad. Como partido debemos integrar lo que han sido los movimientos sociales actuales. Estos han configurado una suerte de oposición social, conjunto con la oposición política representada en la UDI y los demás partidos de oposición. Nuestra idea es que esas fuerzas converjan, porque el daño que se está causando, quienes más lo están sufriendo son precisamente los sectores sociales. Por eso es que las Pymes salieron a protestar en contra de la Reforma Tributaria, al igual que los profesores, sostenedores e, incluso, los alumnos de las escuelas particulares subvencionadas, defendiendo ese estamento porque están contentos con ellos y en contra lo que está haciendo el Gobierno. Esa oposición social hay que integrarla a la oposición política y proyectar estos movimientos nos parece parte de nuestra tarea.

El segundo escenario es ver cómo nos proyectamos hacia las futuras elecciones municipales y parlamentarias. Hay que pensar, también, en el nuevo escenario político, que con cambio de sistema electoral y con voto voluntario, nos obligará a un trabajo político que no se compara con lo que hemos hecho en los últimos 25 años.

Con la inclusión de la Confederación de Padres y Apoderados (Confepa), es necesario entender en qué tipo de personas se quieren proyectar. Para ustedes ¿cuál va a ser el nuevo voto del partido?

Precisamente la Confepa, el movimiento de los emprendedores, además de lo que han hecho otros gremios para poder salir adelante y enfrentar las políticas del Gobierno, son las lecciones que tenemos que entender. Hay que leer lo que está ocurriendo en el ambiente social para ver cómo lo proyectamos políticamente. Al final esos movimientos no tienen proyección política. La tienen los grupos organizados, los partidos, en este caso de la oposición que si saben interpretar esa inquietud social, pueden proyectarse para tener éxito en el futuro y revertir las malas políticas que hoy pudieran transformarse en el término, por ejemplo, de la educación particular subvencionada.

Esto sería bastante lamentable, pero sería quizás la primera bandera que nosotros tomaríamos de cara a las próximas elecciones. Cómo recuperar un sector educacional y el aporte privado a la educación de las nuevas generaciones.

Entrelíneas, ¿usted está afirmando que el nuevo foco de la UDI será la clase media?

Sin lugar a duda ese es el nuevo foco de la política y lo que le ha pasado a este Gobierno es que ha perdido a la clase media. Porque sus dos reformas, hasta ahora, Tributaria y Educacional, han afectado directamente a este sector. Hoy los segmentos más vulnerables, los sectores de pobreza que corresponden al 14 por ciento son prioritarios de toda acción política porque hay que erradicarla para convertir a Chile en un gran país de clase media.

Por lo tanto, la idea es convertirnos en un partido que exprese y represente esa clase media para consolidarla y para evitar que los que hoy son de clases media, producto de las políticas del Gobierno, vuelvan a ser parte de un sector de vulnerabilidad y de pobreza a la que no merecen volver.

En temas valóricos, ¿esta apertura a la clase media, también les abrirá escenarios que han sido bien discutidos en la UDI?

Sin lugar a dudas todo esto obliga a repensar la forma de aproximarse en muchos aspectos y en muchos ámbitos, pero lo importante es entender que hay que leer los movimientos sociales. No solamente los del 2011 sino los que están también ocurriendo hoy, porque esos son los que van a influir en los próximos resultados electorales, es lo que va a posibilitar ganar las municipales y las parlamentarias y luego recuperar el Gobierno.

Quiénes suenan como posibles canditados: Evelyn Mathei, Cristián Labbé, Joaquín Lavín…

Yo creo que hoy no podemos hablar de figuras. No hay que descartar a nadie hay que recuperar a figuras como Joaquín Lavín, Evelyn Matthei, ver también cómo compatibilizar figuras emergentes porque la política es eso. Hay que combinar siempre a los más experimentados con figuras nuevas para ir renovando la política.

Finalmente, ¿Dónde apunta su camino después del periodo senatorial?

Por ahora estamos contentos los 33 en el Senado.