Diario y Radio U Chile

Escritorio

Nepal: Más de siete mil fallecidos y 14 mil heridos, cifras que podrían “empeorar”

Cada día las cifras de víctimas por el terremoto de Nepal aumentan. Este domingo se encontraron más de 50 cuerpos en la zona de montañismo de Langtang, donde se teme que otros 100 turistas extranjeros sigan atrapados.

RFI

  Domingo 3 de mayo 2015 10:05 hrs. 
nepal-women

Hace una semana la tierra tembló con vigor en Nepal, destruyendo una gran parte de Katmandú y numerosas aldeas cercanas al epicentro, a unos 70 kilómetros de la capital. Las últimas cifras de víctimas por el terremoto señalan 7.040 fallecidos y 14 mil heridos, pero estas cifras podrían empeorar, según un responsable del Centro Nacional de Operaciones de Emergencia en Katmandú.

Este domingo la policía anunció el rescate de más de 50 cuerpos, incluyendo seis de ciudadanos extranjeros, en la zona de trekking de Langtang, en la cordillera del Himalaya. En esta región se teme que otros 100 turistas extranjeros hayan perdido la vida. “Nuestra prioridad era rescatar a los supervivientes. Rescatamos a unas 350 personas, aproximadamente la mitad eran turistas o guías”, señaló Uddav Prasad Bhattaria, jefe de la policía del distrito de Rasuwa, al norte de Katmandú.

“No creo que haya posibilidades de encontrar supervivientes bajo los escombros”, dijo por su parte el portavoz del ministerio del Interior Laxmi Prasad Dhakal, explicando que la prioridad ahora era dar atención a los supervivientes.

Cabe recalcar que siguen desaparecidas miles de personas, entre ellas, un millar de europeos, la mayoría aficionados al montañismo y que se encontraban en las zonas del Everest y de Langtang cuando se produjo el temblor. “Están desaparecidos pero no sabemos exactamente su situación”, precisó Rensje Teerink, embajadora de la UE Nepal a los periodistas en Katmandú.

En numerosos lugares, los sobrevivientes esperaban aún alimentos y ser llevados a un lugar más seguro. “En muchas zonas, la gente no ha tenido acceso a la ayuda, es normal que estén enfadados”, concedió Rameshwor Dangal, un responsable de la agencia nacional de gestión de catástrofes.

En Katmandú, miles de personas seguían durmiendo a ras de suelo: “No vivimos en esta tienda de campaña por gusto. Estamos aquí porque no tenemos a dónde ir”, dijo Dhiraj Thakur, refugiado en la vasta explanada de Tundi Khel Maidan.

Unicef, por su parte, alertó la situación de riesgo que viven miles de niños: “Los hospitales están desbordados, el agua escasea, numerosos cuerpos siguen sepultados bajo los escombros y la gente continúa durmiendo en la calle. Es una situación perfecta para la proliferación de enfermedades”, alertó Rownad Kahn, de esta organización. La Unicef exhortó también a actuar con rapidez para evitar las epidemias entre los 1,7 millones de personas que viven en las zonas afectadas, a pocas semanas de la llegada del monzón.

La ONU, en tanto, denunció la lentitud de la administración nepalí para facilitar la llegada de la ayuda humanitaria extranjera. Aviones cargados con víveres y equipos especiales llegan de todo el mundo al pequeño aeropuerto de Katmandú, pero muchas veces no están autorizados a aterrizar si superan las 196 toneladas, por temor a que la pista dañada no soporte dicho peso. Varias ONG lamentan también la complejidad de los trámites administrativos.