Diario y Radio U Chile

Año XII, 23 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Cierre de Punta Peuco se instala en el debate por igualdad judicial en Chile

El eventual cierre de Punta Peuco pone de relieve los privilegios que han tenido los militares condenados por violaciones de derechos humanos en el periodo postdictatorial. El fin de dichos beneficios y la creciente victimización de aquellos que torturaron condimentan una discusión que tiene plazo de cierre.

Carlos Arias

  Domingo 16 de agosto 2015 17:44 hrs. 
punta peuco





“La cárcel Punta Peuco es una muestra de la desigualdad en que opera el sistema penal en Chile”, indica el abogado penalista Carlos Vera, quien ve con buenos ojos el debate público que se ha generado luego de que la presidenta de la República, Michelle Bachelet asegurara a Carmen Gloria Quintana que cerrará dicho recinto penitenciario en septiembre.

El penal, que alberga a 101 inquilinos, condenados todos por crímenes de lesa humanidad es uno de los pocos recintos que se encuentra bajo su capacidad de diseño, lo que supone una curiosa excepción en términos de espacio, considerando el hacinamiento y problemas sanitarios que caracterizan a las cárceles chilenas.

Para el penalista Carlos Vera, Punta Peuco es una cárcel hecha a medida “creada por un decreto supremo durante el gobierno de Frei, se sabe que es una cárcel hecha al gusto y a la medida de Manuel Contreras, cuando se vio atrapado y vio que los procesos judiciales se venían en serio, negoció una cárcel a su medida”.

Por otra parte, Gendarmería aseguró que de llegar a la capacidad máxima del recinto penitenciario se deberá hacer un estudio de densificación y re distribución de los espacios, al igual que ocurre en todos los penales del país que exceden con creces su capacidad de diseño.

Oscar Benavides, presidente de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios indicó que “para Gendarmería cada metro cuadrado es precioso”, por lo que se opone al cierre del penal, apostando por reconvertirlo a otras necesidades.

Además, Benavides indicó algunas de las diferencias que hay entre Punta Peuco y un penal común, como la ex Penitenciaria. “Es absolutamente distinto, los olores, las sensaciones, las dependencias, la organización de las mismas dependencias, los espacios físicos para recreación”.

Ante la posibilidad del cierre de Punta Peuco, el vocero de La Moneda, Marcelo Díaz, declaró que “esa es una materia de evaluación permanente del Gobierno, pero en este tipo de cosas es la Presidenta la que toma la decisión en base a los distintos análisis técnicos, y continúa en esa etapa de evaluación”.

En ese sentido, el diputado PC Hugo Gutierrez ingresó a la Cámara un proyecto de acuerdo, firmado por otros 21 parlamentarios del oficialismo, en el que se le pide a la Presidenta Bachelet cerrar el penal.

Para Gutierrez es importante que los condenados, convivan, con ciertos resguardos, en espacios comunes, a la vez que criticó el manto de dudas que puso el vocero sobre las palabras de la presidenta, indicando que “pareciera que el poder militar aún intimida a ciertos miembros del aparato político del estado”.