Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 18 de junio de 2024


Escritorio

Balance medioambiental: Reforma al Código de Aguas es una exigencia para 2016

En el informe se destacan los aportes al tema medioambiental, mientras se castiga a quienes con sus acciones acrecentaron los problemas de contaminación.

Tania González

  Martes 29 de diciembre 2015 15:44 hrs. 
POLVO MATA

Compartir en

La Fundación Terram elaboró un balance ambiental de 2015  titulado “Abandono de la Agenda Ambiental ¿Realismo o renuncia?” en el que se reconoció aportes y fustigó retrocesos en la materia.

En el informe se destaca, por ejemplo, el trabajo del ambientalista Ricardo Díaz por su campaña “Este polvo te mata”, realizada en Antofagasta y que busca visibilizar los problemas de contaminación y salud producto del acopio de residuos mineros. Asimismo se destacó el aporte del Colegio Médico de la región en la misma causa.

Otro de los reconocimientos fue para las organizaciones internacionales Oceana y Pew, ambas galardonadas por sus aportes al medioambiente. Mientras, de forma irónica se premió a Mina Los Bronces, propiedad de AngloAmerican por su “Aporte a la Contaminación”.

Las colusiones también estuvieron presentes en el informe de Terram. En esa categoría, se sancionó el accionar del empresario Eleodoro Matte, dueño de la Compañía Manufacturera de Papeles y Cartones (CMPC), por su rol protagónico en la colusión del papel.

En tanto, el premio a la “Insustentabilidad Ambiental” se lo dieron al Gobierno de Chile por ser el país OCDE con menor gasto público en protección medioambiental. Así se plantea entre los desafíos para el próximo año que el país invierta una cifra mayor a 8 mil 900 dólares habitante por año.

La directora ejecutiva de Fundación Terram, Flavia Liberona, planteó que “en general los países OCDE tienen del orden de un 0,6 por ciento del PIB”, en tanto Chile tiene el 0,1 por ciento. “Lo que se está considerando dentro de ese porcentaje es la calidad de aire y cambio climático,  y hemos sido testigos de la tremenda contaminación ambiental que hay en muchas ciudades de Chile y de las zonas de sacrificio”.

La ambientalista también apuntó a otro de los principales objetivos para el 2016, que es una reforma estructural al Código de Aguas en el que se priorice el uso para consumo humano y el Estado pueda administrar y gestionar trasparentemente el recurso. “Que la Dirección General de Aguas, el Ministerio de Obras Públicas y cualquier entidad pública sepa quien tiene el agua de Chile. Hoy ese es nuestro primer problema, sabemos que la DGA ha sobre otorgado cuencas, ha entregado más derechos de agua del agua que existe en muchas partes. También, estamos conscientes que la DGA no sabe con claridad quiénes son los dueños de esos derechos”.

En el informe ambiental además se solicita al Gobierno que en el más breve plazo acepte las donaciones de parques que están en proceso de negociación entre el Estado y Tompkins Conservation. Al igual que los parlamentarios pidan al Ejecutivo un nuevo texto legal para aprobar que efectivamente se protejan los glaciares de Chile.

Síguenos en