Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Fernando Casasempere: De Londres, lo incaico y lo campesino

El escultor y ceramista Fernando Casasempere (1958) expone, hasta el 29 de mayo, más de 300 piezas en el Museo Nacional de Bellas Artes bajo el título de “Mi andadura”, en un recorrido que presenta al espectador las distintas fases por las que ha pasado su creación.

Paulina Andrade / MNBA

  Sábado 14 de mayo 2016 13:08 hrs. 
retrato F Casasempere



Fue en 1997. Fernando Casasempere decidió emigrar a Londres en un momento en que su carrera estaba en ascenso en el país, gracias al uso rupturista de un material que en ese momento, en sus palabras “muy pocas personas trabajaban” y reconocían: la cerámica. “Me fui de Chile preocupado, porque estaba en un momento de gran reconocimiento, pero por otro lado sentía que tenía que explorar nuevos horizontes y lenguajes”.

Casi veinte años después se inaugura Mi andadura, exposición que representa su regreso al país, y en la que se exhiben cerca de 300 piezas, distribuidas en el primer piso y la Sala Matta del Museo Nacional de Bellas Artes: 95 en las salas de las alas norte y sur del Museo y una instalación en el hall central del Museo, y cerca de mil muestras de su investigación con arcilla en la Sala Matta. Aquí el público podrá ver el estudio que el artista ha desarrollado respecto a la materialidad y color, integrando por ejemplo residuos mineros y volcánicos.

¿Qué significa para ti esta exposición en el MNBA en este momento de tu carrera? Considerando también que es una de las más grandes que se han desarrollado en torno a tu obra.

Lo primero que quisiera aclarar es que no se trata de una retrospectiva, pues espero que me queden muchos años para seguir trabajando. El título –Mi andadura– es muy decidor en ese sentido. Quise rescatar esta palabra, muy chilena, para unir de alguna forma mis dos pasiones: la escultura y el campo de Chile, que para mí es lo más profundo que tenemos. También es una forma de decir “hasta aquí vamos”, y mostrar hasta dónde me ha llevado el camino del arte.  Es inevitable sentir que al hacer esta muestra acá se cierre un ciclo, entendiendo que vivo en Londres desde hace 20 años. Y el Museo Nacional de Bellas Artes pareciera ser también el lugar lógico para reencontrarme con el público y el medio artístico chileno.

Creo que después de una búsqueda en la que me fui de Chile preocupado, porque estaba en un momento de gran reconocimiento, pero por otro lado sentía que tenía que explorar nuevos horizontes y lenguajes. Y después de todo este tiempo, creo que por fin llegué a una meseta en la que voy a permanecer un tiempo. Encontré un lenguaje que unió el Fernando que se fue con el Fernando que empezó a conocer y descubrir un país nuevo, con todo lo que ello implica; y creo que en los próximos diez años, trabajaré en la profundización de ese lenguaje y ese descubrimiento.

En tus palabras, ¿nos puedes contar qué es lo que puede esperar el público chileno de esta exposición?

Espero dos cosas de esta exposición. En primer lugar, que tenga un sentido educativo, lo que se ha logrado a través del programa de talleres organizados junto a la Fundación Caserta y al área de Mediación y Educación del MNBA. Creo que cuando me fui de Chile dejé entusiasmados a varios artistas a explorar la cerámica, por lo que me gustaría que, a través de esta muestra, sean ahora los jóvenes quienes vean las posibilidades de este material.

Creo también que la gente puede ver en forma muy clara la evolución de mi trabajo, y ver también  qué pasa con la obra de un artista que se va de Chile en búsqueda de nuevos desafíos. Si buscáramos a alguien que no conoce nada de mi obra, y camina por la exposición, sin darle antecedentes, puede llegar a pensar que son dos artistas distintos los que están exponiendo. Y eso quiero mostrárselo a mi país y, a la vez, invitar a que los jóvenes salgan, que no se queden en lo cómodo, a vivir el arte como un desafío.

La obra que se expone en esta oportunidad podríamos dividirla en tres ejes o etapas: la primera, de fuerte influencia precolombina; luego, el paisaje del norte de Chile, que inspira colores y texturas y, finalmente, el trabajo que he desarrollado en Londres durante los últimos veinte años.

JGM_5259

JGM_5361

JGM_5334

Fotos: Juan Carlos Gutiérrez.

Son tres los ejes principales que articulan la exposición de Casasempere en el MNBA: el primero, de fuerte influencia precolombina; luego, el paisaje del norte de Chile, “que siempre me ha inspirado con sus colores y texturas”; y, finalmente, el trabajo que Casasempere ha desarrollado en Londres durante las últimas dos décadas.

¿Por qué escoger la cerámica como soporte principal? Ello considerando que al menos en el medio chileno puede considerarse un material no tradicional en las bellas artes.

Yo quería trabajar en un medio donde los nativos de América fueron verdaderos maestros; el arte precolombino es de una calidad igual o mejor al egipcio, por ejemplo, pero todavía no lo reconocemos. Me anclé a un material netamente americano, pero elaboré mi lenguaje desde una manera contemporánea. Eso ayudó a que se me abrieran los espacios en Inglaterra, también porque vieron una cosa muy lógica: un artista latinoamericano trabajando con un elemento latinoamericano. Eso ayudó a incrementar el interés y la curiosidad sobre mi obra.

¿Qué opinas de la escena de la escultura en Chile? ¿Tienes vínculos con artistas y escultores chilenos más jóvenes que te parezcan interesantes?

Bueno, esta exposición es una forma de retomar muchos vínculos, pero sí puedo decir que en Chile es muy difícil ser artista. Tengo el máximo respeto a los artistas chilenos que están tratando de hacer cosas, porque es muy difícil.

Sobre el artista

Fernando Casasempere González (1958, Santiago) es escultor y ceramista. En 1982, ingresó a la Escuela Forma en Barcelona (España), donde obtuvo el título de Maestro Ceramista en 1985. Luego, entre 1985 y 1986, estudió Escultura en la Escuela de Artes y Oficios, también en Barcelona. En 1997, viajó a Inglaterra para perfeccionar su oficio y poder realizar sus fundiciones en bronce en los talleres de Londres.

Casasempere ha expuesto en importantes galerías europeas, como Gallerie Besson, New Art Centre y Parafin Gallery de Londres, o la galería Screminni Clara de París. Una de las obras más conocidas de Fernando Casasempere es, sin duda, Out of Sync: en 2012, en el contexto de los Juegos Olímpicos, el artista plantó con sus propias manos 10.000 flores de arcilla teñidas con polvos procedentes de relaves de cobre en uno de los espacios más importantes de la ciudad de Londres y uno de los polos culturales de referencia, Somerset House. La misma intervención llegó después a la plaza de la Ciudadanía, frente a La Moneda. Desde agosto y en forma permanente, Out of Sync se encuentra en el Parque Cultural Huanchaca, tras haber sido donada a la ciudad de Antofagasta por  el artista.

Las obras de Fernando Casasempere son parte de prestigiosas colecciones de todo el mundo, incluyendo el Victoria and Albert Museum de Londres o la colección de Shell Company; el Fine Art Museum de Boston y el Harvard Art Museum, encontrándose también presentes en colecciones privadas en Reino Unido, Estados Unidos y países de Latinoamérica.

Encuentro con el público

En el marco del Día del Patrimonio, que se celebrará el próximo domingo 29 de mayo, Fernando Casasempere sostendrá un encuentro con el público, explicará la instalación que hizo el hall central del MNBA y responderá preguntas. La actividad será a partir de las 17 horas y es gratuita.

Foto principal: Michael Harvey.