Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 13 de abril de 2024


Escritorio

Deudores educacionales buscan instalar condonación en debate presidencial

Con la puesta en marcha de la carrera presidencial, el movimiento Deuda Educativa busca instalar en las campañas de los candidatos la demanda por la absolución de la obligación de pago de créditos universitarios.

Tania González

  Sábado 1 de octubre 2016 11:14 hrs. 
00deuda

Compartir en

Un grupo de jóvenes desde hace unos años se han organizado para apuntar en la bandera de lucha del movimiento estudiantil, la demanda por la condonación de la deuda de los créditos universitarios o la disminución del porcentaje de pago.

Con la interposición de la primera de siete demandas judiciales contra los bancos por la imposición de cláusulas abusivas en los contratos y la presentación de un proyecto de ley impulsado por la diputada comunista Camila Vallejo para que se eliminen dichos créditos, los endeudados ahora buscan que los aspirantes a La Moneda en las próximas presidenciales aborden este tema en sus programas.

El sociólogo académico de la Universidad de Central, Felipe González, quien desde hace un tiempo está estudiando el fenómeno de los deudores educacionales, en el marco de una última asamblea del movimiento Deuda Educativa, indicó que en los países con alta desigualdad las deudas se ocupan para gobernar, puesto que el Estado evita enfrentar el problema fundamental de la distribución de los ingresos.

“Esto funciona pero tiende a colapsar porque no se puede estar comprando tiempo siempre, hay un momento en que hay que enfrentar el problema de la desigualdad. Además, las deudas distribuyen el poder en la sociedad en favor de ciertos actores que son Estados muy poderosos o corporaciones, bancos o retailers en el caso de Chile, en detrimento de las personas. A nivel mundial estos mercados se han expandido en las capas medias bajas y bajas, la innovación financiera ha permitido prestarle plata a quienes tradicionalmente no se les hubiera prestado”, indicó.

González expuso que en Estados Unidos existen también las huelgas de deudores educacionales que defraudados de sus instituciones con fines de lucro y carreras que no pudieron ejercer, han recurrido a la política del no pago y ahora, la condonación de la deuda es tema para las campañas de los presidenciables.

El sociólogo aseguró que de forma similar en nuestro país, ningún candidato podrá desmarcarse del problema que en el futuro se transformará en un conflicto económico con habitantes que no se comprarán casas, que no emprenderán negocios y se atrasarán la decisión de formar familias.

El vocero del movimiento Deuda Educativa, Juan Pablo Rojas, comentó que distinto a lo que ha planteado otro colectivo de estudiantes con la intención de no pagar las deudas, su agrupación advierte que quien no pague recibirá demandas de los bancos y caerán en Dicom, en consecuencia, apuestan por otro tipo de estrategias de presión.

“La ley con la que se creó el Crédito con Aval del Estado, tiene un diseño tan cruel que lo que busca es justamente que las personas no paguen para beneficiar al banco. Si uno no paga, el Estado le paga al banco la deuda. Por lo tanto, nosotros optamos porque el Estado asuma un rol de defensa de las personas que están endeudadas no solo por el CAE, sino también por Crédito Corfo, Fondo Solidario, Súper estudio, y que condone directamente las deudas”, expresó.

Juan Pablo Rojas añadió que hay que reflotar iniciativas parlamentarias que respondan a la demanda social como la propuesta que presentó hace unos años la diputada radical Marcela Hernando, donde se buscaba crear un mecanismo para condonar los intereses de quienes son deudores del Fondo Solidario.

No obstante, en este grupo de alumnos y ex alumnos que protestan existen casos particulares que no han tenido la suficiente atención pública: los que solicitaron un crédito Súper Estudio.

Egresada de la Pontificia Universidad Católica, Francisca Zamorano, explicó que la particularidad de su crédito en comparación a los otros, es que es de consumo, no tiene intermediarios y lo tienen los bancos De Chile y Santander.

“Es un crédito que se le ofrecía a los cuentacorrentistas del banco como una forma más fácil que acceder a un CAE, porque está destinado a familias de clase media-media. Egresas y tienes un año de gracia que en realidad es ficticio ya que uno sigue pagando la misma cuota de interés que pagó en los cinco años de universidad. Una vez que terminas con esto, el banco te dice que tienes cinco años para pagar y por lo tanto, las cuotas son de 500 mil pesos mensuales que no tienen relación con tu sueldo ni si estás cesante, el banco empieza a facturar”, explicó.

La ex alumna advirtió que cuando se pide el crédito en el papel no queda fijada la cantidad de cuotas, siendo solo un acuerdo de palabra que arbitrariamente puede ser modificado por el banco. Dicha situación complicó a Francisca Zamorano quien decidió recurrir a la Superintendencia para que interviniera y se respetaran los años en un principio pactados.

El último acto de protesta del Movimiento Deuda Educativa fue una velatón por el anuncio del Gobierno del Presupuesto 2017, en los próximos días interpondrán una demanda en contra del Banco Estado y en lo que resta de la administración de la Presidenta Michelle Bachelet seguirán movilizándose con el propósito de que se cumpla con el compromiso de crear un comité de expertos que busque solución al problema que viven miles de endeudados.

Síguenos en