Diario y Radio U Chile

Escritorio

Opción No se impone en plebiscito por acuerdos de paz en Colombia

Por un estrecho margen, la opción No en el plebiscito que debía ratificar o rechazar los acuerdos de paz alcanzados con las FARC por el gobierno colombiano, se impuso abriendo la incertidumbre sobre el futuro de las relaciones entre la guerriila y el Estado de Colombia.

Diario Uchile

  Domingo 2 de octubre 2016 21:33 hrs. 
plebiscito-colombia

Con el 50,23  por ciento de los votos, los colombianos dijeron no -de manera sorpresiva- al acuerdo de paz negociado por el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), lideradas por Rodrigo Londoño, alias Timochenko, lo que deja en estado de incertidumbre el futuro de este pacto.

Si bien en la víspera diversas empresas encuestadoras pronosticaron un holgado triunfo de la opción Sí, lo cierto es que la votación clave de departamentos como Antioquia (cuya capital es Medellín) y Bucaramanga, en donde se impuso con ventaja la opción No, terminaron por inclinar la balanza en estrecho resultado para esta opción.

Timochenko, a través de la lectura de una declaración pública, lamentó los resultados y señaló que estos abren un desafío aún mayor para el futuro político de la guerrilla, no obstante aseguró que las FARC “mantienen su voluntad de paz”.

“Las FARC lamentan, profundamente, que el poder destructivo de los que siembran odio y rencor, haya influido en la opinión de la población colombiana. Con el resultado de hoy, sabemos que nuestro reto como movimiento político es todavía más grande y nos requiere más fuertes. Las FARC-EP mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro. Al pueblo colombiano que sueña con la paz, que cuente con nosotros. La paz triunfará”.

Por su parte, el presidente Juan Manuel Santos reconoció la derrota en el plebiscito, al mismo tiempo que anunció que el cese del fuego bilateral continuará, a pesar de estos resultados.

“Yo los convoqué a que decidieran si respaldaban o no el acuerdo para la terminación del conflicto con las FARC y la mayoría, así sea por un estrechísimo margen, ha dicho que No. Soy el primero en reconocer este resultado (…) El cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo sigue vigente y seguirá vigente”.

El Mandatario sostuvo que desde este mismo lunes convocará a todos los sectores políticos y sociales de Colombia para reiniciar el diálogo y ver los pasos a seguir en este proceso.

“Mañana mismo convocaré a todas las fuerzas políticas, y en particular a las que se manifestaron hoy por el No para escucharlas, para abrir espacios de diálogo y determinar el camino a seguir. Siempre he creído en el sabio consejo chino de buscar oportunidades en cualquier situación, y aquí tenemos una oportunidad que se nos abre con la nueva realidad política que se manifestó a través del plebiscito. Buscar puntos de encuentro y de unidad es ahora más importante que nunca, y es lo que vamos a hacer”.

Mientras, tanto el gobierno colombiano como las mismas FARC han sido explícitos en señalar antes del plebiscito de este domingo, que los acuerdos no son renegociables, desde la oposición al presidente Santos plantean que es necesario revisar los alcances de los pactos firmados en La Habana y que fueran refrendados en una ceremonia oficial en Cartagena de Indias.

De hecho, Carlos Antonio Lozada, jefe guerrillero, señaló en la previa a este proceso que “no existe la más mínima posibilidad de que lo acordado en La Habana sea renegociado; lo acordado, acordado está y no existe esa posibilidad”.

Aunque, al mismo tiempo matizó sus dichos señalando que, en caso que ganase el No tal como ya ha ocurrido, “no significa que eso tenga que dar al traste con el proceso, porque la paz como derecho síntesis no puede llevarnos a tomar esa decisión de seguir con una guerra tan dolorosa”.

Uno de los grandes derrotados con estos resultados es el mismo presidente Juan Manuel Santos, quien puso en juego todo su capital político para sacar adelante estos acuerdos de paz, mientras que su otrora aliado y ahora acérrimo opositor, el ex presidente Álvaro Uribe, ha logrado posicionarse en el escenario político colombiano, toda vez que fue uno de los voceros más visibles de las campañas que llamaban a votar No en el plebiscito.

De todos modos, de mantenerse el cese del fuego bilateral entre el gobierno y la guerrilla, al menos lo enfrentamientos entre ambos mandos debiesen seguir congelados, a la espera de lo que sucederá con estos acuerdos, si es que habrá una renegociación, esta vez con la participación de los actores políticos que enarbolaron las banderas del No, o si se produce el llamado a una Asamblea Constituyente, opción planteada desde un principio por las FARC, en donde todos los sectores sociales se sienten a conversar.