Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 3 de octubre de 2022

Escritorio

Codeff denuncia desregulación de industria salmonera en Aysén

La utilización indiscriminada de pesticidas por parte de la industria salmonera en lugares protegidos por el Estado evidencia una fiscalización deficiente de esta actividad, y ha causado que al menos 34 sectores de mar se imposibilite la vida acuática.

Tania González

  Miércoles 26 de octubre 2016 18:37 hrs. 
salmon

Compartir en

Basados en un estudio realizado entre los años 2010 y 2015, representantes del Comité de Defensa de la Flora y Fauna (Codeff) denunciaron el impacto ambiental de la industria salmonera en la Reserva Nacional Las Güaitecas de la Región de Aysén.

El análisis detectó 34 sitios de mar en Aysén donde la salmonicultura intensiva generó condiciones que imposibilitan la existencia de vida acuática. En consecuencia, desde la Codeff confirman que los organismos reguladores de la actividad acuícola, como la Subsecretaria de Pesca y el Servicio Nacional de Pesca, han generado mecanismos de protección ambiental insuficientes.

Así lo expuso en entrevista con Radio y Diario Universidad de Chile, el director de la organización ambiental, Peter Hartmann, quien además añadió la irregularidad en el control de la “caligidosis”.

“Hay una gran cantidad de centros afectados por caligus, un piojo marino. Eso lleva a que las empresas empiecen a utilizar una gran cantidad de pesticidas para eliminarlo. Estar usando pesticidas en un área silvestre protegida del Estado es anti ambiental, lo peor es que no se sabe el efecto de esos pesticidas porque no se han estudiado acá en Chile”.

Hartmann recordó que en septiembre una auditoria de Contraloría a la Subsecretaria de Pesca, dio cuenta de que la institucionalidad no estaría cumpliendo con sus funciones, entre las que se anotan el evitar condiciones anaeróbicas o sitios ambientalmente colapsados.

El ambientalista hizo referencia además a nuevas acciones de Codeff presentadas por daño ambiental en las municipalidades de Aysén y Cisnes, que actualmente están en manos del Consejo de Defensa del Estado.

“Volveremos a presentar acciones por la vía administrativa, vamos a llamar la atención a Conaf de que tiene que cuidar sus áreas silvestres protegidas, ellos son los administradores. Vamos a recurrir nuevamente a la Contraloría para ver qué más se puede hacer”.

20 centros de engorda de los más de 30 identificados en la Región de Aysén, pertenecen a la Reserva Nacional Las Güaitecas que, a juicio de los ambientalistas, carece de un plan de manejo, infraestructura y guardaparques para su protección. Asimismo, muchos de los centros habrían sido sometidos a evaluación ambiental solo con la aprobación de una declaración, es decir, sin estudio en terreno.

Síguenos en