Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 27 de noviembre de 2021

Escritorio MENÚ

Felipe Kast: “El discurso nacionalista siempre da votos”

El diputado de Evópoli criticó a los precandidatos de Chile Vamos, particularmente a Manuel José Ossandón, por las recientes declaraciones en las que anuncian “mano dura” contra los inmigrantes. “En lo que podemos caer es en asociar migrantes igual delincuencia, esa asociación es muy mala para cualquier país”, aseguró.

Gonzalo Castillo

  Miércoles 30 de noviembre 2016 20:36 hrs. 
kast


Luego que los precandidatos presidenciales de Chile Vamos, Manuel José Ossandón y Sebastián Piñera hicieran énfasis, con matices, en la necesidad de endurecer las leyes contra los inmigrantes, y que la misma coalición recogiera estos puntos de vista y anunciara propuestas en este sentido, una serie de críticas se han levantado en su contra.

Si bien, desde un primer momento fue la Nueva Mayoría quienes manifestaron con más vehemencia estos cuestionamientos, en las últimas horas uno de los precandidatos presidenciales de la oposición, el diputado de Evópoli, Felipe Kast, también ha criticado estas opiniones vertidas por personeros de su propio sector.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el ex ministro de Desarrollo Social llamó a modernizar la Ley Migratoria y llamó a evitar caer en el riesgo de imponer un discurso propio de un “nacionalismo prehistórico” que asocie a los inmigrantes con delincuentes.

De todas maneras, Kast prefirió apuntar sus dardos hacia Ossandón más que a Piñera a la hora de personificar sus críticas.

¿Qué opinión le merece el debate sobre inmigración de los últimos días?

Lo primero es que tenemos una Ley Migratoria que está muy obsoleta, y es muy sano que la actualicemos. El gran riesgo que hay es que en esta discusión algunos empiecen a tratar de asociar a los inmigrantes con ciertos estigmas, y eso claramente le haría mucho daño a la sociedad, y generaría un riesgo de un nacionalismo bien prehistórico, donde vemos a quienes llegan al país como una amenaza, en lugar de verlo como una oportunidad, como ciudadanos, como seres humanos que tienen derechos y deberes como todos los chilenos. Y adicionalmente, los datos muestran que no existe mayor incidencia en la delincuencia como algunos quieren tratar de hacer ver, y eso creo que es importante decirlo con todas sus fuerzas, para no generar sensaciones equivocadas, más aún cuando la relación es bien clara, de hecho hay más incidencia en delincuencia entre chilenos que extranjeros, como porcentaje del total de chilenos y extranjeros, respectivamente. Eso no significa que no tengamos que atacar la delincuencia, atacar a los narcos, a las bandas, pero lo que es malo es ponerle un apellido, porque hay que atacarlos porque son delincuentes, porque son narcos, no hay que atacarlos porque son inmigrantes. Eso es muy importante tener cuidado a la hora de legislar, y por eso creo que es tan populista la opción que tomó Ossandón de tratar de generar una sensación que es bastante compleja.

Justamente, el precandidato Ossandón y Sebastián Piñera se han manifestado, de alguna manera, desde esta perspectiva ¿Cree que se está importando un discurso xenofóbico, que a juzgar por la experiencia de Donald Trump en EE.UU., da muchos réditos electorales?

El discurso nacionalista siempre da votos, por eso es muy riesgoso que los líderes caigan en la tentación de tratar de generar una segregación ‘ellos-nosotros’. Por lo mismo hay que tener mucho cuidado, en esto no nos podemos equivocar. Por lo mismo, Evópoli es muy necesario, porque le informa a Chile que hay una centro derecha inclusiva, hay una centro derecha propiamente liberal, que no está dispuesta a ceder en estas materias.

¿Chile Vamos está cayendo en esa tentación?

No. De hecho yo he conversado con todos los parlamentarios y nadie quiere caer en eso. Se generó, creo, una espuma de sensaciones que es muy negativa que, insisto, quien la empezó fue Ossandón, de hecho el mismo Piñera aclaró que por ningún motivo quiere discriminar a nadie, ley pareja, pero la primera propuesta que vino en esa lógica, casi que una vez que te detengan por sospecha, un inmigrante eventualmente sea expulsado aunque no haya sido procesado. Este riesgo de ocupar prejuicios en las expulsiones es algo que no podemos tolerar.

Usted ha planteado que este gobierno no ha enviado proyecto alguno de reforma a la Ley Migratoria, en circunstancias que la administración anterior sí ingresó una iniciativa al Parlamento sobre este tema.

Efectivamente, el gobierno anterior envió un proyecto bastante bueno, que el gobierno nuevo, en su legítimo derecho cuando llegó en 2014, dijo ‘no, no vamos a tomar este proyecto’, cosa que fue un error porque podrían haberlo corregido, pero esas muestras de orgullo, de no partir con un proyecto que fue enviado por un gobierno anterior -que es una estupidez-, decidieron no hacerlo. Y nos dijeron que en enero de 2015 iban a mandar un proyecto de ellos. Eso nunca ocurrió, y todavía no tenemos proyecto, entonces estamos en el peor de los mundos: no hemos avanzado nada en los últimos dos años y medio, y los mismos migrantes siguen esperando, si la Ley de Migrantes es muy mala, la atención hoy día es muy precaria en Chile, y los chilenos también queremos que haya una Ley de Migrantes que, efectivamente, tengamos un filtro mínimo de dar las visas bien otorgadas, acá hay varios modelos muy buenos, uno de ellos es el de Nueva Zelanda que funciona muy bien. No es muy difícil copiar buenas experiencias internacionales.

Qué debe hacer la clase política en general, para evitar que se instale un discurso xenófobo, y como usted mismo ha dicho, peligroso para nuestra sociedad.

Lo primero es reconocer que estas presunciones de que hay más delincuentes entre los inmigrantes es falsa, y los datos lo demuestran. Lo segundo es modernizar la Ley de Migrantes, porque, efectivamente, hoy día tenemos una ley muy anticuada de los años 70, y por lo tanto tenemos situaciones en donde el proceso no funciona bien, tanto para los migrantes como para la llegada de los migrantes, por lo tanto hay que modernizarla, si aquí nadie dice que no hay que hacer nada. Pero en lo que podemos caer es en asociar migrantes igual delincuencia, esa asociación es muy mala para cualquier país, y espero que Chile no caiga utilización política porque le haría mucho daño a una centro derecha moderna, inclusiva, y no caigamos en esos extremos que hemos visto en Europa y en otras partes.