Diario y Radio U Chile

Escritorio MENÚ

Robos e indiferencia institucional: el presente de la compañía de Andrés Pérez

El próximo martes 3 de enero se conmemorarán 15 años del fallecimiento del director de “La Negra Ester”. Por ello, la Compañía Gran Circo Teatro le rendirá un homenaje que se desarrollará en el marco de una grave crisis que vive la agrupación.

Abril Becerra

  Domingo 1 de enero 2017 21:11 hrs. 
la-negra


El sol golpea la casona de República #301. Dos o tres autos pasan lentamente por el sector. Un grupo de estudiantes conversa desinteresadamente a una cuadra del lugar. Ninguno de ellos prevé que al interior de esa antigua arquitectura se conserva uno de los patrimonios más importantes de las artes escénicas del país.

La casa es el centro de operaciones de la Compañía Gran Circo Teatro fundada en 1988 por el actor, coreógrafo y director Andrés Pérez. Adquirida a través de Bienes Nacionales, la residencia se ha transformado en un centro cultural y en un museo que conserva las vestimentas originales de La Negra Ester y los trofeos adquiridos por la agrupación.

Casona de la Compañía Gran Circo Teatro.

Casona de la Compañía Gran Circo Teatro.

Hace unas semanas el lugar fue saqueado. Primero se llevaron los equipos de Andrés Pérez Ramírez, hijo del director, quien recorre el país realizando intervenciones circenses; luego, se llevaron las pantallas led que la Compañía utiliza para sus montajes.

“Estábamos preparando un viaje de Andrés Pérez Ramírez con dos extranjeros. Él hace motocultura y esto significa que él se mete en los pueblos y hace circo. Esa motocultura la comparte con gente que quiere conocer lo que él está haciendo. Entonces, andaba una fotógrafa rusa y un británico y preparamos el viaje y como a las 1: 30 nos acostamos y al día siguiente cuando se levantaron para partir, faltaban cosas. En verdad el que perdió más fue el muchacho británico. Sus implementos equivale a 800 dólares”, comenta Rosa Ramírez, quien hoy dirige la Fundación Andrés Pérez.

El segundo desfalco se produjo días más tarde, luego de haber presentado funciones de El Cerco de Leningrado.

“Mordernos entre nosotros los trabajadores no corresponde. Tenemos que aprender a conocernos en este país, porque nosotros no somos el enemigo. El Gran Circo Teatro y la Fundación trabaja para compartir con los sectores más pobres, con quienes la están pasando mal”, recalca la actriz, quien además dice que sin el material hurtado no podrán realizar las funciones programadas para enero próximo.

Rosa Ramírez relata que luego del allanamiento Carabineros se presentó en el sector “sin mayor interés”. Asimismo, sostiene que la Compañía ha sido sancionada en diferentes ocasiones producto del toldo que mantiene en su patio para presentar las obras. “Cada tres meses me multan porque la carpa es ilegal. Cuando eso pasa Carabineros corre, pero cuando se trata de este tipo de cosas, no hacen su trabajo”, dice la protectora del legado de Andrés Pérez.

El presente de la Negra

En 1987 Andrés Pérez comenzó a trabajar en el montaje de La Negra Ester. Todo partió porque el director, quien venía de haber trabajado en Francia con el Theatre du soleil, llegó a Chile con la idea de crear una pieza popular con elementos circenses.

“Él era un joven muy inquieto, muy introvertido, pero tenía clarísimo lo que quería hacer, entonces siempre tuvo una capacidad de liderazgo bastante importante, por ende, fue muy fácil que él convocara a nuestros compañeros”, recuerda la actriz Rosa Ramírez.

“Además, estábamos en un momento político importante. Estos eran los albores de la Unidad Popular, entonces los jóvenes, en general, eran muy participativos, muy activos y muy propositivos, características que también movieron a Andrés. La diferencia de él con otros jóvenes quizás era que él creía que a través del teatro se podían generar grandes avances sociales, educar”, añade.

Apuntes de teatro / Pontificia Universidad Católica de Chile, Escuela de Teatro. Santiago : La Escuela, 1987- (Santiago : Alfabeta) v. nº 98, otoño- invierno, (1989) p

“La Negra Ester”, Compañía Gran Circo Teatro, dirigida por Andrés Pérez.

La Negra Ester se estrenó  el 9 de diciembre de 1988 en una plaza de Puente Alto. El montaje de inmediato despertó el interés de los asistentes, por lo que la obra se trasladó a la terraza Caupolicán del cerro Santa Lucía.

Más tarde la pieza alcanzó una fama internacional: fue presentada en Europa y en distintos países de Latinoamérica.

“A mí lo que siempre me motivó fueron las ganas de trabajar con Andrés. Para mí siempre fue la posibilidad de experimentar, de aprender. A veces Andrés no llegaba con la idea tan clara, entonces nosotros investigábamos e íbamos explorando. Las estéticas iban saliendo en los montajes. La Negra Ester se armó con horas y horas de ensayo. Nos equivocábamos entremedio, a veces estábamos cansados, aburridos y en ocasiones trabajábamos entre 10 y 14 horas. Fue una obra que se hizo en el momento apropiado y con los actores apropiados”, relata Ramírez.

En 2018 La Negra Ester cumple 30 años. Por ello, la Compañía pretende exhibir el trabajo a lo largo de todo el país. Sin embargo, un grave conflicto económico podría colocar en duda el proyecto.

“Nosotros nos reunimos el año 87 y de ahí hasta el día de hoy hemos continuado con unos momentos muy lindos y otros muy duros. El 2018 queremos hacer una gran gira, pero para eso necesitamos de la buena voluntad y de la generosidad del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), porque su rol es apoyar las obras teatrales y creo que tener que llenar un currículo para decir de qué se trata La Negra Ester es ridículo. Pero también necesitamos contar con el apoyo de la empresa privada, porque hoy todo es caro y somos 26 personas que tenemos que movernos para poder montarla”, subraya la gestora.

Además, la actriz señala que con la obra se están celebrando múltiples hitos. “Lo primero es que por primera vez hubo un creador que tuvo la gentileza de poner en escena a personajes que siempre han sido castigados: las prostitutas y los borrachos”, indica.

“También esta gira será una muestra de cariño hacia la persistencia del teatro independiente de este país o en cualquier país de Latinoamérica, porque es costoso y difícil mantenerlo, porque siempre los recursos son pocos sobre todo en Chile que funciona harto el amiguismo. Nosotros todo lo autogestionamos, postulamos a fondos, pero no siempre al Fondart, porque el Fondart no es el único. Además, hace muchísimos años que no ganamos un fondo de Gobierno y no creo que sea porque no sabemos hacerlo”, recalcó Ramírez.

El homenaje 

Andrés Pérez fue uno de los directores teatrales que colocó como protagonista a los personajes populares. Su aporte fue tal que en 2006 se tomó como fecha para celebrar el Día del Teatro Nacional el 11 de mayo, fecha del natalicio del actor.

El próximo 3 de enero, en tanto, su legado será celebrado en la casona del Gran Circo Teatro. Durante la actividad se presentarán músicos como Francisco Villa y Roberto Márquez. Además, Rosa Ramírez ejecutará un monólogo, mientras que Andrés Pérez Ramírez, realizará una muestra circense.

La casa museo también abrirá sus puertas para que el público repase el legado del director. Esto, a partir de las 17:00 horas y con aporte voluntario.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.