Diario y Radio U Chile

Año XIII, 25 de febrero de 2021

Escritorio MENÚ

Los esfuerzos de la ciencia por mejorar las condiciones de vida en la tercera edad

Por estos días se desarrolló la Cuarta Escuela Internacional de Verano sobre Envejecimiento. Los avances científicos con enfoque transdisciplinario, las políticas estatales de financiamiento la investigación y los daños integrales que produce en la tercera edad un sistema de pensiones injusto, fueron los temas centrales.

Victoria Viñals

  Domingo 15 de enero 2017 12:15 hrs. 
ancianos-en-chile


Demencia, Alzheimer, hipertensión, diabetes, caídas frecuentes, osteoporosis ¿Por qué se dan de manera más frecuente en la edad adulta? ¿Por qué se asocian a la tercera edad, si los jóvenes, e incluso los niños también las padecen? Hasta hace algunos años se sabía que la salud tiene dos componentes: los genes con que se nace y el medioambiente.  Esta explicación continúa siendo vigente para los jóvenes, pero resultaba insuficiente para dar cuenta de los problemas de la salud en la adultez mayor.

Recientemente se ha observado que el envejecimiento, en sí mismo, tiene características propias que están en constante interacción con los genes y el medioambiente. Si bien durante décadas se han investigado estos dos elementos, es poco lo que se ha conocido respecto a la vejez como estado particular del cuerpo y sus interferencias con la salud. En este sentido, la investigación actual está modulando, es decir, estudiando las causas de fondo de las enfermedades en la vejez. Si hasta ahora el modelo de aproximación a la salud en la tercera edad estaba enfocado en atender enfermedad por enfermedad, actualmente se están desarrollando toda clase de investigaciones orientadas a abordar el envejecimiento como un estado particular de la vida, que se interrelaciona con lo demás. Estos estudios se conocen como gerociencia y fue uno de los puntos centrales abordados en la IV Escuela Internacional de Verano sobre Envejecimiento.

En este sentido, y por primera vez, los científicos están estudiando por qué los adultos mayores pierden masa muscular, densidad ósea, por qué tienen todas las enfermedades que tienen y por qué se producen con mayor frecuencia en la edad adulta. De esta forma, “modular” se ha vuelto un asunto central que alude precisamente a ir al punto de origen para evitar o disminuir las causas provocadas por el envejecimiento. Buscar de manera científica, comprobada y profunda, la razón última que produce que  los adultos mayores se caigan y se fracturen la cadera, por poner un ejemplo.

La idea, entonces, es conocer qué es lo que pasa específicamente en el envejecimiento para actuar antes de que se produzcan las enfermedades. Como en el caso del embarazo, se acepta que la mujer pasa por un estado particular del organismo, la vejez también constituiría un estado con sus propias particularidades y las enfermedades desarrolladas en estos periodos tendrían causas, efectos y consecuencias, específicas y distintas del desarrollo de las mismas patologías desarrolladas en la juventud, por ejemplo. Esta comprensión del asunto ha significado la introducción de importantes cambios  en el ámbito de la medicina.

“Actualmente,  cada dolencia es tratada de manera individual por un especialista aislado. Esta relación avanza hacia la desaparición. Ahora se apuesta a evaluar y tratar de manera integral las patologías y enfermedades del adulto mayor, lo que supone un cambio muy importante porque van a desaparecer las especialidades, lo que remece todo el sistema de salud”, explica Alicia.

Gerociencia e investigación transdisciplinaria 

La Escuela Internacional de Verano sobre Envejecimiento,  organizada originalmente por el Dr. Jorge Allende, se realiza desde el 2012. Hace algunos días se desarrolló la cuarta versión del encuentro que constituye un espacio académico con enfoque transdisciplinario para analizar desde diferentes perspectivas la complejidad del envejecimiento poblacional en nuestro país.

En este contexto, la investigación transdisciplinaria tiene como principal objetivo superar la desconexión entre la producción de conocimientos y la demanda por conocimientos necesarios para contribuir a la solución de grandes problemas de la sociedad. En este sentido, la investigación transdisciplinaria se requiere cuando el conocimiento sobre un problema socialmente relevante es incierto, cuando la naturaleza concreta del problema está en disputa y cuando existe mucho en juego para aquellos afectados por el problema e involucrados directos en su solución.

Este año, se realizaron importantes clases magistrales dictadas por reconocidos académicos e investigadores nacionales y extranjeros.

Judith Sixsmith, académica e investigadora de la Universidad de Northampton (en Reino Unido), se refirió a la importancia simbólica del hogar, para mejorar las condiciones del envejecimiento. La doctora afirmò que el hogar de los adultos mayores constituye algo asì como “el almacén de las memorias”, donde la persona conserva su libertad, estabilidad e indepencia, en tanto que constituye un espacio de proteccion ante el estado de fragilidad que propicia la vejez.

El Dr. Gustavo Duque de la Universidad de Melbourne (Australia), visitó Chile en el marco de la Escuela de Verano y también para ofrecer una conferencia en el Congreso del Futuro. El investigador se refirió a las bases celulares y moleculares de la interacción entre huesos y músculos como base de la Fisiopatología. Sus últimos descubrimientos aportaron a la redefinición de la enfermedad conocida como osteosarcopenia, de los diagnósticos y de las intervenciones en los pacientes que la padecen. Además, el experto aludió a la importancia de las ciencias para fundamentar las acciones en salud.

Por su parte, el académico e investigador de la Universidad Católica del Maule, Eladio Mancilla explicó cómo la preservación de la reserva funcional en el adulto mayor mediante el ejercicio moderado (los 10 mil pasos diarios), contribuye a mitigar la inmunosenescencia. El académico hizo hincapié en cómo resulta urgente prevenir desde la infancia, realizando ejercicio físico constantemente, para asegurar una calidad de vida óptima durante la vejez.

Un segundo aspecto central de la Escuela Internacional de Verano, tuvo que ver con la presentación de Gero. Financiado por el Fondo de Financiamiento de Centros de Investigación en Áreas Prioritarias (Fondep), Gero es un centro que estará dedicada a desarrollar investigación científica sobre el envejecimiento.

Parte de las novedades que trae este proyecto, son investigaciones biológicas y clínicas. En la primera, se están estudiando las proteínas al interior de las neuronas  que serian las causantes del Alzheimer.

En la parte clínica se está realizando una investigación orientada a refijar las escalas de mediciones internas del cuerpo. Actualmente, se trabaja con indicadores de razas caucásicas, y se aplican los mismos criterios para jóvenes y adultos mayores. El objetivo es construir nuevos indicadores que reflejen mejor la realidad específica de los chilenos de la tercera edad, lo que permitiría determinar con mayor precisión los balances internos del cuerpo.

Además de las conferencias, se realizaron trabajos de investigación en tres áreas: Gerociencia, movilidad en la tercera edad y pensiones. Cada grupo de investigación estaba conformado por profesionales de distintas áreas que trabajan directamente con adultos mayores.

Las propuestas finales presentadas por cada comisión entregaron diagnósticos de la situación actual del país y realizaron propuestas para intervenir de manera específica en cada una de las materias. El equipo de movilidad, planteó la necesidad urgente de la creación de un Plan Nacional de Movilidad, que desarrolle políticas de preservación de la funcionalidad en el adulto mayor. La comisión de Gerociencia, propuso por su parte, un estudio clínico de un agente en el tratamiento de la diabetes, que tiene además efectos muy positivos en evitar el deterioro cognitivo de los adultos mayores.

Pensiones como punto crítico

“Ha habido éxitos impresionantes en Salud Pública en este país, en mejoras en las condiciones de vida que son innegables en los últimos 50 años y eso ha llevado a una mayor longevidad. Pero la mayoría de las personas están en un sistema de ahorro forzoso en las Administradoras de Fondos Provisionales y son expuestas, al momento de jubilar, a ganar un tercio de sus ingresos anteriores. Entonces la pregunta que nos hacemos muchos viejos es: ¿Para qué vivir más, si las condiciones van a ser tan dramáticas?”, se pregunta Benjamín Suárez, coordinador de la Red Transdisciplinaria sobre Envejecimiento de la Universidad de Chile.

El también coordinador de la Escuela de Verano agregó que la gente está viviendo más y no cambian las políticas de apoyo: “Estamos en un universo de pensiones muy exiguas que condenan a las personas mayores que han tenido ingresos relativamente razonables, a una vida de pobreza y de restricciones en la peor etapa posible, cuando comienza la vulnerabilidad, los problemas de dependencia y eso tiene aspectos que afectan los derechos de las personas”.

En términos generales, esta cuarta versión del evento estuvo marcada por la urgencia de dejar en claro, que si bien desde la ciencia, se ha apostado por alargar la vida y mejorar la salud, el factor ambiental es de suma relevancia, en tanto constituye la clave no sólo para llegar a adulto mayor, sino que en buenas condiciones que garanticen la autonomía y la tranquilidad.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.