Diario y Radio U Chile

Año XII, 29 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Los problemas que enfrenta la U. de Aysén a poco más de un mes de iniciar clases

La falta de infraestructura y la adaptación de espacios para hacer clases podrían generar inconvenientes a la primera generación de alumnos del plantel regional.

Diario Uchile

  Lunes 6 de febrero 2017 12:03 hrs. 
u de aysen


En total, serán 92 los alumnos que llegarán al primer día de clases en las seis carreras que se impartirán desde el año académico 2017.

Esos 92 alumnos comenzarán sus clases en el ex Hotel Coyhaique, un refaccionado edificio ubicado en la calle Obispo Vielmo, detrás del Hotel Dreams.

Sin embargo, a poco más de un mes de comenzar las clases, dicho edificio aún no luce como universidad. De hecho, las clases serán impartidas solo en tres salas, además de otros espacios habilitados como laboratorios, salas de estudio y sala de profesores.

En cuanto al mobiliario, sillas y mesas, las que están dentro de las salas son antiguas e improvisadas mientras llega el mobiliario oficial que ya fue comprado pero que arribaría a la región cuando las clases ya hayan comenzado.

Tampoco hay computadores ni pizarrones ni otros artículos básicos para impartir las asignaturas.

El mayor problema es que para el primer año de clases no habría problema con contar solo con estas tres salas, según indican desde la casa de estudios. El problema es para el próximo año, cuando se supone que el número de alumnos se duplicará.

Otro de los problemas es el alto costo que significa el arriendo del ex Hotel Coyhaique como sede del plantel universitario: unos 20 millones de pesos mensuales.

Dicha cifra dista mucho del precio por que la ex rectora Roxana Pey estaba negociando las instalaciones del Colegio Shaddai que era cerca de un cuarto de lo que se paga ahora.

La administración encabezada por María Teresa Marshall defiende la ubicación actual en calle Obispo Vielmo debido al emplazamiento en un lugar tranquilo, en medio de un entorno natural.

Por otro lado, el edificio en el que funcionaban las oficinas administrativas de la Universidad de Aysén, en calle General Parra, tenía graves problemas estructurales, eléctricos, de agua potable y falta de accesos que finalmente obligó a cerrar dichas instalaciones, mientras se espera por un acuerdo con el MOP para la rehabilitación del edificio.

Una serie de problemas que podrían incidir en el inicio de clases de la primera generación de la esperada Universidad de Aysén.

*Por El Divisadero