Diario y Radio U Chile

Año XII, 24 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Ruido: el enemigo nocturno de los santiaguinos

Este miércoles el Ministerio de Medioambiente actualizó el mapa de ruido que mide 35 comunas del Gran Santiago. El análisis informó que más de un 19 por ciento de los capitalinos está expuesto a altos niveles de ruido y un 29 por ciento a contaminación acústica nocturna.

Natalia Figueroa

  Jueves 27 de abril 2017 8:37 hrs. 
ruido nocturno


La representación gráfica de la situación acústica de la ciudad muestra que las comunas de Santiago, Puente Alto, Maipú, Las Condes y Ñuñoa presentan índices elevados de ruido. Mientras que Lo Prado, San Joaquín, Huechuraba, Lo Barnechea y Padre Hurtado, tienen niveles bajo la norma que exige la OCDE.

Plaza Italia y la intersección de las calles Manuel Rodríguez con Alameda,  sector cercano a la estación de metro Los Héroes, fueron nuevamente dos de los puntos que registraron mayor contaminación acústica.

El ministro de la cartera, Marcelo Mena, señaló que la  principal fuente de contaminación proviene del tránsito vehicular. Por lo mismo, adelantó que se implementará una Red de Monitoreo para regular los niveles de ruido.

“Con los resultados que arrojan los mapas de ruido y una futura red de monitoreo, se generará información ambiental para analizar la posibilidad de diseñar una futura Norma Primaria de Calidad Ambiental para el contaminante ruido”, sostuvo.

El secretario de Estado reconoció que la tendencia global es que aumente la contaminación de este tipo en las metrópolis.

En ese contexto señaló que en general la política asociada a regular esta índice se vincula con la  mejora de la calidad del aire al tomar medidas respecto del excesivo flujo vehicular.

Según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), el ruido provocado por el tráfico eleva las condiciones para sufrir estrés, hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

El encargado de la Unidad de Control de la Contaminación Acústica de la Municipalidad de Santiago, Nelson Rojas dijo que los vecinos principalmente hacen reclamos por las fuentes de ruido fijas no variables como restaurantes, negocios, construcción y discotecas.

“Se realizan procedimientos de medición con sonómetros en el domicilio de las personas afectadas. Por lo tanto, al momento de hacer los reclamos es importante señalar la disponibilidad que tienen para que el personal haga las mediciones, para posteriormente exigir los parámetros de ruido establecidos”, explicó.

Si las fuentes que emiten esta contaminación acústica no aplica  las medidas que le fueron informadas, el municipio deriva el caso a los tribunales de policía local correspondiente.