Diario y Radio U Chile

Año XII, 8 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

El testimonio del hombre que acusa a Juan Emilio Cheyre de haberlo torturado

En conversación con Diario Universidad de Chile, Nicolás Barrantes detalló la jornada en que se encontró, después de más de 40 años, con el hombre a quien acusa de torturas, en el marco de la Caravana de la muerte.

Maximiliano Alarcón

  Sábado 20 de mayo 2017 14:02 hrs. 





En octubre de 1973, Nicolás Barrantes fue detenido en Ovalle y luego trasladado al regimiento Arica en La Serena, donde fue amarrado y colgado de los pies, boca abajo, para recibir culatazos de parte de militares. Le taparon la vista con un pañuelo, sin embargo, por cuestiones del destino, la venda no tapó por completo su ojo derecho, por lo que pudo registrar momentos de su tortura.

Hoy, el hombre que actualmente reside en Concepción, es querellante en contra de Juan Emilio Cheyre, ex comandante en jefe del Ejército, a quien acusa de ser el responsable de las torturas que recibió en el contexto de la Caravana de la Muerte. Además, el general retirado está imputado actualmente como cómplice de la muerte de Marcos Barrantes, hermano de Nicolás, asesinado en el mismo operativo de la dictadura.

El querellante conversó con Radio Universidad de Chile y entregó detalles del encuentro que tuvo con Cheyre el pasado miércoles, en el contexto del careo que dirigió el ministro de la Corte de Apelaciones de La Serena, Vicente Hormazábal.

Primero hubo una detención, luego un procesamiento y ahora un careo ¿Cómo ha vivido el desarrollo del proceso? ¿Cuáles son las emociones?

Son bastante fuertes las emociones, en el sentido de estar frente a frente a un torturador, a un criminal, porque no me cabe duda de que ese criminal participó en la masacre de las personas en la Caravana de la Muerte. A mí me torturó y me quitó a mi hermano querido, entonces las emociones son fuertes. Pero me encuentro inmensamente satisfecho de que se estén llevando a cabo diligencias tan importantes en ambos casos, tanto en Caravana de la Muerte, que las lleva el ministro Carroza, como en el caso de torturas, que lo lleva el ministro Vicente Hormazabal.

¿Cómo fue volver a encontrarse con Cheyre después de tanto tiempo?

Estaba preparado mentalmente, psicológicamente. Estaba preparado para enfrentar a esta persona. Yo sabía que tenía que mirarlo a los ojos. Lo miré a los ojos y él cambió la vista, miraba para otro lado, porque es culpable de la desgracia que ocurrió.

Él desmintió todo…

Completamente, él niega, dice que estuvo en actividades administrativas en la Intendencia. Yo le dije que cómo puede ser posible, si en ese tiempo estábamos en guerra, las Fuerzas Armadas estaban en guerra contra el pueblo desarmado. A los que eran de la Unidad Popular los tomaban presos, los torturaban, los mataban y los hacían desaparecer. Él niega cosas innegables, no puede negar que estábamos en plena guerra, donde los tipos hacían y deshacían.

¿Cómo reaccionó usted cuando escuchaba a Cheyre negar los hechos?

He escuchado tantas declaraciones de esta persona, que sé que niega descaradamente. Sé que busca argumentos para esconder la verdad, esconde la verdad porque es un cobarde.

¿Usted lo encaró directamente cuando negaba las acusaciones?

Le dije en su cara que él era la persona que me había torturado en el regimiento en La Serena. Lo apunté con el dedo: esta persona me torturó, estoy completamente seguro, cien por ciento seguro de que fue la persona que me torturó. Y fue una sola vez, ni dos, ni tres, ni cuatro. Después me trasladaron a la cárcel, donde estuve 45 días preso, donde no pasó un día en que no escuchara que Cheyre hizo un allanamiento, que tomó prisionero a alguien, que torturó a éste, que llegaban los presos del regimiento todos molidos, porque él los había torturado.

Además de su querella por tortura, también está el caso del asesinato de su hermano donde Cheyre está imputado como cómplice ¿Cree que este antecedente sirve para su causa?

La evidencia y los testigos son muchos, no puede seguir negando lo innegable. La justicia avanza con paso seguro, no puede dictar acusación contra una persona sin estar segura de que él estuvo ahí y que fue cómplice de los crímenes en contra de 15 compañeros, incluido mi hermano.

¿Cuál resultado lo dejaría satisfecho?

Yo lo único que pido es justicia y cárcel efectiva para el criminal. Los otros criminales que están en el juicio también, porque son cerca de 17 personas que tienen que rendir cuentas e ir a la cárcel.