Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 8 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Los ejes programáticos que las candidaturas de izquierda no están dispuestas a negociar

A pocos días de la primera vuelta presidencial las candidaturas extraoficialistas definen los puntos programáticos que no flexibilizarían en caso de una eventual segunda vuelta sin ellas. Acá lo que definen Eduardo Artés, Alejandro Navarro, Beatriz Sánchez y Marco Enríquez Ominami.

Martín Espinoza C

  Miércoles 8 de noviembre 2017 16:48 hrs. 
izq 2


José Antonio Kast lo dice una y otra vez en su franja: este domingo 19 de noviembre no se elige al Presidente de Chile, sino que a las dos candidaturas que disputarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Las encuestas lo reafirman y la historia también. La última CEP entregó cifras poco alentadoras para el progresismo y la izquierda. Ni todas las candidaturas a la izquierda de Sebastián Piñera juntas logran alcanzar el porcentaje al que llegó el ex mandatario. Por otro lado, desde la elección que erigió a Eduardo Frei como el Jefe de Estado que en Chile no se elige a un gobernante en primera vuelta.

En ese contexto, y ad portas de la jornada que probablemente entregará los dos nombres, se abre el debate sobre cuáles son los puntos programáticos que, desde los distintos comandos, serían intransables ante una eventual segunda vuelta sin su participación.

Eduardo Artés ha sido sincero respecto de sus expectativas. Sabe que sus posibilidades de participar del balotaje son prácticamente nulas, y así lo ha señalado en distintas ocasiones. Para su candidatura no existen elementos transables, puesto que “las otras candidaturas están para ver cómo hacer la ‘transaca’. Nosotros no vamos a ir a la ‘transaca’. Y si ellos no van a plantear nuestras posiciones, de solucionar los problemas inmediatos de las personas, nosotros no podemos ni siquiera en sueño votar sobre ellos (…) Nosotros no estamos para jugar a la política, somos políticos y somos revolucionarios”, señaló en su visita al programa Tolerancia 0.

En esa misma línea declara Fabián Vázquez, vicepresidente de Unión Patriótica y candidato a diputado por el distrito 10. El aspirante al Congreso señala que “no vamos a negociar con ninguna otra fuerza, a no ser de que haya un candidato que dijera asamblea constituyente, renacionalización del cobre, echar a las empresas extranjeras de nuestro país, pero lo vemos difícil”. A pesar de existir cierta sintonía entre esas demandas y el programa del Frente Amplio, desde UPA señalan que las propuestas del conglomerado emergente “no es tan radical como nosotros hemos planteado, está dentro de los marcos institucionales”.

Pero esa no es la postura de todas las candidaturas alternativas a los dos grandes conglomerados. Marco Enríquez Ominami no ha dudado en reforzar su ofensiva contra Alejandro Guillier. A pesar de eso, el candidato progresista ha sido el que más se ha abierto a la posibilidad de negociar en caso de una segunda vuelta sin su presencia. Desde el comando su vocero, Camilo Lagos, sigue subrayando esa premisa: “Nosotros le vamos a abrir la puerta a todos los que quieran derrotar a Piñera. Vamos a estar en la caza de la unidad antes que todos. Estamos convencidos de la necesidad de la unidad para seguir avanzando en las reformas, porque Piñera es el retroceso en las reformas”. Al ser consultado sobre si existen puntos programáticos para sostener esa negociación la réplica es tajante: “Vamos a abrirle las puertas a todas las fuerzas de izquierda y centro izquierda para seguir avanzando en el camino de las reformas”.

Desde el comando de Alejandro Navarro no hay espacio para dudas. Guillermo Rioseco, coordinador económico del equipo del senador, reconoce que la negociación es parte de la política, y que en ese sentido se rigidiza la conversación a la hora de hablar de puntos intransables, pero reconoce que existen ejes programáticos que “son muy difíciles de relativizar, de flexibilizar”: “Primero que nada, el cambio constitucional. Una nueva Constitución para Chile es una necesidad de los tiempos, para abordar los cambios que el país necesita. El segundo es el modelo de pensiones. Chile no tiene un verdadero sistema de pensiones, tiene un sistema de ahorro forzoso que por añadidura paga pensiones. El sistema tiene como foco alimentar el mercado de capitales, esa es una prioridad formal para nosotros. El otro es la nacionalización del agua como una riqueza básica del país y también la nacionalización e industrialización del litio”.

La incertidumbre que ha planteado el Frente Amplio respecto al tema de segunda vuelta ya es conocida. Los partidos Igualdad y Pirata publicaron comunicados públicos en los que daban cuenta de su irrestricta oposición a negociar con una candidatura asociada a la Nueva Mayoría, mientras que Izquierda Autónoma ha puesto algunos ejes programáticos sobre la mesa para adelantar el debate. Marilen Cabrera, vocera del Frente Amplio y miembro del Partido Humanista, vuelve a hacer un llamado a la cautela. Según dice los esfuerzos están puestos en la candidatura de Beatriz Sánchez e, independiente de si es ella la que participará del balotaje, evita referirse al escenario ficticio: “No es algo que vayamos a definir antes del 19 lo de apoyos o no apoyos. Estamos trabajando total y absolutamente por que sea la Bea la que vaya a 2da vuelta. No hemos hablado de ninguna posibilidad respecto del tema, no hay pronunciamiento. Todo dependerá de un montón de variables. Cuántos diputados sacaremos como FA, cuántos votos, cuánto porcentaje, el porcentaje de las otras fuerzas. Hay muchos elementos a considerar, por lo tanto difícilmente uno podría en este minuto concentrarse en eso”.

Así, las candidaturas que ofrecen una alternativa a los conglomerados tradicionales comienzan a zanjar los puntos programáticos que deben formar parte de la negociación en caso de quedar fuera del balotaje. La consecuencia sólo podrá ser corroborada pasado este domingo 19 de noviembre.