Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Quilapayún: “Es el momento de mirar atrás y ver qué hemos hecho”

El director del grupo, Eduardo Carrasco, habló en Radio Universidad de Chile del Premio Presidente de la República que acaban de recibir y del concierto del próximo jueves 30 en el Teatro Oriente.

Diario Uchile

  Viernes 24 de noviembre 2017 19:45 hrs. 
18556890_10155138671381405_5175410236482171966_o


“Ya ha pasado mucha agua bajo los puentes y es como el momento de sacar conclusiones”, dijo el director de Quilapayún, Eduardo Carrasco, en conversación con el periodista Patricio López, en la primera edición de Radioanálisis.

Esto, en referencia al Premio a la Música Nacional Presidente de la República que el conjunto acaba de recibir en la categoría música popular, y que también reconoció al musicólogo Luis Merino y al folclorista Jorge Yáñez.

“(Es tiempo) de echar una mirada hacia atrás, ver qué hemos hecho y qué importancia ha tenido. Eso es lo que pasa con un conjunto con tantos años como el nuestro y empezamos entonces a recibir respaldos, premios”, explicó Carrasco.

Por otra parte, Carrasco adelantó detalles del concierto que Quilapayún realizará el próximo jueves 30 en el Teatro Oriente (ver detalles acá) y dijo que será “una especie de resumen de lo que ha sido el Quilapayún en estos 52 años y con muchas canciones nuevas de los últimos discos, de cosas que estamos haciendo ahora”.

“Nosotros no paramos, hemos seguido haciendo cosas muy creativas. Por ejemplo, acabamos de hacer una canción que se llama ‘La paradoja de Olbers’, que es un intento de vincular nuestra música con la electroacústica del ABC Trío, un conjunto argentino de fama mundial y especialista en este tipo de música. Es un intento de música complejo, pero al mismo tiempo expresivo. También hemos hecho cosas campesinas. Además, tenemos toda esa onda teatral que el conjunto siempre ha tenido y estarán las canciones de siempre, obviamente”, explicó.

En la entrevista, el músico hizo un repaso por la historia de Quilapayún y recordó cómo el exilio en Francia cambió su rumbo: “Nos vimos obligados a vivir en otro país, con otra cultura, con otro lenguaje, otras tradiciones y maneras de hacer, todo distinto. Tuvimos que adaptarnos a eso y responder a un público que era mucho más exigente desde todo punto de vista. Eso hizo que nos viéramos obligados a desarrollar toda una parte creativa del conjunto. Es una época muy osada en ciertos sentidos, porque nos metimos en músicas bien complejas y fue una época muy interesante”.

En ese sentido, Carrasco consideró que el reencuentro que el grupo vivió hace 14 años se tradujo también en un nuevo vínculo con el público local: “Como estábamos lejos de Chile no podíamos mostrar eso, no podíamos explicar por qué lo hacíamos y eso no fue asimilado por nuestro público. De 2003 en adelante logramos rearmar un grupo en Chile y la cosa fue más fácil, porque tuvimos un contacto directo con la gente, empezamos a dar a conocer muchas de esas canciones del exilio y hoy toda la gente ya las canta con nosotros. Hay canciones como ‘Mi patria’ que adquirieron el lugar que les correspondía, porque estaban como en el reino de ninguna parte y ahora forman parte de lo que se conoce como Nueva Canción Chilena. Ya están asimiladas”, afirmó.

Finalmente, revisando la historia del grupo, el director de Quilapayún lamentó la pérdida del espíritu latinoamericanista que dominó la música de los ‘60 y ‘70: “Todos éramos más latinoamericanos que locales. Había mucho intercambio, teníamos muchos vínculos con Mercedes Sosa, con (Daniel) Viglietti, con (Alfredo) Zitarrosa, con Atahualpa (Yupanqui). Era como una gran familia latinoamericana con la Nueva Trova, con los venezolanos. Con todos ellos tuvimos vínculos de amistad muy profunda e hicimos cosas muy bonitas juntos. Eso se perdió un poco porque los países volvieron a sus nacionalismos, se volvieron a encerrar en sí mismos, se perdió ese espíritu bolivariano que era tan bonito en esa época y del cual nosotros somos exponentes. Si te das cuenta, muchas canciones nuestras están ancladas en la tradición chilena, pero muchas son latinoamericanas, están hechas dentro de un contexto continental”, concluyó.

Foto: Quilapayún.