Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 19 de septiembre de 2021

Escritorio MENÚ

Líder del fútbol ruso se aparta por escándalo de dopaje

Vitali Mutko, quien además es viceprimer ministro ruso de Deportes, anunció que dejará sus funciones como mandamás del balompie para hacer frente a su exclusión de por vida de los Juegos Olímpicos.

Claudio Medrano

  Martes 26 de diciembre 2017 11:20 hrs. 
Russian Sports Minister Vitaly Mutko attends a news conference in Samara, Russia, June 10, 2015. REUTERS/Maxim Zmeyev


El viceprimer ministro ruso responsable también de Deportes, Vitali Mutko, anunció este lunes su decisión de “suspender” temporalmente sus funciones como presidente de la Federación Rusa de Fútbol, para centrarse en su defensa contra su exclusión de por vida de los Juegos Olímpicos por el escándalo de dopaje de su país.

En una conferencia de prensa, Mutko reveló que el martes va a recurrir ante el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) contra esa decisión de las instancias olímpicas, anunciada el pasado 5 de diciembre. “He solicitado suspender mis funciones por un periodo de seis meses”, declaró, antes de señalar que va a “continuar trabajando como viceprimer ministro y supervisando la preparación del Mundial”.

El papel de Mutko en el fútbol es especialmente significativo por la cercanía de ese Mundial de 2018 (14 junio-15 julio).

“Sobre las relaciones con la FIFA y el Comité de Organización (del Mundial), mientras el presidente (Vladimir Putin) confíe en mí, continuaré trabajando y supervisando los preparativos del campeonato mundial”, señaló.

Mutko apuntó que Alexander Alayev, director general de la Federación Rusa de Fútbol (RFU), ejercerá las labores de presidente interino mientras dure la suspensión.

Alayev dijo a los periodistas que su misión será “mantener la estabilidad” y “evitar cualquier escándalo” durante sus meses en el cargo.

Vitali Mutko (59 años), el ‘Señor Deporte’ de Rusia en la última década, fue excluido de por vida de los Juegos Olímpicos por el Comité Olímpico Internacional (COI), debido a su papel en el escándalo de dopaje institucionalizado que sacude el país desde hace tres años.

Según las conclusiones del COI y de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), el papel de Mutko fue clave en ese sistema como ministro de Deportes, entre 2011 y 2015.

Rusia está sufriendo consecuencias importantes por sus escándalos de dopaje. En los Juegos Olímpicos de invierno de Pyeongchang (9-25 de febrero de 2018) fue igualmente excluida por el COI y sus deportistas, siempre que cumplan con requisitos para acreditar que están “limpios”, sólo podrán competir bajo bandera neutral.

“No dimito”

El viernes, el diario ruso Kommersant había afirmado, apoyándose en fuentes anónimas, que Mutko se preparaba para dimitir como presidente de la Federación Rusa de Fútbol por la “presión” de la Federación Internacional (FIFA).

Cuando se anunció la sanción del COI, el director general del Comité de Organización del Mundial, Alexei Sorokin, puntualizó que la decisión “no tiene conexión con el fútbol”, en el marco de una reunión del Comité Ejecutivo de la UEFA en Nyon (Suiza).

“El señor Mutko es presidente del Comité Local de Organización y nuestro objetivo sigue siendo el mismo: organizar el Mundial más exitoso de la historia”, apuntó entonces.

Mutko aclaró este lunes que apartarse de sus funciones temporalmente no implica que abandona el cargo.

“No dimito. Mi mandato sigue siendo válido”, insistió en su intervención.

Mutko, que ya había ocupado el puesto de 2005 a 2009, llegó a la presidente de la Federación Rusa de Fútbol en 2015 para reemplazar a Nikolai Tolstykh. Fue reelegido en septiembre de 2016 para un mandato de cuatro años, en un contexto deportivo difícil después de la eliminación de Rusia en la primera fase de la Eurocopa-2016, donde los ‘hooligans’ de su fans protagonizaron importantes incidentes, especialmente en Marsella en los primeros días de la competición.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.