Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 20 de abril de 2024


Escritorio

El colectivo que busca instalar la refundación ideológica del PPD durante el Congreso Nacional

El Frente Socialdemócrata busca evitar que la discusión en la colectividad se centre en la determinación de una directiva, sin antes dar la discusión sobre la ubicación del partido en el mapa político. Ellos proponen instalar el concepto que llevan como nombre, pero oponiéndose al neoliberalismo y sin negarse de entrada a las alianzas con el Frente Amplio.

Maximiliano Alarcón

  Viernes 19 de enero 2018 8:51 hrs. 
ppd

Compartir en

Al conversar con militantes del PPD, varios coinciden en describir el acontecer del partido como una metástasis. Un resfrío podría terminar con la colectividad que actualmente tiene sus defensas bajas. Pero aún existe un margen de esperanza de vida y las posturas comienzan a confrontarse.

En términos generales el girardismo quiere adelantar las elecciones para abril de este año. En tanto, el grupo de Felipe Harboe quiere que sean durante la primera semana de junio. Pero fuera de las cúpulas ha ido tomando fuerza la postura de un colectivo interno, el Frente Socialdemócrata, que busca dar su primer golpe este sábado en el nuevo Consejo Nacional: lograr un congreso refundacional ideológico.

El grupo tiene como a uno de sus ideólogos a Juan Eduardo Faúndez, actual subsecretario de Servicios Sociales. El hombre proveniente de la G90, muy amigo de Rodrigo Peñailillo, rechaza de entrada el imaginario de que el colectivo sea la renovación del grupo que tuvo fuerte protagonismo durante el primer año del actual gobierno de Michelle Bachelet. Según sus palabras, el objetivo es que el PPD se defina ideológicamente para ser un actor durante los próximos veinte años y que logre agruparse con las fuerzas de “centro izquierda”.

El grupo nació a mediados de 2017, a raíz de la conversación con militantes de todo el país que coincidían en la idea de tener una discusión más de fondo sobre el destino de la colectividad, sentimiento que se acrecentó tras perder en las parlamentarias. ¿Por qué la necesidad? Existe consciencia entre muchos de que el fundamento del partido al nacer fue defender la democracia, pero que tras ganar el plebiscito a medida que pasaban los años el sentido se estancó en algo instrumental y muchas de las banderas que en los noventa ellos levantaron hoy están más cooptadas por el Frente Amplio.

¿Qué buscan levantar? Tal como dice el nombre del grupo, una socialdemocracia. Pero están interesados en que este concepto no se entienda como “la noventera, de la tercera vía, la de Tony Blair que finalmente terminó feneciendo a valores del neoliberalismo”. Faúndez, en conversación con nuestro medio, apuntó a una socialdemocracia que enfrente al neoliberalismo y a quienes se oponen a la gestación de un estado de bienestar en Chile, el que según sus palabras nunca se ha concretado en el sentido puro.

¿Cómo generar simpatía en la sociedad utilizando la palabra socialdemocracia? La connotación de esta para muchos chilenos, sobre todo los más jóvenes, es relacionada a la criticada Concertación.

Primero señalar, como dijo Tomás Moulián en una entrevista, las discusiones ahora no son programáticas, primero ideológicas y luego programáticas. La crisis del PPD obedece a eso, que es dónde se sitúa dentro de la izquierda chilena. Creemos que la socialdemocracia que se opone al neoliberalismo, que cree en la necesidad de construir un estado de bienestar, calza con la necesidad imperiosa de generar reformas estructurales en la sociedad chilena para buscar la igualdad y mejores perspectivas de vida para los ciudadanos. En este sentido, más allá de generar eslogan o marketeo sobre un concepto, estamos buscando una sociedad que quiere reformas, queremos ser un espacio político que ayude a dar gobernabilidad en los escenarios futuros frente a la decisión de un ciudadano que se tiene que enfrentar a una derecha neoliberal, dura, con retrocesos en lo valórico, que es lo que no queremos para la sociedad chilena.

¿Cómo funciona esta idea en un escenario donde el votante parece votar por emociones, por castigo?

El Frente Socialdemócrata busca aunar a distintos actores que van más allá incluso del PPD, algún independiente que cree en proyectos de futuro, en reformas, pero quizás la palabra más fundamental es que estas reformas estén acompañadas de gobernabilidad.

El sector de Felipe Harboe en el PPD igual busca levantar una refundación ideológica del partido ¿Esto puede encontrarse con la idea de ustedes?

Nosotros queremos que el PPD tenga una bandera de lucha socialdemócrata pero que se opone a conceptos neoliberales o liberales propiamente tal. Desde esa lógica, nuestra perspectiva de crecimiento apunta a generar criterios de unidad. Algo que le ha hecho muy mal al PPD tiene que ver con la excesiva gestación de caudillajes a lo largo y ancho del país, que se expresa obviamente en el parlamento. Creo yo que dada la crisis profunda del PPD en términos de su sentido, es necesario generar puentes que permitan construir proyectos de futuro en base a la unidad, donde el caudillaje es parte del pasado literalmente, es por esto que las bases se sienten tan representadas por un proyecto de estas características, que más allá de proyectos personales tiene que ver con liderazgos colectivos.

Cuando hablamos de caudillaje inmediatamente a la cabeza se viene Guido Girardi.

Bueno, se viene Guido, el mismo Felipe Harboe, que tiene una estructura similar de construcción política. Más allá de eso creo que es momento de unidad, de construcción en base a un bien superior que es el futuro del PPD. El Frente Socialdemócrata está trabajando para eso, hemos conversado con distintos actores que pretenden encabezar el PPD. Es por esto que en el Consejo Nacional del sábado lo que queremos es poner por sobre todo en la discusión el qué somos políticamente, mandatar a un congreso ideológico y político. Esto lo hemos anunciado hace más de un mes y en los votos políticos de regiones ya está teniendo sentido, es el primer gran triunfo del Frente Socialdemócrata y esperamos que se concrete el sábado. Nos estamos jugando algo que va más allá que una directiva que dura dos años, nos estamos jugando el proyecto político del futuro del PPD, su vida o su muerte paulatina.

¿Cuál creen que será la reacción de los caudillos? Los quieren sacar de la hegemonía.

Estamos tan esperanzados en que la crisis es tan profunda que requiere de humildad y entrega por parte de quienes han conducido el PPD en los últimos años. La gente y las bases están esperando mayor participación, más democracia, ser parte de la deliberación. Qué mejor que convocar a un consejo ideológico refundacional para que se defina la base estructural del PPD, después ver quién lo encabeza, para que se la mandate a la mesa cumplir ciertos cánones. Nuestro objetivo es el congreso ideológico refundacional, pero segundo y no menor es que el PPD se juega su existencia territorial en las próximas municipales, por lo tanto queremos mandatar a la secretaría general y la Fundación por la Democracia a que desde el minuto cero comiencen a trabajar en la búsqueda y preparación territorial de nuestros futuros cuadros en el país. El PPD no se construye sólo desde el discurso y la élite, sino que desde las bases que deben dar fuerza y sentido político al proyecto.

Pero la idea se tiene que expresar orgánicamente en una directiva.

Cierto, por lo mismo el Frente Socialdemócrata no descarta que si las élites no entienden, nos presentaremos con una propuesta específica en las próximas elecciones, sin embargo queremos apelar y buscar la posibilidad de que todos los actores entiendan la profundidad de la crisis y que trabajemos todos juntos para superarla, más allá de cuidar los nichos históricos que han formado los caudillos.

Más allá del PPD tienen que convivir con otros grupos. En la interna algunos ven con buenos ojos al Frente Amplio y otros no ¿Cuál es la percepción de ustedes?

Es un buen punto. Creo que es un error poner la carreta delante de los bueyes, cómo vas a plantear una estrategia de alianzas si no tienes claro cuál es tu propia definición. La discusión la situamos en tres dimensiones: definir cuál es el ethos político del PPD en el futuro, después viene la construcción de alianzas con tu familia ideológica más cercana, el Partido Socialista y Radical, que son los tres que estamos en la Internacional Socialista. Luego de eso establecer alianzas, ya sean programáticas o electorales, que permitan generar una amplia mayoría, para que estas ideas se planteen en un escenario de gobernabilidad futura. A veces erróneamente se adelanta una discusión, cuando la primera y fundamental es saber qué es el PPD y qué quiere. Después se definirán quiénes son afines o no en una política de alianzas. No nos restamos a nada, pero no nos queremos saltar un eslabón.

 

Síguenos en