Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 15 de junio de 2024


Escritorio

J.A. Kast: “Queremos iluminar este gobierno con prácticas sanas”

El parlamentario y ex candidato presidencial nuevamente causa controversia en la derecha por sus críticas a Joaquín Lavin (UDI), quien apoyara la iniciativa del alcalde Daniel Jadue (PC) de implementar un sistema de inmobiliarias populares. El diputado conversó con Radio y Diario Universidad de Chile sobre las proyecciones y objetivos de su nuevo movimiento político anunciado durante esta semana.

Camilo Villa J.

  Sábado 3 de febrero 2018 11:34 hrs. 
jakast

Compartir en

José Antonio Kast es un personaje controvertido, su última polémica fue nada menos que con Joaquín Lavín. El actual diputado por La Reina y Peñalolén criticó vía twitter al actual alcalde de Las Condes por su acercamiento con el edil de Recoleta, Daniel Jadue, a raíz del proyecto “inmobiliaria popular” impulsado por este último.

Pero no fue el proyecto en sí el blanco de la crítica, sino que el alcalde de Recoleta es comunista, y “tiene como modelo a Cuba y Venezuela”. En ese sentido Kast recordó la definición de “bacheletista aliancista” que hizo de sí mismo Joaquín Lavín hace algunos años.

Y es que al parlamentario no le gustan los titubeos, por eso no tiene complejos en decir que él es un hombre de derecha. No de centro derecha. De derecha.

En este punto hace una diferencia en lo que será su nuevo movimiento político-social –anunciado esta semana- con respecto al conglomerado Chile Vamos:

“Ellos han dejado de lado el concepto de derecha. Nosotros no tenemos ningún complejo en decir lo que pensamos, no estamos detrás de las respuestas políticamente correctas. Defendemos la institucionalidad, el orden, la propiedad privada, igual como en general lo hacen ellos, pero queremos hacer la diferencia en la acción concreta, recuperando nuestro posicionamiento en la calle”.

¿Y por qué un movimiento político-social y no un partido político?

“Porque eso nos permite influir en los distintos partidos políticos y centros de pensamiento sin que se generen tensiones por el hecho de pensar que estamos tratando de competir en la misma área. Nosotros queremos trabajar con gente de los distintos partidos políticos de centro derecha, sobre todo pensando en lo que serán las municipales, colaborando con los concejales que están en ejercicio, con algunos alcaldes, con los nuevos diputados. Queremos plantearles un estilo de hacer política distinta. Creo que esto es mejor hacerlo desde un movimiento”.

“Esto no quiere decir que más adelante no surja la idea o no se concrete la posibilidad de hacer un partido político, no cerramos la puerta a eso, pero creemos que en el escenario de hoy, con un gobierno recién asumido y elecciones municipales a mediano plazo, nuestra manera de influir transversalmente es mejor a través de un movimiento”.

Si bien José Antonio Kast fue rival del presidente electo Sebastián Piñera durante la primera vuelta de las elecciones pasadas, en la segunda le dio su apoyo incondicional para que la izquierda no se quedara, nuevamente, con el poder ejecutivo.

En cuanto a la relación que su movimiento -aún sin nombre- mantendrá con el gobierno venidero, el actual parlamentario aseguró que desde su organización quieren colaborar con lo que vaya a hacer el futuro ejecutivo:

“Queremos iluminar a este gobierno con ciertas prácticas políticas que saneen el ambiente, como por ejemplo, combatir el tema de los gastos excesivos, del nepotismo, de los apitutamientos”.

Kast

Pero en el gobierno de Piñera habrán emblemáticos casos de familiaridad, por ejemplo, el de Andrés Chadwick, futuro ministro del interior, primo hermano del presidente

“Una cosa es la relación de parentesco de influencia que puedan tener los que son electos en cargos de representación popular, como senadores, diputados, alcaldes, concejales, consejeros regionales, en nombramientos de determinados familiares en puestos públicos. Pero claramente hay una diferencia en el caso del Presidente de la República cuando nombra a un ministro que ha tenido un grado de experiencia importante, que tiene una trayectoria política.

“Entonces te hago la diferencia entre el parlamentario que presiona y se puede dejar presionar, o el alcalde, o el concejal, con el presidente mismo. Por eso en el caso del gabinete, siendo personas de confianza del mandatario, yo hago una excepción”.

Otro de los desafíos del movimiento de Kast es sumar adherentes jóvenes para sí, hoy tan escasos no solo en la derecha, sino en todos los sectores políticos existentes.

Aun así, al echar un vistazo por las distintas federaciones estudiantiles de Chile, se puede verificar claramente que la derecha brilla por su ausencia, dejando aquellos espacios, por ejemplo, a socialistas, comunistas y frenteamplistas.

Ante esta situación, el diputado tiene los objetivos claros:

“Queremos ver cómo despertar la inquietud gremial y política de los jóvenes de derecha en las distintas universidades. Vemos con preocupación cómo la izquierda se ha ido tomando ciertos centros de estudiantes, yo creo que ahí hay una labor importante que debemos hacer: despertar el espíritu de defensa de la libertad a nivel de universidades y colegios, y eso requiere dedicarle tiempo a jóvenes que quieran difundir ideas”.

Uno de las críticas más potentes que se le hacen a José Antonio Kast, es fu férrea defensa al mundo militar e incluso a aquellos uniformados que han sido condenados por violaciones a los derechos humanos.

Por eso se hace inevitable consultarle la relación que mantiene y mantendrá con aquellos.

“Solo me he relacionado durante mi vida política con el mundo militar en retiro. Yo no he tenido contactos y no pretendo tenerlos, salvo en alguna cosa institucional, con el mundo militar activo. Y en relación con el mundo militar en retiro, tengo muy buenas relaciones con ellos, como también las tengo con el mundo de los emprendedores, o con el mundo cristiano, y muchos de ellos me han apoyado bastante tanto en la candidatura presidencial como en la conformación de este movimiento”.

En concreto, las adhesiones a su movimiento se hacen a través de un sitio web, allí se debe llenar un formulario con datos personales e indicar cuales son las áreas de interés (lucha anti delincuencia, fuerzas armadas o familia, por ejemplo) en que el solicitante desea colaborar.

También se pide un aporte voluntario que puede ir de los mil pesos hasta los cincuenta mil. Kast aseguró que ya van más de cuatro mil peticiones de adhesión.

Para él es bueno el interés que ha generado su proyecto, pues aseguró que desde esa plataforma pueden realizar grandes aportes:

“Si hay algo que hemos adquirido es experiencia en temas de enfrentar, resolver, y analizar problemas del día a día. Eso queremos ponerlo a disposición de los liderazgos políticos que han asumido roles en los últimos años” enfatizó el ex candidato presidencial.

 

Síguenos en