Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 4 de diciembre de 2021

Escritorio MENÚ

Semana del TPP: el último y controvertido legado de Bachelet

La suscripción del polémico tratado se llevará a cabo en Chile el próximo 8 de marzo. Algunos expertos y organizaciones sociales saldrán a las calles para expresar su rechazo. A esto se suma el repudio de diputadas electas del Frente Amplio. Todos apuntan a lo mismo: la pérdida de autonomía en las decisiones a nivel país.

Nicolas Massai

  Domingo 4 de marzo 2018 17:19 hrs. 
El TPP-11 fue suscrito por Vietnam, Japón, Canadá, México, Brunéi, Chile, Malasia, Nueva Zelanda, Australia, Singapur y Perú.


El próximo 8 de marzo será firmado en Chile el TPP-11, conocido también como Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, acuerdo que funciona sobre la base del libre comercio y que ha sido posicionado por el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, como un gran antecedente para el desarrollo de “empleo y prosperidad en la región Asia-Pacífico”.

Lo cierto es que tanto economistas como organizaciones sociales lo han rechazado, principalmente aludiendo a ciertas obligaciones que coartarían la autonomía de los pueblos. No solo aquello, puesto que también se ha condenado el secreto con el que se llevó a cabo la negociación entre los integrantes.

Y el hecho de que se firme esta semana, la misma jornada del Día Internacional de la Mujer, motivó a un llamado a manifestarse en las calles del país. Lucía Sepúlveda, parte de Red de Acción en Plaguicidas e integrante de la plataforma Chile Mejor sin TLC, explicó a este medio que es de esperar que en el Congreso Nacional se enteren de que “este es un atentado contra la soberanía nacional (…) no han sido consultados en ningún momento, y este secreto, esta falta de respeto por el derecho a la información, tiene que ser respondido por ellos”.

A renglón seguido, calificó el legado en política internacional de Michelle Bachelet como “nefasto”, puesto que se han utilizado “viejas prácticas que en el mundo de hoy no puede ser”.

Respecto del acuerdo en particular, explicó que funcionará como una especie de “Constitución global, que le pone un candado a los nuevos cambios que cualquier gobierno pueda impulsar”.

Se generan comités que van a supervigilar las leyes para que todas estén en concordancia y coherencia con los principios de esta nueva constitución global, que le da mucho poder a los inversores. Los cambios que queramos hacer en materia de previsión, en materia de trabajo, en materia de salud, en materia de alimentación, de rescate del agua, de rescate del medio ambiente, todo eso quedaría obstaculizado”, añadió.

La dirigenta recaló que desde el Poder Legislativo estarán, al final, “supervigilados por estos comités que crea el TPP-11, porque si consideran que se está dañando las expectativas de ganancia de un inversor, llevarán a Chile a un tribunal internacional, y los gobiernos se pueden dividir por temor a pagar multas millonarias”.

Rechazo parlamentario

En las últimas horas la firma de este acuerdo sumó el rechazo de dos diputadas electas del Frente Amplio. Claudia Mix, del Partido Poder, apuntó a la pérdida de autonomía que se genera por parte de la ciudadanía.

Los TLC impactan directamente en la soberanía de los pueblos, y buscan subordinarlas al sistema financiero, a la especulación económica y a ponernos al servicio de las divisas, más que poner al Estado y su economía al servicio de la gente. El rol de todo poder del Estado es preservar y resguardar su soberanía, con el objetivo de resguardar a su pueblo. Nos parece grave que se insista en la firma de un acuerdo de esta magnitud, cuando todos sabemos que se está haciendo a espaldas de la gente”, manifestó.

Gael Yeomans, diputada electa de Izquierda Libertaria, aludió específicamente al supuesto daño que recaerá en las personas que se dedican a la agricultura más pequeña. La futura congresista criticó que los gobiernos tampoco se han acercado a estos pequeños empresarios.

“No existe hasta ahora un impulso desde la política pública para generar diálogo y ver sus necesidades, sino que más bien ha sido a generar diálogos con las grandes empresas, en donde la verdad es que el daño hacia la micro agricultura también va a afectar a las mujeres, quienes son en su mayoría las que se hacen cargo del trabajo de cuidado de la tierra”, dijo.

Luego de la firma del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico entre los países que lo suscriben, este debe pasar al Congreso Nacional para su aprobación, por lo que se espera que la lucha también se observe al interior de esa institución.