Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 3 de diciembre de 2022

Escritorio

Anuncios en infancia y compromiso de desarrollo, el primer día de Piñera en La Moneda

Luego de la ceremonia de cambio de mando, el Presidente tuvo una serie de actividades que incluyeron el anuncio de diez medidas en tema infancia, entre ellas, la división del Sename. En su saludo con el General Director de Carabineros le anunció una pronta conversación, donde tratarían la crisis en la institución.

Paula Campos

  Domingo 11 de marzo 2018 19:10 hrs. 
piñera

Compartir en

Veinticuatro minutos duró la ceremonia de traspaso de mando entre la presidenta saliente, Michelle Bachelet, y el recién asumido Sebastián Piñera. Programada para una hora de extensión, la investidura quedará en la historia como una de las más breves en la historia republicana del país.

Una vez abandonado el Salón de Honor del Congreso, Piñera ofreció un almuerzo protocolar en honor a los jefes de Estado participantes del cambio de mando. Salvo Evo Morales, que retornó de inmediato a La Paz, los líderes sudamericanos estuvieron en la primera línea de la foto del recuerdo: el chileno, en medio de Mauricio Macri y Enrique Peña Nieto, presidentes de Argentina y México respectivamente, dejó en evidencia cuáles serán sus principales aliados en la región, más cuando fue con ellos con quienes sostuvo las más extensas reuniones bilaterales durante el fin de semana.

Ver: Evo Morales llama a la unidad de los pueblos en visita a Chile

La agenda del mandatario, que había iniciado a primera hora en Cerro Castillo, donde recibió a su gabinete para la primera foto oficial del equipo, estaba cronogramada para el resto de la jornada. Una vez finalizada la instancia de camaradería con los líderes internacionales, regresó a Santiago para anunciar sus primeras medidas en materia de infancia.

Nueva ley de adopciones y división del Sename

“Hoy quiero convocar a todos los chilenos y chilenas de buena voluntad a un Gran Acuerdo Nacional por la Infancia, que nos permita decirles a todos los niños, niñas y adolescentes de Chile que el Estado y la sociedad chilena van a cumplir con su deber y responsabilidad con ellos, y que haremos todo lo humanamente posible para que -no solo ni uno más de nuestros niños sea abusado ni maltratado-, sino también para que nuestros niños y niñas recuperen sus hogares, su inocencia, su dignidad y su alegría de vivir”, esa fue una de las frases escogidas por el recién asumido presidente, Sebastián Piñera, para explicar cuáles serán los dispositivos a utilizar en la materia.

Pasadas las 17 horas arribó a la comuna de La Pintana. En el centro Pablo Semería anunció un paquete de diez medidas que apuntan a fortalecer la institucionalidad a cargo de los niños, niñas y adolescentes del país. La primera, la división del hoy Servicio Nacional de Menores en dos instituciones, una encargada de los infantes y jóvenes vulnerables que tendrá por nombre Servicio de Protección a la Infancia y Adolescencia y dependerá del ministerio de Desarrollo Social; y otra de Responsabilidad Adolescente, a cargo de la secretaría de Justicia.

La idea, según explicó, es reemplazar al “fallido Sename”. Buscando ese mismo propósito anunció una “inmediata auditoria de la situación de nuestros niños y crear un moderno sistema de información y evaluación de la calidad de atención”; además de la creación de un Sistema de Defensoría de los Niños y Adolescentes Vulnerables, “para asegurar la calidad del cuidado y protección que reciben”.

A la lista de acciones se sumaría el mejoramiento en infraestructura de la red Sename, la modificación de la Ley de Adopciones, una “alerta infancia” para identificar los casos de vulneración de derechos y el plan “Todos aprenden” que dependerá del ministerio de Educación y cuyo foco será el trabajar de forma detallada con los niños, niñas y adolescentes con dificultades de aprendizaje.

Además, indicó que se establecería una nueva secretaría destinada a resolver los problemas de la infancia, creando un ministerio de la Familia y Desarrollo Social.

Desde el Frente Amplio, el diputado Gabriel Boric celebró la medida. A través de su cuenta de Twitter aseguró que en su bloque político entienden “la urgencia de abordar reforma profunda al trato a la infancia y la necesidad de acuerdo transversal para lograrlo” asegurando que se encuentra “disponible para trabajar con quien sea para este objetivo”.

La caminata con Cecilia Morel y el llamado de atención a Villalobos

Temprano, en Valparaíso, cuando el matrimonio arribó al Congreso, ella no quiso aceptar su mano cuando bajaba del auto en el frontis del palacio legislativo. Caminaron separados, por instantes, ella delante de él, ignorando u olvidando el protocolo que instruye que es el jefe de Estado quien debe encabezar la procesión.

En Cerro Castillo se los vio más amenos. Cecilia Morel tuvo que salir en ayuda de su marido cuando a este se le cayó la piocha de O`Higgins, vaticinio de mal agurio según relata la historiografía local.

Más tarde se los vio juntos camino a La Moneda. En el lugar, diversas autoridades del país se dirigieron a saludar al nuevo presidente: el presidente del Senado Carlos Montes, del fiscal nacional Jorge Abbott, del presidente del Banco Central Mario Marcel, del presidente del consejo directivo del Servel Patricio Santamaría, comandante en jefe del Ejército Ricardo Martínez, del almirante de la Armada Julio Leiva, del comandante en jefe de la FACh, Jorge Robles, del general director de Carabineros Bruno Villalobos, llegaron para recibir al nuevo jefe de Estado.

El breve intercambio de palabras con Villalobos incluyó un “vamos a conversar”, frase dicha en medio de la crisis que atraviesa la institución, cuestionada por el millonario fraude y por las desprolijidades en investigaciones que incluyen a comuneros mapuche, como la denominada Operación Huracán.

Todos estos acontecimientos vinieron antes de su primer mensaje público entregado desde la Plaza de la Ciudadanía.

La transición al desarrollo

Minutos antes de las 21:00 horas, desde uno de los balcones del palacio de Gobierno, Sebastián Piñera, acompañado de Cecilia Morel, pronunció su primer discurso como presidente de Chile.

Enfocado en alcanzar el desarrollo en una nueva “transición”, el llamado fue a “con esfuerzo de todos” convertir a Chile en el primer país en salir del subdesarrollo del continente.

Reiterando los conceptos de libertad y modernidad, habló de problemas de los que se ocupará como mandatario: Salud, seguridad, narcotráfico y de la clase media.

También insistió en su preocupación en materia de infancia, y por la calidad en la educación: “En estos tiempos de modernidad pondremos todo nuestro esfuerzo para garantizar el derecho pleno a la educación, además de preocuparnos por la calidad”, dijo.

”Tenemos también un firme compromiso por mejorar las pensiones de todos los chilenos. Avanzaremos con toda rapidez en mejorar las pensiones de las mujeres, los más vulnerables y la clase media”, aseguró en materia provisional.

Además comunicó que se compromete a transferir mayores atribuciones a los gobiernos regionales, a quienes les pidió mayor transparencia y participación nacional.

Llamó a recuperar al Estado al servicio de los chilenos, haciéndolo acorde a las necesidades actuales y comprometiendo una “verdadera revolución tecnológica” para acercar al aparato a la ciudadanía.

El fortalecimiento de la familia, la igualdad de derecho, la violencia contra los más desprotegidos y el apoyo a la natalidad y maternidad, fueron también parte de su alocución.

”Para cumplir con esto hay que rejuvenecer el liderazgo, el dinamismo, la capacidad de crear nuevos empleos, de avanzar, de aprender (…) por esa razón el crecimiento es fundamental para que el Estado pueda financiar limpiamente sus iniciativas”, concluyó pidiendo revertir el estancamiento económico.

Infancia, seguridad ciudadana, paz en La Araucanía y un gran acuerdo nacional, fueron las peticiones que Piñera hizo a los chilenos para acompañar su segundo periodo político.

Síguenos en