Diario y Radio U Chile

Año XII, 5 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Pescadores artesanales desconfían de diálogo con el Gobierno por Ley de Pesca

En la cita se pretende entablar los lineamientos preliminares sobre las modificaciones que podría enfrentar la normativa que rige al sector.  

Rodrigo Fuentes

  Miércoles 21 de marzo 2018 18:42 hrs. 





Dirigentes de la pesca artesanal de distintas zonas del país se reunirán la próxima semana con el subsecretario del ramo, Eduardo Riquelme, con la intensión de proponer y recoger los principales lineamientos tendientes a evaluar y cambiar la actual Ley de Pesca.

Los representantes del sector son parte del Consejo Nacional de Pesca, instancia que la integran 27 delegados de distintas organizaciones gremiales que van desde el sector industrial, laboral y artesanal, sumado a siete consejeros que fueron nombrados por el gobierno anterior, con la aprobación del Senado.

Pascual Aguilera, consejero y presidente de la Asociación Gremial de Pescadores de Guayacán que agrupa a las caletas de la región de Coquimbo, manifestó su preocupación por las iniciativas del Ejecutivo, a quien calificó como uno de los principales artífices de la denominada Ley Longueira, durante el primer mandato de Sebastián Piñera.

“El 27 voy a hacer valer mi postura en el Consejo Nacional, ahora que los gestores de esta nefasta ley vuelven a hacer Gobierno, me preocupa ese factor, pero ahí vamos a dar la pelea en la instancia y que por lo menos si no acceden a anularla, hay que hacerle modificaciones profundas. Si hoy yo tuviera la potestad para hacerlo, terminaría con la pesca de arrastre, las licencias transables de pesca y la perforación de las cinco millas reservadas para la pesca artesanal”, afirmó.

El integrante del Consejo Nacional de Pesca, Pascual Aguilera, agregó que distribuir equitativamente las cuotas de extracción de los recursos, entre la industria y las pequeñas embarcaciones, son otras de las iniciativas prioritarias a cambiar en normativa que ya cumple cinco años de vigencia.

Para Nelson Estrada, también integrante de la mesa y vicepresidente de Consejo Nacional del Patrimonio Pesquero (Condepp), las expectativas de cambiar la ley en la actual administración son bastante bajas. Esto precisó, después de las conclusiones sacadas a principios de marzo, cuando se reunió la Condepp con el Subsecretario de Pesca, Eduardo Riquelme, quien para Estrada, “no sabe absolutamente nada del tema”.

“La pomada se la pueden vender a todos, pero uno tiene claro que en el anterior mandato de Piñera nació la ley, y él no le va a decir a los privilegiados industriales que tiene que quitarle los derechos que ya les otorgó, además estamos hablando de las familias más poderosas del país, dueños de compañías que no son un niño desvalido que estén durmiendo en la calle. Me da la impresión que se tratará de modificaciones superficiales y ojalá que no sea a espaldas del sector artesanal”, subrayó.

Miguel Ángel Hernández, presidente de la Federación Nuevo Amanecer, que agrupa a las caletas de la región de Valparaíso, aseveró que la primera reunión con las autoridades del ramo será conocer la hoja de ruta de la administración en estos próximos 4 años.

El también consejero suplente de la mesa que agrupa a diversos sectores, manifestó una mayor expectativa de cambios a partir de la comisión del ramo de la Cámara de Diputados que de la instancia de diálogo creada por el gobierno pasado.

“Si no funciona el tema y nos sentimos traicionados nuevamente por promesas incumplidas, nosotros nos vamos a movilizar. Como representante de la región creemos que la lucha y la movilización social generan los cambios, a pesar de las amenazas, de las imputaciones judiciales que tenemos algunos dirigentes. Tenemos esperanza en la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, donde podríamos avanzar más rápido y ponerle presión al Ejecutivo.

Según trascendidos, una de las recomendaciones que se realizaría en la reunión del Consejo Nacional de Pesca tiene que ver con una evaluación de la actual normativa con el fin de determinar su real aporte, a pesar de los eventuales pagos ilícitos que se realizaron a algunos parlamentarios para votar favorablemente la ley.