Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 10 de agosto de 2022

Escritorio

Alegato final de Bolivia es criticado por su “emotividad”

Para el canciller Roberto Ampuero, el país vecino basó su argumentación en una distorsión de la realidad, en el que el país vecino no hizo más que “victimizarse”. Para la académica Astrid Espaliat, Bolivia apela a fuentes del derecho internacional mezclándola con argumentos de carácter históricos y emocionales.

Camilo Villa J.

  Lunes 26 de marzo 2018 17:24 hrs. 
foto haya (2)

Compartir en

Este lunes culminó la presentación de Bolivia ante La Haya. Nueve horas en total para argumentar su demanda de que Chile “tiene la obligación de negociar de buena fe y efectivamente en orden a alcanzar un acuerdo que otorgue a Bolivia un acceso completamente soberano al Océano Pacífico”.

Nueve horas en que el pueblo boliviano madrugó –al menos eso quisieron hacer ver- para seguir una argumentación resuelta a zanjar, en tan solo un par de semanas, una demanda centenaria.

Seis abogados tomaron la palabra este lunes, siendo el factor común entre todos ellos la tesis de que Chile se ha comprometido en múltiples ocasiones a negociar con Bolivia una salida soberana al mar, y como tal, ante el derecho internacional, nuestro país tiene el deber y Bolivia tiene el derecho de una negociación.

El presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, dijo a la salida de la Corte que haber acudido a La Haya obedece al incumplimiento de Chile con respecto a sus compromisos.

“En 1920, 1926, 1950, 1961, 1975, Chile adquirió la obligación y se comprometió de manera continua e invariable a negociar con Bolivia un acceso soberano al mar. Dicha obligación no fue cumplida y por esta razón los bolivianos acudimos ante la Corte Internacional de Justicia- el más alto tribunal creado por la humanidad para solucionar controversias de manera pacífica- buscando justamente eso: justicia”.

Justicia que para ojos del canciller chileno, Roberto Ampuero, se ha buscado con argumentos que están fuera del marco jurídico y no hacen más que victimizarse ante un Chile distorsionado por ellos.

“Hemos visto la última parte de los alegatos orales de Bolivia, y hemos visto una vez más que Bolivia sigue victimizándose ante Chile, culpándolo de todos sus males. Sigue distorsionando la realidad, y además algo que es muy llamativo: sigue desconociendo los derechos humanos de los chilenos que viven en territorio soberano en el norte de Chile”.

El hecho de que Bolivia se victimice, presente a Chile como un país invasor, y apele más a la emotividad que a lo jurídico, ha sido una crítica constante por parte de las autoridades chilenas. De hecho, muchos afirman que los argumentos de Bolivia fueron básicamente eso: emotividad.

Algunas frases de las que autoridades chilenas se afirman para hacer esta crítica, son algunas como las siguientes:

  • “Ni Dios ni la Corona Española le otorgaron el litoral boliviano a Chile. La fuerza le otorgó ese acceso”
  • “Chile se apoderó del litoral de Bolivia por medio de la guerra, y Bolivia usando medios pacíficos, busca que Chile vuelva a la mesa de negociación”.
  • “Bolivia ha sido víctima de una injusticia que surge de una relación de poder muy desigual, y a partir de esta circunstanciala injusticia se ha agravado en el corazón mismo de cada boliviano, y cada chileno sabe exactamente en qué consiste esa injusticia“.
  • A partir de la Guerra del Pacífico Chile, sus dirigentes, su pueblo, se dieron cuenta de que la conquista total y brutal del litoral boliviano constituía una injusticia, y muchos hombres de Estado chilenos han tratado de reparar esta injusticia“.

Para el senador Ricardo Lagos Weber, miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, La argumentación de Bolivia se ha basado en la emotividad y victimización porque simplemente se le agotaron los argumentos jurídicos.

“Cuando se acaban los argumentos jurídicos, termina haciendo esto de victimización que ha hecho el presidente Morales a lo largo del tiempo. Yo siento que el gobierno boliviano ha jugado una carta compleja, que es decir que tienen derecho a algo, pero el derecho parece salido de otra característica no jurídica. No soy de los ingenuos que entiende que solamente sirven los argumentos jurídicos, pero son estos los que debieran prevalecer en esta corte”.

Más allá de la percepción emotiva de los argumentos bolivianos, lo concreto es que Bolivia justifica su demanda por los actos unilaterales que, según ellos, ha cometido Chile respecto al tema marítimo.

Para la académica del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, Astrid Espaliat, Bolivia apela a fuentes del derecho internacional mezclándola con argumentos de carácter históricos y emocionales, sin embargo, es indudable que apelan a una fuente jurídica como lo son los actos unilaterales.

“Si uno tuviera que hacer un análisis de si acaso hay o no una argumentación desde fuentes del derecho internacional, si las hay. Si acaso eso existe en el derecho internacional, la respuesta es sí, si existen los actos unilaterales, si existe la posibilidad de que el intercambio de notas diplomáticas construya acuerdos de carácter jurídico”, afirmó.

Para Espaliat, otra cosa es que Chile rebata que efectivamente aquellas declaraciones a las que Bolivia recurre tengan la connotación jurídica, pero esto es una conclusión distinta. Pero los argumentos que ha puesto Bolivia en la palestra sí son fuentes válidas.

Consultada sobre la emotividad con que Bolivia defiende su postura, la experta en derecho internacional dijo que aquel elemento es ajeno al alegato que se desarrolla. En ese sentido recordó que no hay que olvidar que estos alegatos están siendo transmitidos en Bolivia, “por lo tanto hay un público objetivo, y esto está dirigido a ellos”, expresó.

Mención aparte merece el senador Manuel José Ossandón, que durante la jornada de este lunes tildó a los diputados del Frente Amplio de traidores por apoyar la causa marítima de Bolivia.

A través de su cuenta twitter escribió: “Los diputados de Frente Amplio que apoyan públicamente la causa de Bolivia traicionan a la patria, nuestra historia y ponen en riesgo el interés nacional”.

Como vemos, las luchas nacionalistas dan para todo.

 

Síguenos en