Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de diciembre de 2019

Escritorio

El complejo escenario de la donación de órganos en Chile

La cirugía al vocalista de Los Tres, Álvaro Henríquez, reveló la escasez de órganos donados que hay en nuestro país, situación a la que se suma el presunto cierre de la Corporación del Transplante por problemas de financiamientos y la falta de cambio cultural.

Sofía Navarro M.

  Sábado 12 de mayo 2018 16:00 hrs. 
17-3_3-660x440-660x440.jpg__660x440_q85_subsampling-2

El pasado 2 de mayo, los medios nacionales daban cuenta de la operación del vocalista de Los Tres, Álvaro Henríquez, quien luego de sufrir un daño hepático, debió ser intervenido de urgencia.

Junto con dar el respectivo parte médico, el jefe Unidad de Trasplantes Clínica Las Condes, Erwin Buckel acusó la escasez de órganos a nivel nacional y con ello, la mortalidad que conlleva, la que alcanza el  30%.

Según la Asociación de Dializados y Transplantados de Chile (Asodi) en 2017 hubo 173 donantes; en abril de dicho año se registraron 64, número superior al mismo periodo en 2018 donde la cifra alcanzó tan solo a  24 personas.

El registro de donantes no es la única complicación que enfrenta el tema. En estos últimos días, la Corporación del Transplante reveló la falta de financiamiento, lo que obligó a pensar en el cierre de la ONG. La situación cobraría mayor gravedad al ver que tanto en su página web como en redes sociales, informaron que no están atendiendo público.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el presidente del Directorio de Asodi, Tomás Fernández, explicó que tanto ellos como la Corporación del Transplante se encargan de difundir instancias de motivación y educación a la sociedad, con la idea de contar con más donadores. Mientras que, la Coordinadora Nacional del Transplante, perteneciente al Ministerio de Salud es el organismo oficial de este tema.

En la opinión de Fernández, en lo que respecta del tema del trabajo de la Coordinadora y el Minsal, no habrí “restricción presupuestaria y no se ha manifestado, en ningún momento, la falta de recursos económicos para el procuramiento y transplantes”.

Procuramiento

Uno de los temas más delicados ligados a la donación es el procuramiento de órganos. Este concepto, es definido como todo el proceso mediante el cual y a través de la ejecución de etapas bien definidas, se logra que los órganos y tejidos de alguien que ha fallecido, sean implantados en un receptor determinado.

Como tantas actividades de la Medicina, es difícil y complejo, lo que se asocia a gran tensión sicológica y en un porcentaje significativo de casos termina en el fracaso, habitualmente por la negativa de la familia del occiso a la donación de órganos.

Fernández explicó que la Contraloría emitió cambios y restricciones en el procuramiento de acuerdo a la ley vigente. En el dictamen de noviembre de 2017, se consideró que para los efectos de la ley Nº 19.451 y especialmente para el procuramiento de órganos provenientes de cadáveres, la muerte del donante debe estar certificada cuando se haya comprobado la abolición total e irreversible de todas las funciones encefálicas, lo que debe acreditarse con la certeza diagnóstica de la causa del mal, según parámetros clínicos corroborados por las pruebas o exámenes calificados.

Además de ello, el punto seis del dictamen señaló que, “conforme a la comentada normativa, contribuye a la labor de los equipos de procuramiento de órganos y tejidos contar con actas estandarizadas, en las cuales se pueda dejar registro del cumplimiento de la legislación vigente, especialmente de la muerte encefálica y de la donación de órganos o tejidos”.

Por lo anterior, el representante de Asodi explicó que “ha existido es un fallo de la Contraloría general de la República donde indica como se hizo o se estaba haciendo el procuramiento y eso, a nosotros, nos ha cambiado, poniendo restricción para hacer el procuramiento de acuerdo a la ley que tenemos, habrá que ver si ese fallo puede ser reversible o si se puede cambiar la ley. Lo que hacíamos el año pasado, este año no lo estamos haciendo por este fallo”.

La donación como tema cultural

Más allá de la ley, la baja de la donación de órganos responde a un tema cultural. Por ello, para Tomás Fernández al hablar del escenario nacional más que críticas, se ve la oportunidad de mejora. “Nosotros somos una sociedad que debemos ir evolucionando y tenemos que ir adaptando a las nuevas necesidades y cambios, por ello podríamos mirar países más desarrollados y que llevan la delantera en esto. España, por ejemplo, cuando hace un procuramiento pide y se acerca a los familiares dentro del protocolo ve la posible donante, le pregunta y se hace parte de esto”.

Por ello, el presidente del directorio de Asodi apuntó que, “aunque la rueda ya la inventaron, se debe visibilizar, conversar, responder cuándo donamos, ¿por qué lo hacemos?, ¿quiénes son los donantes?, ¿qué pasaría si necesitara órganos?”

Aunque la ley y el espíritu de donación existe, falta precisión. “Hoy la sociedad tiene una desconfianza mayor, se habla mucho de la desconfianza de la ciudadanía, por eso tenemos que precisar más las cosas para buscar una transparencia, no existe una maldad por hacer las cosas mal y buscar culpabilidad, es una oportunidad para hacer una mejora, siempre pensando que la sociedad está inserta en la toma de decisiones”, sentenció la fuente.