Diario y Radio Universidad Chile

Escritorio MENÚ

Crisis del dólar en Argentina

Una fuerte corrida cambiara se registró ayer en Argentina. El dólar, que amaneció en 32 pesos, llegó a superar la barrera de los 40 en el mercado informal. Para algunos sectores, el incremento desmedido significa un jugoso negocio para el empresariado y cae sobre las espaldas de los trabajadores y los jubilados.

Raúl Martínez

  Viernes 31 de agosto 2018 13:01 hrs. 
dolar argentino


Desempleo cero, más inversión y sin devaluación de la economía fueron algunas de las promesas que en su campaña presidencial realizó el actual Presidente de Argentina, Mauricio Macri.

Pero si en 2015 100 pesos argentinos equivalían a alrededor de 5 mil pesos chilenos, desde ayer con el sorpresivo incremento del dólar esa diferencia se redujo a penas a los mil 800 de nuestra moneda.

Y es que la jornada de este jueves será recordada como una de las más complejas para la economía trasandina, con un incremento del dólar de los 32 a más de 40 pesos argentinos en el mercado informal. El dólar blue –como se le conoce en las calles de la nación vecina-, trepó desenfrenado en medio de explicaciones desde el Ejecutivo de que se trata de un ajuste estructural.

Así lo señaló el jefe de Gabinete de ministros del Gobierno de Macri, Marcos Peña, quien fue abordado por la prensa con preguntas sobre el desajuste evidenciado durante la jornada de ayer.

“Estamos trabajando en los desajustes estructurales, centralmente en ir hacia un camino de equilibrio fiscal que es nuestra principal prioridad”, señaló entonces el representante del Ejecutivo cuando fue interrumpido por una consulta: “¿Usted dice que el camino económico no es un fracaso?”, lanzó una reportera. Peña prosiguió con su discurso, afirmando que esa política de la Casa Rosada va en la dirección de “reducir a cero la emisión del Banco Central para financiar el tesoro y la cuestión de la necesidad de generar una mayor competencia, mayor inversión, para de esa manera ir logrando una baja en la inflación”.

Pero la explicación del jefe de gabinete trasandino no convenció. Ni siquiera pudo ser asumida por dirigentes de su propio sector. La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, señaló que “estamos ante una dificultad y no reconocerlo es no entender lo que le pasa a la gente”, subrayó.

En círculos macristas las voces que piden la salida de Peña crecen, aunque reconocen que su renuncia sería dejar al propio mandatario al descubierto en medio de la tormenta como califican a la situación descontrolada que se vive con el dólar.

Pero desde el kirchnerismo la explicación es otra: este incremento imparable de la divisa estadounidense tiene como objetivo “licuar” los salarios y las jubilaciones, mientras que se transforma en un pingüe negocio para los inversionistas y en particular los bancos.

En conversación con el canal C5N, la ex ministra de Economía del gobierno de Néstor Kirchner entre 2005 y 2007, Felisa Miceli, señaló que la situación se explica por ejemplo con la liberación de 330 millones de dólares que licitó a instituciones financieras el Banco Central. ¿Quién ganó con el incremento de nueve pesos por dólar durante la jornada de ayer? Claramente no el pueblo.

“Estamos ante una situación descontrolada”, comentó Miceli, quien agregó que además se está frente a “una crisis política que empezó con una corrida cambiara que no supieron manejar. Terminaron yendo al fondo (en referencia al Fondo Monetario Internacional) obligados, sin tener un plan”.

La tasa de referencia para los créditos quedó marcada por el Banco Central argentino en un 60 por ciento (en Chile es de 6,2 puntos porcentuales), que se suma a un déficit de dólares que es para la economista uno de los principales problemas que presenta el país luego del acuerdo con el FMI.

Esto porque el documento suscrito por el Gobierno de Macri reconoce que habrá un déficit de unos 20 mil millones de dólares (un 3,6% del PIB) que a juicio de Miceli no es posible salir a conseguir al mercado puesto que ya en estas condiciones “es imposible que nos endeuden más”.

“Nos han endeudado desde una situación en que prácticamente no teníamos que pagar intereses de la deuda a una situación donde los intereses en el gasto público ya son más que la suma de educación y salud”, indicó la especialista.

El objetivo según algunos sectores, sería llevar el dólar a los 45 pesos por divisa para de esa manera pagar la falta de dólares y así solventar (o bancar en lenguaje argentino) lo que los grupos económicos se están llevando.

En las calles ya están los estudiantes en demanda del financiamiento necesario para iniciar sus clases cuyo arranque está suspendido por falta de recursos en medio de esta crisis económica. Las centrales sindicales y gremiales ya se han movilizado y no sería de extrañar una gran manifestación que, tal como en otras épocas, haga tambalear a los moradores de la Casa Rosada con Macri a la cabeza.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.