Diario y Radio U Chile

Escritorio

La inmortal tradición vecinal de La Legua

El joven legüino Marcelo del Campo publicó recientemente un trabajo que recopila la historia de las cuatro etapas habitacionales de la histórica población. Más que dejar constancia, el material es un impulso para la continuidad de la organización social.  

Maximiliano Alarcón

  Viernes 7 de septiembre 2018 10:21 hrs. 
Foto articulo legua

El pasado jueves 23 de septiembre en el Teatro Municipal de San Joaquín se realizó el lanzamiento del libro ‘De La Legua a Legua Emergente’. No hubo medios de comunicación, mientras que de autoridades políticas del lugar sólo asistió el diputado autonomista, Gonzalo Winter.

Quizás para estos últimos no es costumbre asistir a una actividad así, habituados más a figurar respecto de la connotación policial de la población. En cambio, para Marcelo del Campo, autor del texto, está la necesidad de mantener vivo el peso histórico de La Legua.

Este trabajo cuenta a través de relatos, imágenes y poesía, el desarrollo del barrio desde sus inicios hasta la actualidad, pasando por los cuatro hitos que fueron dando forma al barrio: Legua Vieja (1920), Nueva La Legua (1947), Emergencia La Legua Sector I y II y los Jardínes de San Joaquín (2017).

Todo esto con el hilo conductor de la organización social, presente en cada uno de los episodios.

“Lo que buscamos con el libro es acercar a las nuevas generaciones la historia de La Legua, algo que va en baja. De hecho tiene poco texto porque los índices de lectura en el país son muy bajos. Las mismas vecinas no querían que tuviera mucho texto”, dice el autor.

foto 1

 

La idea del libro comenzó a trabajarse en 2014 con las vecinas de los cuatro comités de allegados que impulsaron las viviendas más recientes. Ellas le pidieron al autor que contara la historia de cómo se consiguieron los complejos habitacionales. Él vio que para esto era necesario repasar el barrio desde sus inicios, puesto que la nueva etapa era un punto más en la tradición de trabajo vecinal.

Así, por ejemplo, Del Campo muestra la importancia del gobierno de Salvador Allende para la población, algo tan relevante que incluso motivó que Fidel Castro fuera nombrado hijo ilustre de San Miguel (comuna a la que pertenecía antiguamente La Legua). Esto es retratado en una de las fotografías de archivo que contiene el libro, en la cual el fallecido líder cubano aparece visitando el hospital Barros Luco. La misma imagen muestra al fondo una estatua de Ernesto ‘Che’ Guevara, la primera que se instaló en el mundo.

 

Foto 2

 

El período de la Unidad Popular en el texto va dentro de hojas blancas. Al pasar a los años de la dictadura de Augusto Pinochet, el color cambia a negro, dejando en claro cuál es el significado de aquel tiempo en el barrio.

Pero quizás la parte más importante en la obra de Del Campo es contar la historia de la cuarta La Legua, la que paradójicamente lleva por nombre ‘Jardínes de San Joaquín’, como una forma de esquivar la estigmatización que se tiene con las personas del lugar.

Los relatos de los vecinos dejan en constancia que la tradición cooperativa del barrio sigue viva. La lucha por el nuevo hito habitacional partió en 2011 por necesidad, por impulso de los allegados y no por iniciativa del Gobierno.

Pese a que siempre debieron presionar a las autoridades para conseguir las nuevas viviendas, estas últimas aparecieron en el momento de las cámaras, el día de la primera piedra, poniéndose por encima de los verdaderos protagonistas.

 

Foto 3 (1)

 

“En La Legua los vecinos nos queremos mucho, nos protegemos. Aparentemente de afuera no se ve así, se cree que todo el tiempo o nos agarramos a balazos o estamos escondidos, siendo que el terreno de peligro en La Legua es muy acotado, en gran parte es un lugar pacífico”, indica.

El libro de Marcelo del Campo es un ejemplo de que por más que La Legua se citada constantemente como un lugar inseguro, algo que sobresale es la organización, la que pese a la cuestionada intervención policial no cesa.

“El Estado no sabe lo que está haciendo. Hay un despliegue enorme de recursos que están mal focalizados, porque no conocen nuestra realidad, no nos preguntan. El Estado ha aportado más a la división de La Legua que otra cosa y esta mano más dura que es la policial ha vulnerado nuestros derechos”, señala Del Campo.

Hasta el momento el libro sólo está disponible para los mismos vecinos de los comités, así también para las escuelas de la población. Sin embargo, existe un documental disponible que contiene el material de la publicación.