Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Derecho a ser: Ley de Identidad de Género es promulgada después de años de tramitación

Este miércoles, el Gobierno decretó oficialmente la norma discutida por años en el Congreso y resistida por grupos ultraconservadores. Desde las organizaciones transgénero, además de celebrar la difusión, llamaron al Ejecutivo a tener celeridad con los reglamentos para no retrasar su entrada en vigencia.

Rodrigo Fuentes

  Miércoles 28 de noviembre 2018 17:38 hrs. 

Este miércoles, el Presidente Sebastián Piñera promulgó la Ley de Identidad de Género.

A dos meses de que el proyecto de ley saliera del Congreso, y después de cinco años de tramitación legislativa, la iniciativa fue decretada por el Mandatario.

Esta ley permite que las personas trans mayores de 18 años modifiquen sus documentos legales de identificación, mientras que los adolescentes de entre 14 y 18 años podrán hacerlo a través de los tribunales de justicia y contando con la aprobación de sus padres o tutores.

En la ceremonia realizada en el Palacio de la Moneda, el Presidente Sebastián Piñera reafirmó la convicción de que su Gobierno apoya la iniciativa como un derecho al reconocimiento de la identidad de las personas trans.

“Queremos ser un ejemplo en materia de respeto a la diversidad de los seres humanos y, por esa razón, sin perjuicio de estar muy conscientes de discusiones y polémicas que existieron durante el debate de esta ley, como Presidente tengo la plena convicción de estamos en la dirección correcta, un paso adelante hacia una sociedad más justa, más respetuosa, y que reconozca no solamente en la Constitución, sino que también en la vida diaria, que todos somos iguales en dignidad, derechos y deberes”, afirmó.

trans

Desde Organizando Trans Diversidades (OTD), una de las organizaciones patrocinadoras del proyecto, calificaron la norma como un avance sustantivo, sin embargo, argumentaron que es perentoria la aprobación de los reglamentos para que la ley entre en vigencia en el menor plazo posible.

El coordinador de legislación y políticas públicas de OTD Chile, Franco Fuica, precisó que los estatutos sobre requisitos y la forma en que se llevarán a cabo los cambios de nombre y sexo registral de las personas trans serán fundamentales para futuras acciones de grupos políticos, ultra conservadores, religiosos que, eventualmente, pretendan ir contra la norma ante el Tribunal Constitucional.

“Yo creo que van a hacer algo, o por lo menos lo van a intentar, y nosotros estamos preparados para eso, más bien para seguir estrategias a través de distintos espacios que están y que van a defender este avance importante que hemos tenido. Yo creo que será muy difícil bajar la norma, porque también existen muchos antecedentes de organismos internacionales que van en la dirección de empujar la ley para todas las personas sin ningún tipo de discriminación, ni por edad, ni estado civil”, argumentó.

Franco Fuica destacó los desafíos que aún están pendientes en la normativa, en ese sentido, explicó que se debe perfeccionar el programa de acompañamiento a personas de 14 años.

Por lo que ahora, precisó Fuica, depende del Ministerio de Desarrollo Social invitar a las fundaciones y ONGs involucradas, para aportar en su elaboración y, finalmente, constituirse como entidades capaces de guiar en el proceso, principalmente a adolecentes transgénero.

Destacar que la norma sobre Identidad de Género, en el caso de los adultos que no cuenten con un matrimonio vigente, el requerimiento de cambio de nombre y sexo registral se podrá realizar ante el Registro Civil, con el acompañamiento de dos testigos que den cuenta de que el o la solicitante entiende los alcances legales de una solicitud así.

Para los mayores de 18 años que estén casados, el requerimiento deberá realizarse ante un tribunal de familia, donde serán citados ambos cónyuges. En el caso de que la solicitud sea acogida, el juez terminará el matrimonio, por lo que los comparecientes, para todos los efectos legales, se entenderán como divorciados, manteniendo así todos los derechos y deberes adquiridos antes del cambio.