Diario y Radio U Chile

Año XI, 21 de septiembre de 2019

Escritorio

PSU 2018: Las cifras que dan cuenta de la desigualdad en la educación

La entrega de los resultados de la PSU 2018 dio comienzo al proceso de postulación de las casas de estudio pertenecientes al Consejo de Rectores (Cruch) y de las universidades adscritas al Sistema Único de Admisión. Sin embargo, el desglose de los puntajes evidencia brechas importantes en materia de género y centralización.

Tomás González F.

  Miércoles 26 de diciembre 2018 18:25 hrs. 
Foto 1

Este miércoles, en la sede del Consejo de Rectores, se dio a conocer el desglose de los resultados obtenidos en la Prueba de Selección Universitaria (PSU) a nivel nacional. En la cita, el rector de la Universidad de Valparaíso y vicepresidente del Consejo de Rectores, Aldo Valle, destacó la participación de las instituciones miembros del Cruch y la efectividad de la medición.

“Es un sistema integrado, simultáneo, de carácter nacional, objetivo y dinámico. Porque procuramos que sólo el mérito, que sólo el desempeño y el rendimiento, sobre la base de las mediciones que se hacen, sean los títulos o factores que determinen que una persona pueda finalmente ser seleccionada en una determinada institución y en las carreras que los mismo postulantes eligen”, señaló el rector de la Universidad de Valparaíso. Sin embargo, las cifras entregadas por el Departamento de Educación, Medición y Registro Educacional (DEMRE), dan cuenta de una brecha que, pese a los años, se sigue ampliando.

Los resultados y el análisis de los mismos han dejado en evidencia ciertas situaciones que han provocado malestar en algunos sectores. Una cifra preocupante es la amplia brecha de género que muestran los puntajes nacionales de este año. Pese a que aumentaron un 40 por ciento, de las 209 personas que obtuvieron el puntaje máximo solo 44 son mujeres, representando tan solo un 21,1 por ciento de la totalidad de los puntajes máximos.

Una brecha que la investigadora del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Educación, Beatrice Ávalos, atribuye a un tema pedagógico más que del instrumento mismo.

“Estas cifras, lo que están mostrando, es la brecha de género ahí tanto en los aspectos pedagógicos, las formas de enseñanza y el modo de estimular a las mujeres para que participen o para que reconozcan sus habilidades. No hay ninguna otra explicación, porque no es que no sean capaces“, comentó la investigadora y profesora.

Otro dato que preocupa, es la baja cantidad de puntajes nacionales obtenidos en los establecimientos municipales y particulares subvencionados, de los que egresaron el 87 por ciento de los estudiantes que rindieron la PSU. De los 209 puntajes nacionales, sólo 34 alumnos egresaron de colegios particulares subvencionados. En el caso de los establecimientos municipales, fueron solo 22 los estudiantes que obtuvieron puntajes máximos. Cifras que evidencias la profunda desigualdad que existe en el país en términos de educación, ya que si bien sólo un 11 por ciento de los que rindieron la prueba vienen de colegios particulares pagados, de estos establecimientos egresaron los 153 alumnos restantes que obtuvieron puntaje nacional (ver infografía más abajo).

Sobre estas cifras, el presidente del Colegio de Profesores, Mario Aguilar, fue enfático en que esto demuestra la incapacidad de la Prueba de Selección Universitaria para ser un instrumento de medición objetivo.

“Todo esto demuestra el sesgo que la prueba tiene y, por lo tanto, nosotros creemos que nuestro país necesita tener un instrumento de selección universitaria mucho más equitativo. Que de alguna manera compense las brutales desigualdades y el carácter segregacionista que tiene nuestro sistema educacional”, denunció Aguilar.

Por su parte, al entregar el desglose de los resultados de la PSU 2018, Aldo Valle manifestó que los últimos años se han realizado mejoras y que, como cualquier instrumento de medición, está sujeto a cambios. Uno de éstos podría ser el propuesto por el rector de la Universidad Arturo Prat, Gustavo Soto, quien expuso que la PSU se rindiera dos veces al año, con el objetivo de reducir la ansiedad y evitar que los jóvenes estudien carreras que no les agraden.

Así, con la entrega de los resultados oficiales se abren las postulaciones para las universidades pertenecientes al Consejo de Rectores y las otras casas de estudio inscritas al Sistema Único de Admisión, proceso que se extendería más allá del próximo domingo 30 de diciembre, probablemente hasta los primeros días de enero, debido a las fallas que ha presentado, durante este miércoles, el portal del DEMRE para acceder a los resultados.