Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 4 de julio de 2022

Escritorio

Ve más allá

Aldo Berríos, escritor tras Námanor, analiza también a la sociedad en que vivimos, no sólo desde las estructuras socio- políticas en las que nos desarrollamos a diario, sino que en la profundidad del ser humano, en sus miedos, sus sueños, sus luces y sobre todo sus sombras.

César Fuenzalida

  Viernes 1 de febrero 2019 8:20 hrs. 
namanor-featured

Compartir en

Un viaje con mil rutas, que en realidad tienen varios caminos más profundos y entrelazados. Námanor es una historia de fantasía donde acompañarás a Tiamat Numa en su camino a una nueva vida en medio de su lucha por ser mejor y conocer las 6 ciudades que componen a Námanor.

Es un libro que sin duda requiere tener una libreta al lado, para ir uniendo los nombres y relacionando sus roles con sus historias. Un libro que requiere concentración y dedicación casi absoluta, porque es en los pequeños diálogos que tienen sus personajes donde hay muchas ideas, propuestas, hipótesis ocultas.

Sentir la piel de la enamorada del personaje principal, hervir con él de rabia, deseo y poder, a lo largo de su proceso, es su gran potencial.

A ratos puede parecer lento en la descripción de lugares, en cómo Tiamat resuelve sus interrogantes en medio de un mundo que parece estar más deprimido que lo que pensaba.

PORTADA NÁMANOR

A través de estos cuestionamientos y de las experiencias de Tiamat es que Aldo Berríos, escritor tras Námanor, analiza también a la sociedad en que vivimos, no sólo desde las estructuras socio- políticas en las que nos desarrollamos a diario, sino que en la profundidad del ser humano, en sus miedos, sus sueños, sus luces y sobre todo sus sombras.

El sonido de cada pisada que dan los caballos que trasladan a los personajes principales, es el que te va capturando lentamente en la trama que necesita, sin duda alguna, un segundo y tercer tomo, porque muchas historias parecen quedar en el camino, o a medio desarrollar. ¿Un universo nuevo? Pues sí, puede surgir un universo completamente nuevo si así lo desea el lector. Esto sucede porque en Námanor uno siente el deseo de completar partes de la historia o profundizar en otras, sentir la energía a fondo de Tiamat cuando descubre para lo que está llamado. O el tacto que dejan las piedras de cada torre que visita. El sudor que corre por sus manos cuando está frente al riesgo y las diversas tomas de decisiones. Los sientes, pero seguro querrás profundizar en ellos.

¿Te puedes perder en los detalles? Obvio que puedes, por eso la libreta a mano, será una fiel compañera en este viaje junto a Tiamat y el grupo de caracteres que lo acompañan.

En un próximo número sería recomendable no tener nombres tan similares entre sí y de paso, profundizar en algunas aristas de este camino que recorren Tiamat y sus amigos y enemigos.

Námanor es una buena presentación del universo propuesto, pero sin duda necesita un par de libros más, para apreciar cómo el paso del tiempo nos impacta en cada segundo, incluso cuando pareciéramos no notarlo.

La reseña forma parte del programa de fomento lector #Leesincesar.

Síguenos en