Diario y Radio U Chile

Año XII, 10 de julio de 2020

Escritorio MENÚ

Capitán del Ejército que denunció hechos de corrupción fue condenado por sedición

El Segundo Juzgado Militar condenó a cinco años de reclusión militar en su grado máximo al capitán Rafael Harvey Valdés.

Diario Uchile

  Sábado 2 de febrero 2019 12:16 hrs. 





El Segundo Juzgado Militar condenó a cinco años de reclusión militar en su grado máximo al capitán Rafael Harvey Valdés, quien denunció una serie de hechos de corrupción al interior del Ejército, reportó The Clinic.

Según este medio una investigación iniciada en la justicia castrense en septiembre de 2015 concluyó que Harvey indujo a desertar a 13 soldados que efectuaban su servicio militar en el Regimiento de Artillería N°1, quienes, al momento de dejar la institución, argumentaron haber sufrido cobros indebidos, malos tratos y amenazas por parte de superiores.

La resolución judicial explica que “el Capitán Harvey, al indicarles que con desertar nada ocurriría aparte de sólo firmas mensuales sin mayores consecuencias y sin privación de libertad, y que estaban en su derecho de irse del Regimiento, con ello sólo contribuyó a formar en los Soldados la convicción de que podían abandonar el Regimiento sin mayores problemas, lo que implicó una inducción o incitación a cometer las deserciones”.

Con respecto a la condena, el delito de sedición impropia castiga a quien induzca “a cualquier alboroto o desorden, de palabra, por escrito o valiéndose de cualquier otro medio, o hiciere llegar a conocimiento de las tropas especies destinadas a causarles disgusto o tibieza en el servicio“.

Al capitán le abonarán los 22 días que permaneció privado de libertad durante 2015, cuando fue derivado a prisión preventiva por la misma causa. Además, deberá cumplir la “pena accesoria legal de inhabilitación absoluta perpetua para derechos políticos (…), y a la pena accesoria militar de separación de servicio”.

Dentro de los casos que denunció Harvey, se cuenta por ejemplo el vinculado a los ascensos que realizaba el Ejército a uniformados que mantenían causas abiertas por fraude al fisco.