Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de agosto de 2022

Escritorio

Magisterio exige a Mineduc resolver situación de gases explosivos en escuelas de Copiapó

Directivos del gremio docente presentaron una carta a la ministra de Educación, Marcela Cubillos, para que entregue una respuesta a la brevedad sobre la grave situación de la Escuela Las Brisas y el Liceo el Palomar.

Rodrigo Fuentes

  Lunes 18 de marzo 2019 21:27 hrs. 
file_20150511160337

Compartir en

El Colegio de Profesores de Chile exigió a la ministra de Educación, Marcela Cubillos, medidas inmediatas de seguridad y bienestar para estudiantes y profesores de Copiapó, expuestos a gases explosivos.

La semana pasada, la Corte de Apelaciones ordenó la suspensión de clases en dos colegios de la capital de la región de Atacama, luego de acoger una orden de no innovar presentada por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), a raíz de que se detectó la presencia de tóxicos en el aire en los establecimientos educacionales Liceo El Palomar y la Escuela Las Brisas.

El presidente del Magisterio, Mario Aguilar, entregó una carta en el Mineduc, donde emplazó a la secretaria de Estado a tomar medidas inmediatas para velar por la seguridad de estudiantes y profesores, que están en riesgo por emanación de gases.

“La Corte de Apelaciones ordenó la suspensión de clases y, además, que las autoridades competentes arbitraran todas medidas necesarias y a la fecha eso no ha ocurrido. Mientras la ministra hace campañas publicitarias respecto a la seguridad, aquí hay un problema concreto y gravísimo de seguridad. Hay un riesgo de una explosión en cualquiera de esos colegios y, por lo tanto, la situación es de extrema gravedad”, apuntó.

ma-denuncia-copiapo-1030x686

Mario Aguilar agregó que el municipio suspendió las clases solo después resolución judicial el lunes de la semana pasada, pese a que la solicitud del INDH de no exponer a los menores, docentes al peligro y la contaminación, fue realizada tres días antes.

“Aquí hay dos recintos educacionales prácticamente abandonados, tal vez, porque son de regiones, porque son escuelas públicas. Nos preguntamos: ¿Acaso hubiese sido posible que en un colegio del barrio alto de Santiago, el ministerio hubiera permitido durante mucho tiempo que funcionara con gases explosivos y con el peligro que eso significa? Aquí hay un grave caso de discriminación, de centralismo y de desatención de las autoridades de sus obligaciones”, sostuvo.

Recordemos que padres, apoderados y alumnos de la Escuela las Brisas y el Liceo El Palomar, que aún se mantienen sin clases, protestaron este fin de semana en Copiapó por la poca diligencia que ha tenido la Superintendencia de Servicios Sanitarios y el propio municipio, ya que, según ellos, no se da una solución definitiva a un problema de emanación de gases que viene repitiéndose desde hace tres años.

Síguenos en