Diario y Radio U Chile

Año XI, 21 de julio de 2019

Escritorio
Patricio López

Declaración de Renta 2019: un portonazo institucional

Patricio López | Miércoles 3 de abril 2019 10:24 hrs.

Una sensación de saqueo, de portonazo institucional pero sin prioridad en los noticiarios de la televisión, es la que afecta a buena parte de quienes realizaron tareas a honorarios durante el año 2018, al darse cuenta de cómo las isapres y las afps se han repartido cual botín la devolución de impuestos que, hasta el año pasado, servía para tapar hoyos o para sostener el bicicleteo al que se ha acostumbrado buena parte de la población chilena.

Hoy suena en nuestras cabezas esa canción que irónicamente dice Nada tienes que temer, el sistema te respalda y los pajaritos cantan y las nubes se levantan. Porque en nuestro país, que fue bautizado hace años por nuestro colega Ricarte Soto como “la Corea del Norte del capitalismo”, es posible que ocurra e incluso con normalidad lo que ahora vemos: una de las dependencias del Estado, el Servicio de Impuestos Internos, convertida en una graciosa recaudadora ad honorem de las isapres y las afps.

Además, para esta situación que afecta directamente al bolsillo de las personas y a la mínima sensación de justicia, no estuvo la oposición, mayoritaria en ambas cámaras y autodenominada progresista. Distraída en otras cosas y demostrando otra vez, como en el caso de los medidores, poco conocimiento sobre lo que legisla, se rindió con facilidad al argumento de que los trabajadores a honorarios necesitaban cotizar para no tener jubilaciones miserables. Las agrupaciones de trabajadoras y trabajadores, a su vez, no alcanzaron a generar una fuerza movilizadora que presionara al Congreso Nacional, en un país donde lamentablemente nos hemos acostumbrado al lamento sobre lo que nos perjudica, pero sin hacer mucho al respecto.

Porque recién se ha empezado a escuchar, y solo en algunos medios, a los expertos que señalan rotundos que no, que esta supuesta política pública no favorece a los cotizantes, sino a las isapres y las afps. En el caso de las administradoras de fondos de pensiones, según la Fundación Sol, serían más de 40 mil millones de pesos al mes los que recibirían como consecuencia de las nuevas exigencias previsionales. Estos recursos, en la práctica, están destinados a aumentar el caudal de recursos frescos para el exclusivo negocio que realizan estas administradoras, sin que el cotizante cuente con ninguna garantía de que obtendrá una pensión digna al final de su etapa laboral.

Al mismo tiempo que los últimos dos gobiernos se han negado una y otra vez a una reforma profunda al sistema de pensiones, se avanzó en un proyecto de ley que les abre una nueva cartera de cientos de miles de trabajadores independientes.

En el caso de las isapres, este nuevo regalo coincidió con el alza insólita en los precios de los planes, lo que le hizo recordar al ministro de Salud que desde que asumió había prometido una reforma a la Ley de Isapres que todavía no acomete. Para quienes han tenido que hacer sus declaraciones de renta en estos días, resulta insólito de que a pesar de que han cotizado como independientes, Impuestos Internos de todos modos retenga dineros para la isapres, bajo un supuesto que no se entiende desde el punto de vista del bien común.

Debemos recordar que la precariedad laboral, los bajos sueldos, la mala cobertura en salud y las miserables jubilaciones son cuatro realidades entrelazadas, que se afectan entre sí. De este modo, si se quiere resolver el tema de las pensiones o de la salud necesariamente se deben tomar medidas respecto la precariedad y los bajos sueldos, asunto en el que, adicionalmente y por supuesto, sigue jugando un rol central la discusión sobre si estos sistemas son los que mejor convienen a los trabajadores y trabajadoras en Chile. Pero obviamente, en vez de que la política pública vaya por las poderosas empresas que lucran con los derechos, se ha preferido estrujar un poco más a la resignada población del país.

 

Envíanos tu carta al director a: patriciolopez@u.uchile.cl