Diario y Radio U Chile

Año XI, 24 de abril de 2019

Escritorio

Monsanto pierde nueva batalla judicial contra un agricultor

Un tribunal de apelaciones francés confirmó el jueves la responsabilidad del gigante estadounidense Monsanto en la intoxicación de un agricultor que utilizaba un herbicida del grupo agroindustrial estadounidense.

RFI

  Viernes 12 de abril 2019 13:04 hrs. 
2019-02-06t103455z_86795565_rc1f494f7640_rtrmadp_3_france-monsanto-lawsuit_0

“Monsanto es declarada culpable del daño causado a Paul François”, anunció un tribunal de Lyon, en el centro-este de Francia, este 11 de abril de 2019.

Paul François fue intoxicado en abril de 2004 al inhalar vapores de Lasso, un herbicida de Monsanto que utilizaba en sus campos de maíz en el suroeste de Francia.

La multinacional ya había sido condenada en 2012 y 2015 a “indemnizar totalmente” al agricultor, que sufre graves secuelas, pero Monsanto, que fue adquirida por la alemana Bayern, apeló ambas sentencias.

En su decisión, la corte reprocha a Monsanto el “no haber etiquetado” el producto en cuestión o no haber puesto una “mención alertando sobre su peligro”.

 François está convencido de que la firma conocía los riesgos de la utilización de este herbicida mucho antes de su prohibición en Francia, en noviembre de 2007. El herbicida, considerado peligroso, había sido retirado del mercado en Canadá en 1985, y en Bélgica y Reino Unido en 1992.

La corte no tomó ninguna decisión sobre la indemnización de más de un millón de euros exigida por el agricultor porque esta demanda será analizada en un procedimiento separado ante otro tribunal. Pero la corte de Lyon sí condenó a Monsanto a pagar al francés 50.000 euros para cubrir sus gastos judiciales.

Sin embargo, la batalla del agricultor podría no haber terminado. “Monsanto se reserva el derecho de formar un recurso de casación, es probablemente la próxima etapa”, anunció inmediatamente el abogado de la multinacional, Jean-Daniel Bretzner.

La vida de Paul François se vino abajo el 27 de abril de 2004 cuando verificaba una cuba que había contenido Lasso e inhaló vapores tóxicos. Sintiendo mareos, tuvo apenas tiempo de explicar a su esposa lo que había ocurrido antes de desmayarse y terminar en un servicio de urgencias escupiendo sangre.

Fue sólo en mayo de 2005 que se identificó la causa de su enfermedad: el monoclorobenceno, un disolvente sumamente tóxico y que representa el 50% de la composición del herbicida.

El agricultor consideró que esta tercera victoria es un “mensaje al gobierno actual”, y llamó a los políticos a “asumir su responsabilidad” en cuanto a la utilización de los pesticidas.