Diario y Radio U Chile

Año XI, 7 de diciembre de 2019

Escritorio

Comunidades mapuche lafkenche logran reconocimiento de su espacio costero marino

La Comisión Regional del Uso del Borde Costero (CRUBC) del Bío Bío reconoció el uso consuetudinario de 12 millas náuticas por parte de ocho comunidades mapuche lafkenche del territorio Quidico-Potrono-Tirúa. La decisión ha sido catalogada como histórica por las comunidades, pues es primera vez que se reconoce una extensión tan amplia para un pueblo originario.

Andrea Bustos C.

  Sábado 18 de mayo 2019 15:36 hrs. 
dav

Acorde a un informe realizado por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI) que debió verificar en terreno la petición de las comunidades Antipi, Miguel Yevilao, Juan Huenulao, Agustina Lincopi, Francisco Namuncura, Jerónimo Ancalao, Lorenzo Quintrileo y Antonio Paillao, los 47 miembros que conforman la CRUBC dieron una votación prácticamente unánime, con sólo una abstención, a la solicitud de resguardo de un área que, para los mapuche lafkenche y pescadores artesanales, implica la convivencia armónica con el ecosistema que habitan.

La petición del uso consuetudinario de 12 millas de espacio costero marino había sido ingresada en el año 2014 a la Subsecretaría de Pesca, y con la decisión recientemente adoptada por la Comisión Regional, corresponde ahora elaborar un Plan de Administración del sector por parte de las comunidades mapuche lafkenche.

El plazo para presentar dicho plan es de 12 meses a partir de la fecha en que la Subsecretaría de Pesca entregue a la de Fuerzas Armadas un Decreto de Destinación informando de esta decisión.

El alcalde de Tirúa, Adolfo Millabur, quien ha acompañado a las comunidades en este proceso, se manifestó muy contento con esta noticia, y señaló que luego de esta decisión “queda la bonita tarea de poder llegar al fin último, que es tener consumado el Plan de Administración con la concesión en nuestras manos y luego dar un horizonte de ejemplo de vida, en materia de relacionarnos con el mar, porque a Chile le hace mucha falta respetar sus recursos naturales, hacer un buen uso de ellos, y que lo que nos dio la naturaleza sea para todos y no para algunos”.

Adolfo Millabur indicó también que la decisión que tomó la comisión “da una señal de que la comunidad regional reconoce en Tirúa una esperanza de que podamos hacer algo distinto”, y comentó que eso es precisamente dar señales de la relación que los seremos humanos deben tener con el mar.

“Cuando uno mira el resultado final, el camino que hemos tenido que recorrer ha sido maravilloso, difícil, bonito pero satisfactorio, porque logramos cumplir una meta. Queda todavía camino que recorrer, primero lograr que otras comunidades logren hacer el trámite y que les reconozcan el uso consuetudinario del mar”, agregó Millabur.

Para las ocho comunidades que habían presentado esta solicitud, la aprobación de la Comisión Regional del Uso del Borde Costero (CRUBC) también fue una alegría. El dirigente lafkenche Segundo Yevilao, de la comunidad Miguel Yevilao, valoró el reconocimiento y dijo que están ” disfrutando este logro porque es un reconocimiento de nosotros los mapuche, que hace mucho tiempo no se daba a nivel de Estado. Los gobiernos siempre tienen la oportunidad o intención de trabajar en conjunto con el pueblo mapuche y esta es una bonita señal que se logró, entonces estamos disfrutando y hemos tenido hartas conversaciones sobre eso entre nosotros”.

Además, el dirigente lafkenche aseveró que frente a este proceso que les ha costado años “no hay que dejar pasar a las otras generaciones, a nuestros antepasados que nos inculcaron esta cultura de conservación, de cuidado con el medio ambiente, de hacernos parte de él, entonces hoy día esto es un desafío tremendo y bonito, que es tratar de mostrar a la sociedad que se puede trabajar colectivamente, y vamos a tener un plan inclusivo que refleje todos los intereses del territorio y siempre pensando en el futuro”.

Por su parte, Cristina Ñancucheo, profesional de apoyo a la Identidad Territorial Lafkenche, comentó con nuestro medio la importancia de esta decisión para la cultura Lafkenche, pues aseguró que si bien obtener el reconocimiento del borde costero es un beneficio en lo que refiere a la extracción de recursos marinos, lo es aún más para la cultura de estas comunidades.

“Harán  usos de recolección de recursos del mar, usos recreativos, usos simbólicos también. Este espacio es importante no solo por el aspecto económico y alimenticio que hay detrás de todo espacio de recursos naturales, sino también por el significado cultural que tiene para las comunidades. El lafkenche tiene una relación con el mar que va más allá de lo material, tiene también una dimensión espiritual que tiene que ver con el bienestar de la persona, de la familia, de la comunidad”, explicó.

Además, Cristina Ñancucheo dijo que si bien otras comunidades han solicitado la mismas 12 millas, esa extensión no se entrega, y se da menos extensión marina, por lo que haber obtenido las 12 millas es de suma importancia para los lafkenches. La entrega de este borde lo atribuyen al cuidado y resguardo que han hecho del sector y la preocupación de todas las comunidades y del alcalde por luchar para la entrega del uso consuetudinario.

Una vez que las comunidades entreguen su propuesta de Plan de Administración, esta será “sometida a la aprobación de una Comisión Intersectorial, que deberá verificar el cumplimiento de las disposiciones legales a que se encuentran sometidos los usos comprendidos en dicho Plan”. De aprobarse el documento, la Subsecretaría de Pesca firmará el Convenio de Uso con las comunidades asignatarias del espacio costero marino de las 12 millas para entregar la concesión.