Diario y Radio U Chile

Escritorio

Una ley que no da el ancho: el panorama que dificulta la protección del patrimonio

Este fin de semana, se conmemorará un nuevo Día del Patrimonio y se espera que, en ese contexto, el Ejecutivo presente una propuesta para modificar la actual Ley de Monumentos Nacionales. Pero, ¿hacia dónde deberá avanzar esa iniciativa? Nuevas categorías y descentralización son algunas de las dimensiones de ese debate.

Abril Becerra

  Sábado 25 de mayo 2019 9:39 hrs. 
Patrimonio-cultural-de-Chile-32-1

Durante este fin de semana, el Ejecutivo presentará un anhelado proyecto que busca modificar la actual Ley de Monumentos Nacionales, cuya última actualización data de 1970.

El anuncio fue postergado en más de una oportunidad y desde las organizaciones sociales vinculadas al patrimonio han advertido que su elaboración fue un proceso que se desarrolló a puertas cerradas.

Sin embargo, más allá de esta crítica, quienes han participado en el debate sobre la protección del patrimonio coinciden en que es necesario propiciar una discusión sobre cómo hoy se protege el patrimonio en Chile, sobre todo, si se considera que la actual ley no da el ancho para resguardar sus múltiples dimensiones.

La actual normativa señala, por ejemplo, que los monumentos nacionales corresponden a “los lugares, ruinas, construcciones u objetos de carácter histórico o artístico” así como “los cementerios”, “las piezas u objetos antropo-arqueológicos” y “los objetos que estén destinados a permanecer en un sitio público, con carácter conmemorativo”, entre otros.

Frente a ello, el parlamentario Alejandro Bernales, miembro de la comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, sostiene que es urgente avanzar hacia una ley que evidencie el cambio de paradigma, donde lo “monumental o consagrado” quede atrás.

“Debe haber nuevos espacios y categorías. También, tiene que haber cabida para un patrimonio inmaterial”, dice.

“Además, hoy la gente que vive en Zonas Típicas no sabe lo que significa eso para ellos. Entonces, una nueva ley de patrimonio debería tener cierta visión tributaria, es decir, si alguien vive en una Zona Típica, por ejemplo, no debería pagar contribuciones, porque al arreglar sus casas, ya está resguardando un patrimonio de todos los chilenos”, agrega el diputado del Partido Liberal.

La visión de la ciudadanía

patrimonio_culturalLa necesidad de una actualización también quedó en evidencia cuando en octubre de 2018, un grupo de organizaciones vinculadas al patrimonio ingresó al Congreso, con el apoyo de diez diputados, una propuesta para modificar la normativa.

Este documento incluyó dimensiones como la creación de sitios de memoria, la protección del patrimonio inmaterial e indígena. Además, propuso un organigrama descentralizado. El objetivo de esto fue facilitar la protección patrimonial en regiones, ya que el proceso actual dificulta y centraliza el debate.

En este sentido, José Osorio, presidente de Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales, apuntó: “El proyecto que presentamos busca hacerse cargo del cambio cultural que hemos generado las comunidades para que se incorpore toda una línea de nuevas categorías”.

“La propuesta dice que el Consejo de Monumentos Nacionales pase a llamarse Consejo del Patrimonio Cultural, porque este órgano no puede ser una institución centralizada, sino que tienen que existir consejos regionales. También tiene que generarse toda una línea de descentralización”, explicó.

La discusión que viene

De esta forma, la propuesta del Ejecutivo coincidirá en el Congreso con la iniciativa impulsada por las organizaciones patrimoniales. Al respecto, José Osorio planteó que es necesario que ambas ideas confluyan y que al centro de la discusión esté la mirada de las comunidades.

“Vamos a hacer todo un seguimiento para que salga una ley que permita profundizar en la idea del patrimonio tal como se está visualizando en nuestra sociedad”, concluyó.

Con estos factores sobre la mesa, la discusión respecto de cómo proteger el patrimonio se vislumbra compleja: dónde se colocará el acento, en qué medida el concepto se ampliará y qué tan representativo será el resultado. Esos serán algunos de los puntos que marcarán la discusión que se dará durante los próximos meses.