Diario y Radio U Chile

Escritorio

Argentina: una elección en plena crisis económica

El candidato peronista Alberto Fernández, que se postula con la expresidenta Cristina Kirchner como compañera de fórmula, es el favorito en las encuestas contra el actual candidato de centro-derecha Mauricio Macri.

RFI

  Domingo 27 de octubre 2019 9:37 hrs. 
5jjyjyjy5

Según todas las encuestas, el peronista Alberto Fernández debería ser elegido en primera vuelta. Según la ley electoral argentina, sólo necesita obtener el 45% de los votos, incluso menos que en las primarias de agosto, donde ganó con más del 47% de los votos.

Pero dadas las dificultades que le esperan al presidente que asumirá el cargo el 10 de diciembre, una victoria ajustada podría ser peligrosa. Por otro lado, si logra superar el 50%, Alberto Fernández recibiría un claro mandato de los votantes para lidiar con la recesión, combatir la inflación y renegociar la deuda.

Por su parte, el liberal Mauricio Macri, que ha hecho campaña de manera dinámica, espera superar su puntuación en las primarias. Si, a pesar de la crisis económica, el presidente saliente se conformara con más del 35% de los votos, podría consolidar un bloque de oposición al futuro gobierno peronista.

 Recuperar la estabilidad económica

En cualquier caso, el ganador de las elecciones tendrá que hacer frente a una situación económica muy difícil. “La urgencia es la estabilidad financiera. ¿Qué va a pasar con el dólar? ¿Se calmará la carrera de los argentinos para protegerse de las devaluaciones? ¿Dejarán de retirar su dinero de los bancos? “se pregunta Marcos Cohen Arazi, economista del Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL).

“Lo más urgente es frenar las transacciones de divisas y evitar las corridas bancarias, y eso está relacionado con la deuda. Tiene que haber una estrategia clara que explique cómo se financiará el desequilibrio fiscal en el futuro”, dice Cohen Arazi. “Los candidatos tienen diferentes estrategias, pero lo más importante es que ninguno de ellos puede resolver el problema por sí solo. De hecho, habría sido necesario llegar a un acuerdo sobre estas cuestiones, de modo que, independientemente de quién fuera el ganador, el adversario habría colaborado para garantizar que Argentina lograra la estabilidad financiera y económica.”

A priori excluida, la hipótesis de una segunda vuelta, si Fernández no llegara al 45%, cambiaría completamente la situación.