Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 16 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ

El desafío de enseñar online: la preocupación docente por exigencias laborales

Desde Duoc profesores han asegurado que existe poca empatía en la institución ante la emergencia, tampoco hay adecuaciones.

Andrea Bustos C.

  Miércoles 15 de abril 2020 18:05 hrs. 
clases


Durante los primeros días de esta emergencia sanitaria por COVID-19 en el país, y ante la suspensión de clases tanto en educación básica, media y superior, los docentes de DUOC ya apreciaban algunos problemas en la continuación de su trabajo. A pesar de que los alumnos ya no debían acudir a las sedes a los profesores y profesoras se les pedía acudir de todas formas para hacer las clases digitales, pero desde sus lugares de trabajo.

Con el paso de los días, y ya resuelto este problema, los docentes siguen viendo que el desafío de enseñar online se hace cada vez más complejo, en especial porque, aseguran, que desde la institución ha existido falta de compresión y adaptación al nuevo escenario y también más empatía con la situación.

“El sistema en línea de clases venía con problemas de uso desde antes de la pandemia por diseño, de funcionamiento. De una plataforma que no era muy usada pasamos a usarla 100 por ciento y en ese contexto nosotros nos vimos de la noche a la mañana tratando de emprender, dictar clases online, cuando el problema es mucho mayor. La modalidad no es tan simple, implica toda una dinámica diferente, un aprendizaje que toma tiempo, recursos, metodologías nuevas, y fue mucho trabajo, mucha presión de parte de DUOC”, comentó Mauricio del Pino, secretario del Sindicato de Docentes de la institución.

A esto agregó, que el plantel es muy jerarquizado por lo que se ha aplicado mucho trabajo administrativo para verificar la labor de los docentes: “Empezaron a controlarnos demasiado, la carga de trabajo ha sido mucha y en este caso nosotros hemos visto que, como les pasa a todos los profesores, esta carga de trabajo ha generado un montón de problemas que tienen que ver con el estrés, con trastornos en el sueño. En ese panorama estamos”.

En este contexto, acusan que se ha hecho muy complejo trabajar, pues ante la sobrexigencia de la institución también existen otros problemas como la conectividad e insumos con los que cuentan los profesionales para trabajar, o la compatibilización con otras tareas, como son las del hogar o incluso el apoyo emocional a los estudiantes.

online

Según comentó Mauricio del Pino no ha existido un catastro oficial respecto de las condiciones de los profesores y profesoras para trabajar, sin embargo, conocen de casos en los que hay que trasladarse fuera de los hogares para acceder a internet, casas en las que solo se cuenta con un computador, por lo tanto, se dificultan las clases, y también de otros en los que incluso han debido contraer deudas para comprar equipos que les permitan seguir llevando a cabo lo que les pide la institución de educación superior.

“En otras universidades ha sido más relajado, más flexible este asunto, es decir, en vez de estar pidiendo que todos los profesores estén conectados durante 40 minutos o una hora con sus estudiantes ha sido más flexibles. Han dicho hagan lo que puedan con la realidad de sus estudiantes porque muchos no tienen una buena conexión, no pueden estar online 100 por ciento”.

En tanto, Beatriz Olivares, docente de DUOC y parte del sindicato, indicó que esta emergencia ha dejado en evidencia que hacía falta preparación del sistema para enfrentar un panorama educativo de este tipo, y junto a ello lamentó que en la institución de educación superior no se esté considerando los contextos personales que enfrentan los y las profesoras.

“Somos muchas mujeres trabajadoras de DUOC, que somos jefas de familia, tenemos a nuestros hijos que no están yendo a los colegios, que tenemos que llevar la casa adelante, estar con los hijos porque nadie los puede venir a cuidar por el coronavirus, así ¿cómo se hace una clase sincrónica?, porque esa es la obligación, cuando tienes que llevar tu casa paralelamente y, además, está el exceso de carga laboral administrativa que nos dan”.

Agregó que cree que existe una desconfianza de la empresa hacia sus trabajadores, lo que ha derivado en esta sobrecarga administrativa: “DUOC, la dirección, está obsesionada con controlar el trabajo de nosotros los profesores, y la manera que tiene para controlar esto es haciendo llenar planillas, y planillas, y planillas, mandando links de que la clase se hizo, de que el profesor o profesora estuvo, que habló, que hubo interacción con los alumnos, etc., nos tienen bajo control absoluto”.

duoc

En esa línea, los docentes esperan en lo posible poder mejorar las condiciones de trabajo, no solo por ellos, sino también para que los estudiantes puedan recibir la formación adecuada y que esperan para su preparación como profesionales. Además, destacan que también quieren prontamente resolver su incertidumbre laboral, esto ya que, al trabajar con cargas horarias semestrales, no tienen total certeza de que pasará con ellos durante el segundo semestre.

Una realidad compartida

Desde el Sindicato Interempresa de Trabajadores Universidad Tecnológica de Chile Inacap, SINUTECH, su secretario Claudio González señaló que hay una tendencia a que este tipo de problemas de sobrecarga y de poca adaptación al contexto se repitan, y no solo en educación superior.

“A través del excesivo trabajo administrativo se trata de tener un control del aula, se trata de tener un excesivo control a través de cumplimientos, de formularios, mucho trabajo administrativo que se le sobrecarga al docente en diferentes instituciones, no solo en la educación superior, es una especie de invasión del aula, son pegas administrativas que podrían cumplir de otra forma pero que se le traspasan al docente”, dijo.

A esto agregó que para ellos tampoco existen siempre las herramientas de apoyo, y que también está la necesidad de que la institución entienda la situación particular de los trabajadores y trabajadoras, pues comentó que incluso se les ha pedido que a la hora de hacer clases no permitan que otras personas del hogar usen el internet para que este sea más veloz: “No estamos haciendo un teletrabajo normal, estamos haciendo un teletrabajo en una situación de pandemia donde las personas están confinadas en sus casas y están trabajando en esa realidad”.

“Es positivo que alumnos puedan estudiar y no estén solo encerrados pensando en la pandemia. Yo creo que desde ahí los docentes somos un aporte importante a la sociedad, en poder mostrar un mundo mejor al momento pero es importante hacer los levantamientos, no esperar tanto tiempo o esto se va llenar de licencias médicas psiquiátricas de personas que están con problemas psicológicos en sus casas. Aquí se tiene que tomar en cuenta el contexto, quizás asumir pausas intermedias, quizás por unidad. Hay que ser empático con la realidad de lo que pasa con los alumnos y con los docentes”.

inacap

En tanto, Iván García, del Sindicato SIDESUP de la Universidad Técnica Federico Santa María, comentó sobre esta situación que “la modalidad online no está funcionando por temas prácticos”.

“Generalmente estas plataformas no son de buena calidad, no están diseñadas para soportar tanto tráfico y, además, muchos de los alumnos, o incluso los profesores, no tienen los materiales, los computadores o la calidad de banda ancha que se necesita, o un software especial que hay que adquirir para hacer algún tipo de grabación. Además todo esto está inscrito en que las instituciones no se están apegando a la ley del teletrabajo, que indica que el empleador tiene que proveerte las herramientas, y hasta el momento eso no ha ocurrido, y si bien la ley tiene tres meses para ser aplicada, la idea es que no tengamos que esperar tres meses”, añadió.

El docente aseveró que el panorama se ve “desolador”, y junto a esto muchos alumnos están molestos con la situación ante las dificultades que enfrentan y por  la calidad de las clases no está siendo igual que de la forma tradicional.

Asimismo, Iván García dijo que ante la sobrecarga que enfrentan profesores y profesoras ante la ley de teletrabajo no hay pago de horas extras, lo que perjudica los salarios.

“En este momento yo suelo graficarlo como que técnicamente se nos ha bajado el sueldo, porque si estamos haciendo más trabajo por la misma renta y, además, sacando recursos de nuestro bolsillo para mí eso es una rebaja de sueldo”.

Ante este panorama, los docentes aseguran que en ningún caso la intención es abandonar las labores o dejar a los alumnos sin sus clases, sino buscar la mejor forma de optimizar los tiempos y recursos para que esto tenga un enfoque pedagógico y pueda funcionar de la manera más adecuada para todas las partes involucradas en lo que dure esta emergencia de salud.

Información importante
Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.