Diario y Radio U Chile

Año XII, 14 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Salvemos La Señoraza: la lucha medioambiental de Laja que no detiene la pandemia

La comunidad se opone a la obra de construcción de una costanera que generaría daño ambiental en el sector de un humedal.

Andrea Bustos C.

  Domingo 26 de julio 2020 15:25 hrs. 
La Señoraza





En medio de la crisis por COVID-19 diversos procesos se han suspendido en el país. Las cuarentenas, el teletrabajo, el cierre de algunas instituciones han influido en que muchas actividades se detengan. Sin embargo, hay otras tantas que no pueden parar o que incluso han comenzado en medio de la crisis.

Tal es el caso de la lucha medioambiental que hoy llevan adelante vecinos y vecinas de la comuna de Laja en el Bio Bio, pues en plena pandemia comenzaron una importante defensa de la laguna La Señoraza, oponiéndose a que la obra de construcción de una costanera genere daño ambiental en el sector de un humedal.

En junio, la justicia ordenó la paralización de las obras de construcción al acoger una orden de no innovar solicitada en un recurso de protección, el que fue presentado por parte de la comunidad contra el municipio y la constructora Manque a cargo del proyecto.

Ahora el proceso sigue su curso y la justicia deberá establecer si este el titular debe llevar el proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental y así establecer el daño que se puede crear en el medioambiente local.

Respecto de esta posible inclusión futura en el SEIA, la abogada Carolina Rebolledo, representante de la comunidad e integrante del CED La Frontera-Wirilmapu, comentó que “solicitamos que esa gestión se haga previamente a la ejecución del proyecto porque mediante este instrumento de gestión ambiental es que se puede precaver o ver cuáles son los impactos que a futuro van a recaer sobre el humedal respecto de las obras y cómo se pueden mitigar”.

lagunaobras-19 1

“Además que este instrumento de gestión también tiene incorporado en su procedimiento los procesos de consulta indígena y participación ciudadana, que es lo que le preocupa mayormente a la comunidad, puesto que ellos se sienten legitimados para opinar qué es lo que se hará en el territorio en el que están enclavados. Así que en el mejor de los casos esperamos que la Corte reconozca esta situación, y ordene que el titular ingrese el proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental”, comentó la profesional del derecho.

Respecto de por qué el proyecto no fue incluido previamente en el proceso establecido por el SEIA, la abogada explicó que sobre la protección de humedales dentro de un radio urbano recién se cuenta con una norma de protección legal desde el 23 de febrero de este año, por lo que los recurridos dicen que al haber firmado el convenio de mandato el año 2017 no tendrían que ingresar a dicho proceso.

“Nosotros sostenemos que cuando comenzó la ejecución de la obra estaba plenamente vigente la ley, por lo que ellos están omitiendo un trámite necesario para que puedan empezar a recién remover tierra”, explicó la abogada.

“Entregar nuestra vida en defensa del humedal”

El pasado 18 de mayo vecinos de Laja se dieron cuenta que un sector de la laguna La Señoraza fue cercado, sin embargo, no sabían qué estaba sucediendo. Al día siguiente, maquinarias pesadas como retroexcavadoras dieron cuenta de lo que comenzaría a pasar: se iniciaban las obras de la parte del proyecto de la Costanera Sur que pasa por el lugar.

“Es en un sector de la laguna que todavía se conservaba natural, virgen en el sentido de que todavía no había tenido grandes intervenciones urbanísticas ni de ningún tipo, entonces eso motivó que encendiéramos todas nuestras alarmas, porque somos amantes de la naturaleza y de nuestra laguna. La laguna hasta ahora conserva menos de la mitad de su porcentaje no intervenido”, comentó Isolde Medina, vecina de Laja e integrante de Salvemos La Señoraza.

lagunaobras-24

De ahí en adelante, vecinos y vecinas comenzaron a ver qué posibilidades tenían para paralizar la situación. Enviaron cartas, se dirigieron al alcalde y autoridades locales buscando que se evaluara la situación dado que con la intervención se produciría daño medioambiental. Ante la falta de respuestas es que comenzaron a asesorarse legalmente para seguir por el camino por el que se encuentran hoy.

“Mientras esto sucedía y mientras el alcalde no nos escuchaba y veíamos con total desánimo cómo se destruía, empezamos a tomar una acción bien riesgosa que fue cuidar el lugar, ponernos delante de las máquinas retroexcavadoras para impedir que siguiera la destrucción, y eso se mantuvo como por dos semanas. Llegábamos al lugar desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde, haciendo turnos, lo hicimos con todo el frío, en pleno invierno, frío, lluvia, viento, todo, pero estábamos dispuestos a entregar nuestra vida en defensa de nuestro humedal, ese era nuestra mayor convicción”, complementó Isolde Medina.

La mujer tiene 61 años y su pareja 70. Eran de los mayores del grupo que participaron en aquella manifestación, sin embargo, no se arrepienten de lo que ello significó, puesto Isolde Medina aseguró que revisar lo que está sucediendo con La Señoraza es de suma urgencia. “Consideramos que no era una urgencia lanzar este proyecto justo ahora que estábamos todos encerrados y cuando era difícil hacer una demanda y consciencia en la ciudadanía de la situación. Pero bueno, la Municipalidad lo echó a andar igual”, dijo.

Por su parte, Matías Durán, también vecino de Laja e integrante de la agrupación Salvemos La Señoraza, comentó que la comunidad ha sido lo más importante para llevar adelante esta demanda: “Un día estaba el esposo de Isolde sentando frente a la máquina para que no avanzara. El rol que ha tenido los vecinos ha sido muy protagónico, muy visible, sobre todo en un contexto de pandemia”, dijo.

A ello agregó que si bien esperan que este proyecto sea reformulado y siga la normativa medioambiental vigente, también es importante no olvidar el daño que ya se hizo.

“Se eliminó una cantidad enorme de totoras que eran muy importantes para el ecosistema del lugar, era el hogar de mucha avifauna de la zona y eso nos preocupa demasiado. Hoy lo que nosotros queremos es que el Municipio se haga cargo del daño que realizó, pero también que se haga responsable de cómo va a mitigar el daño que podría causar un proyecto así en caso de que siga tal cual. El punto máximo de éxito sería para nosotros que el proyecto sea reformulado, que sea conversado con la ciudadanía”, indicó.

lagunaobras

En tanto, sobre la actitud de las autoridades ante tal situación, Durán dijo creer que mucho de esto pasa por orgullo, dado que la iniciativa viene desde el mismo municipio. “Si el proyecto se hubiese realizado de la manera correspondiente la conversación hoy podría ser otra, pero la verdad personalmente creo que esto tiene que ver con una parada de no dar pie atrás, de ‘esto propusimos y esto se va a hacer y nadie nos va a venir a cuestionar lo que se haga en la comuna’, y eso es algo que ha funcionado en la lógica de la comuna desde hace muchos años atrás”.

La laguna La Señoraza no solo cuenta con un importante valor medioambiental por su flora y fauna y representa un atractivo turístico para la zona, sino que también, según han reportado los vecinos, les crea beneficios para la descontaminación.

“Esta laguna con toda su vegetación, con flora y fauna, ha servido muchísimo para mitigar un poco esta gran contaminación producida acá por la CMPC en su Planta Laja. Un hidrólogo nos explicaba que esta laguna en sus especies de flora contiene una planta que ha absorbido el mercurio que por mucho tiempo se lanzó por parte de la papelera, y en un tiempo eso marcaba muy alto en los registros que hicieron con máquinas especializadas. Nos explicaron que hoy no es tanto porque las plantas lo encapsulan, entonces imagina lo que significa para nosotros saber que las plantas han permitido que este mercurio, que sabemos lo nocivo que es y contaminante, esté encapsulado en las plantas”, comentó Isolde Medina.

Todos estos factores hacen que la comunidad quiera proteger La Señoraza, para lo que continuarán a la espera de que se realicen los alegatos por los recursos presentados. Asimismo continúan movilizados en la comuna con diferentes campañas informativas que permitan crear educación ambiental y conciencia respecto de la importancia de apoyar y seguir con esta lucha por la biodiversidad, puesto que si bien hoy han concentrado un gran apoyo, están seguros que una vez pasado el confinamiento este podría crecer todavía más.

**

Radio Universidad de Chile se contactó con la Municipalidad de Laja para consultar su posición ante estas demandas y el futuro del proyecto. Al respecto, indicaron que no se referirán al tema dado que existe un proceso judicial abierto, a la vez explicaron que están a disposición de colaborar con todo lo que la situación requiera. Junto a ello agregaron que ya están en conocimiento y revisión de observaciones presentadas por la Seremi de Medio Ambiente sobre esta situación.

3junio_-13

Créditos fotografías: Roberto Varas