Diario y Radio U Chile

Año XII, 28 de noviembre de 2020

Escritorio MENÚ

Adriana Rivas apela en Australia e intenta evitar su extradición

El trámite judicial ante el Tribunal Federal de Nueva Gales del Sur podría demorar años, poniendo en riesgo la efectiva extradición de la ex secretaria de Manuel Contreras para enfrentar la justicia chilena.

Claudia Carvajal G.

  Martes 17 de noviembre 2020 9:52 hrs. 
A. Rivas


A fines de octubre recién pasado, la justicia australiana declaró procedente la extradición a Chile de Adriana Rivas, conocida como Chani, por su participación en la llamada “Brigada Lautaro”, sindicada como responsable del secuestro agravado de Víctor Díaz,  subsecretario del Partido Comunista en 1976, Fernando Navarro, Lincoyán Berríos, Horacio Cepeda, Juan Fernando Ortíz, Héctor Véliz y Reinalda Pereira, quien estaba embarazada al momento de su detención.

Según informa agencia Efe, la ex secretaria de Manuel Contreras apeló contra el fallo dictado el 29 de octubre por un juez de un tribunal de Sídney ante el Tribunal Federal australiano de esa misma ciudad. A la vez, la mujer solicitó que se invalidara el juicio de extradición a causa de vicios técnicos, lo que fue desestimado por el Tribunal federal.

La apelación de Rivas podría tardar años dada la complejidad de los trámites en el país oceánico. Adriana Rivas lleva más de 30 años viviendo en ese país y en uno de sus viajes a Chile en 2006 fue detenida y puesta en libertad condicional, sin embargo, logró burlar la medida y escapó nuevamente a Australia.

En 2013 concedió una entrevista a la cadena de televisión australiana SBS en la que se declaró inocente de los cargos que se le imputan, pero realizó una suerte de defensa a los métodos de tortura empleados por la DINA durante la dictadura. “La tortura existió desde que yo tengo uso de razón en Chile. Siempre existió. Todo el mundo sabía que tenían que hacer eso y quebrar a la gente de alguna manera”.

Rivas fue detenida en el estado de Nueva Gales del Sur el 2019 y se encuentra privada de libertad en Sídney. Ha solicitado en reiteradas oportunidades la libertad condicional por motivos de salud, lo que le ha sido negado por la justicia australiana.